viernes, 28 de febrero de 2014

Capítulo 99, parte 1.

(Habla Blanca)

Cierro el libro que tengo apoyando en mis piernas y suelto un suspiro de frustración. No me he enterado de nada de lo que estaba leyendo. En vez de concentrarme en la historia de Jude Ryder solamente he sido capaz de pensar en Justin.
Ahora mismo estoy sola en casa. Justin se ha ido después de comer con su querido Lil Twist a hacerse un tatuaje y a un bar. No es la primera vez, lleva dos semanas en plan insoportable. Intento por todos los medios pasarlo por alto pero no puedo. Desde que encontré un porro debajo del sofá nada es como antes. No es el Justin cariñoso que solía despertarme en medio de la noche porque no podía dormir y terminábamos viendo Glee en el ordenador. No es el Justin romántico, que aprovechaba para robarme un beso a cualquier oportunidad que se le presentaba por muy en público que estuviésemos. El que ha escrito una canción llamada All That Matters dedicada a mí. Ese Justin parece haberse ido lejos y en su lugar está un Justin borde, que solamente piensa en beber, en el dinero y en acostarse conmigo.
Basta.
Me levanto y me dirijo a nuestro dormitorio. Me reemplazo mi sudadera de Ed Sheeran y mis pantalones deportivos por ropa de calle, me recojo el pelo en una coleta alta y cojo las llaves de la mesa de la cocina antes de salir por la puerta.
Me dirijo hacia el estudio de tatuajes en el Justin me ha dicho que estaría, que se encuentra en un barrio apartado y que me cuesta bastante aparcar. Al entrar, un chico que no llegará a los 25 años de edad con los brazos plagados de tatuajes y dilataciones en las orejas me mira de arriba abajo.
-¿Querías algo, preciosa?- me pregunta con la voz ronca.
-Estoy buscando a Justin Bieber. Me dijo que estaría aquí.- respondo impasible.
-Ah, Bieber. Se ha ido hace un cuarto de hora.
-¿Dijo a dónde?
-Sí, al bar de Joe. Está a dos manzanas de aquí. Te resultará fácil encontrarlo, tiene un cartel de neón en la puerta.
-Gracias.
Salgo del estudio y comienzo a andar por la calle. Me siento muy intimidada sin nadie acompañándome por estas calles tan oscuras. Al final llego al bar de Joe. Entro y el olor a alcohol y tabaco casi me hace retroceder. Hay mesas de billar, máquinas tragaperras y camareras vestidas con lo mínimo. Localizo a Justin sentado en un taburete de madera con un vaso de whisky en sus manos. Twist está a su lado con una de las camareras sentada en su rodilla mientras los tres se ríen escandalosamente.
-Justin.- le llamo en cuanto llego a la mesa.
-¡Eh, shawty!- exclama cogiéndome por la cintura y dándome un beso en los labios. A pesar del cabreo que llevo encima me siento bastante protegida ahora que estoy con él.
-Venga, vámonos a casa.
-¡No nos jodas, Blanca! Quédate con nosotros a tomar otra ronda.- replica Twist. Me entran ganas de soltarle un puñetazo, me cae demasiado mal.
-No, gracias.- cojo la mano de Justin y tiro de él hacia mí.- Vámonos.
-Eh… Vale. ¡Nos vemos pronto, Twist!- se despide de él, haciendo un choque con sus manos.
-Adiós, cabrón. Espero volver a verte en nada, Blanca.
Yo a ti no.
-Igualmente.- respondo con una muy falsa sonrisa mientras salimos del bar. Llegamos al coche y arranco. A los quince minutos estamos entrando por la puerta de casa.
-¿Se puede saber por qué nos hemos tenido que ir? Me lo estaba pasando bien.- gruñe él.
-Oh, sí, se nota que te lo estabas pasando bien. Con Twist, ¿qué menos? Justin, ese chico te está cambiando.
-No me está cambiando. Ven aquí.- se va acercando poco a poco a mí con esa mirada con la que siempre consigue lo que quiere de mí, pero hoy no.
-No, Justin.- niego retrocediendo, y él frunce el ceño al ver mi rechazo.- No te reconozco. No eres el Justin que conocí hace nueve meses y que me cantó OLLG. El chico que casi pierdo por un paro cardiaco y hubiese preferido ser yo la que se encontrase en esa situación. El chico que declaró su amor por mí delante de miles de personas. ¿Dónde está ese chico? Porque yo ahora te miro y no eres ese chico. Eres un chico que se ha entregado a las drogas y a la bebida.
-¿Drogas? Yo no…
-¡Justin, deja de tomarme como una gilipollas!- grito, ya perdiendo la cordura.- Llevo dos semanas pasándolo fatal, el tiempo exacto desde que sales con ese imbécil de Twist. Dos semanas viendo cómo te alejas, cómo te consumes, cómo dejas de lado a tus fans y a todos los que siempre hemos estado contigo. Teniendo que aguantar tus gilipolleces y tu actitud de niñato borde que solamente me adoraba cuando quería llevarme a la cama. El chico que hace seis meses me decía que había luchado para salir del hospital por mí ahora fuma porros y echa su vida por el retrete. ¿Pues sabes qué, Justin? Estoy harta. Se acabó. No voy a aguantar ni un minuto más el sentirme como un objeto.
-No… Blanca. Por favor, no me dejes. Cambiaré, te lo prometo.- me suplica, y por un momento me lo creo. Pero mi conciencia resopla. No ha cambiado, ¿y va a empezar a hacerlo ahora?
-Ya no me creo nada, Justin. Vuelve con tu querido Twist y búscate a una de esas modelos que solamente buscan echar un polvo. Yo no soy de esas. Soy de las que necesitan un chico a su lado para apoyarla y para quererla. Y ese eras tú. El Justin de antes, no el de ahora. El de ahora no es del que estoy enamorada.
Me doy la vuelta y empiezo a llorar como si no hubiera un mañana. Ya está, lo has hecho. Es lo correcto, Blanca. Laura me dijo que hiciese lo que hiciese tenía que ser por mí misma y por nadie más. Que el Justin de ahora no me merece y que pronto se daría cuenta de su error. Ojalá sea verdad. Cojo mis maletas y las lleno con toda mi ropa, mi ordenador, mi álbum de fotos, mi cámara y mi neceser. No sé a donde ir, en estos momentos estoy sin hogar. Pero prefiero quedarme en la calle antes que seguir sufriendo por un chico que no me quiere.
Cuando llego al salón y Justin me ve con todas las maletas, abre sus ojos de par en par.
-¿A dónde vas?- pregunta con sorpresa.
-Yo… No lo sé. Ya veré lo que hago. Entiéndeme, Justin. Necesito tiempo para reflexionar y tú también. Por favor, prométeme que pensarás si de verdad te vale la pena continuar así o no. Por favor.
-Lo haré. Lo haré por ti, Blanca. Lo juro.- acepta frenéticamente. Yo me dirijo a la puerta y cuando ya está abierta su voz vuelve a frenarme.- Te quiero, Blanca. No lo olvides.
Suelto un sollozo mientras mi corazón se hunde en mi pecho. Aguanta.
-Yo también te quiero, Justin. A pesar de todo. Pero me voy.- susurro. Cierro la puerta a mis espaldas. Espero que me haya oído. Bajo en el ascensor mientras vuelvo a llorar. Dejo a tras a Justin. Mi Justin. No va a ser fácil olvidarle, creo que es imposible. Pero tengo que ser fuerte. Tengo que volver a construir mi vida sin él y si cambia me plantearé el volver con él.
Eso si no ha encontrado a alguien que te sustituya. Sacudo mi cabeza y me quito las lágrimas de las mejillas. Cojo mi móvil. Necesito hablar con mi mejor amigo, le echo demasiado de menos.
Responde a los dos pitidos.
-¡Blanca!- exclama.
-Hola, Nialler.- respondo. La voz me falla al final.
-¿Blanca? ¿Estás bien, pequeña?
-No… Yo… Te echo de menos, Niall. Acabo de romper con Justin.
-¿¡CÓMO!?- se oyen varios gritos de fondo.- Espera. ¡Luke, Michael, dejad de hacer el tonto, Blanca está al teléfono!
-¿Qué le pasa?- pregunta la voz de Luke.
-Lo ha dejado con Justin. Está destrozada.
-¡Joder! Blanca, renacuaja.- dice Luke al otro lado de la línea.- No estés mal, ¿vale? Ese imbécil no te merece ni lo más mínimo. Te ha perdido y ahora se dará cuenta de su error.
-Lo sé, Luke. Gracias. Solamente quería escucharos. Os echo de menos. Hablamos pronto.
-Adiós, Blanca. Para cualquier cosa nos tienes contigo. Ven a Australia con nosotros o llámanos cuando necesites hablar.
-Te queremos.- añade la voz de Michael.
-Os quiero.- respondo antes de colgar.
¿Y ahora dónde me meto? Voy hacia mi coche y casi sin pensarlo me dirijo a la casa de Laura y Liam. Cuando llego, truco en la puerta y espero pacientemente mientras suelto algún que otro sollozo más.
-¡Ya voy!- grita la voz de Laura. Después se oyen unas risas. Mierda, seguro que molesto. La puerta se abre y la sonrisa de Laura desaparece al verme llorando.- ¡Blanca! Joder, ¿qué ha pasado?
-Yo… Justin… Dejar…- balbuceo. Las piernas me flaquean y me dejo caer de rodillas. Ella se apresura a cogerme.
-Dios mío… ¡Liam, ayúdame!- grita. Liam aparece por la esquina de la cocina y se apresura a pasar un brazo por mi cintura. Entre los dos me llevan hasta el gran sofá blanco.- Por favor trae agua, Li.- él vuelve a la cocina y Laura me coge de la mano.- Ahora respira hondo y cuéntame qué es lo que ha ocurrido.
-He... Digamos que he explotado y he mandado a Justin a tomar por culo.- respondo un poco más calmada. Liam me alcanza un vaso de agua y yo le doy un sorbo generoso.
-¿En serio lo has hecho?- inquiere Laura con sorpresa.
-Sí. No me preguntes cómo he sido capaz de hacerlo, ni yo misma lo sé.- me río con amargura.- Le he dicho que estaba harta de que me tomase por una gilipollas y que me utilizase como un juguete. Él me ha empezado a prometer que cambiaría pero yo ya no le creo. Ya no me creo nada de él.
-No sé qué decir, Blanca.- confiesa Laura.- Justin es... Era mi mejor amigo. En un mes ha cambiado y se ha convertido en lo que todos temíamos. No es nuestro Justin y si tú no podías soportarle has hecho bien en dejarle. Es un chico muy tozudo pero acabará dándose cuenta de la gran estupidez que ha cometido al reemplazarnos a ti y a todos nosotros por Lil Twist, los porros y el alcohol.
-Sé que he hecho lo correcto, pero... Es muy doloroso, Laura.- mis ojos vuelven a llenarse de lágrimas. Laura me pasa un brazo por los hombros y deja que solloce contra su hombro.- Yo estoy enamorada de él y eso no va a ser tan fácil de cambiar. Acabo de dejar a una de las personas más importantes de mi vida.
-Es duro, yo también tuve que sufrirlo cuando pasó lo de Víctor. Pero todo volverá a la normalidad, solamente hay que esperar al momento.
-Gracias, Laura. De verdad, significa mucho para mí.
-No es nada, tonta. Sabes que me tienes a tu lado para lo que sea. Blaura es eterno, ¿recuerdas?
-Lo recuerdo... No pretendo molestar, ¿pero puedo quedarme un par de días con vosotros aquí? Solamente hasta que Justin vuelva a Estados Unidos, para entonces yo volveré a nuestro piso.
-Eso ni se pregunta, por supuesto que puedes quedarte.- acepta Liam al segundo.- Trae, que te ayudo con las maletas.
Él se levanta y coge mis maletas para subirlas por las escaleras. Laura me coge de la mano y seguimos a Liam. Me llevan hasta una habitación al fondo del pasillo con las paredes violetas, un gran ventanal de cortinas blancas y una cama blanca.
-Tienes el baño aquí al lado por si quieres ducharte. Íbamos a cenar, ¿te apetece comer algo?
-La verdad es que estoy famélica.- respondo.- Pero no quiero molestar.
-¿Cuántas veces tengo que repetirte que no es molestia? ¿Alguna vez me escuchas cuando te hablo?
Me echo a reír al ver la cara de enfado de mi amiga, que no tarda en acompañar mis carcajadas. Se va de la habitación y me deja sola para cambiarme. Entre la ropa de mi maleta veo que he echado sin querer mi sudadera favorita de Justin, que es negra con la palabra SWAGGIE en blanco. Me da un escalofrío y se me encoge el corazón. Es la sudadera que me regaló cuando me llevó por primera vez a Stratford a conocer a su familia y desde entonces siempre me la he puesto cuando tenía frío, a menos que él me replicase "¿en serio te compensa ponerte esa sudadera teniendo mis brazos para entrar en calor?" mientras alzaba las cejas y los dos acabábamos echándonos a reír.
Sacudo la cabeza intentando librarme del pensamiento. Vuelvo a dejar la sudadera en lo más hondo de la maleta y cojo una camisa de cuadros rojos y unos vaqueros negros. Salgo al pasillo y cuando paso por delante de la habitación de Laura y de Liam, me paro en seco al escuchar la voz cabreada de ella.
-Estarás contento, ¿verdad?- inquiere. ¿Se está peleando con Liam?- No, deja de intentar arreglarlo porque todo ha sido tu culpa. ¿Sabes lo mal que lo está pasando Blanca por ti? Ella y todos nosotros, Justin.- el oír su nombre hace que se me vuelva a encoger el corazón.- Nosotros somos los que hemos estado a tu lado en todo momento. Blanca y yo fuimos las que estuvimos a tu lado cuando casi mueres de un paro cardíaco, fueron los chicos los que han estado saliendo contigo y acompañándote. Hemos sido los que te han apoyado a pesar de todo... ¿Y tú nos lo agradeces de esta manera?- espera varios segundos una respuesta. Me siento como una intrusa escuchando su conversación telefónica con mí... Con él, pero no soy capaz de separarme de la puerta.- ¡Que no, Justin! Ya no valen tus palabras... ¿Que estamos siendo duros contigo? ¿Encima ahora la culpa es nuestra? Vale, como quieras. Acabas de perder a una chica increíble que te ha querido, te ha apoyado y te ha comprendido en todo momento y que ahora tiene el corazón roto, pero estoy segura de que será capaz de rehacer su vida porque no merece que la traten como una marioneta. Cuando quieras darte cuenta de todo lo que has tirado a la basura, vuelve a llamarme. Pero mientras tanto déjanos cicatrizar.
Mierda, me va a pillar. Salgo disparada hacia las escaleras y entro en la cocina, donde Liam está echando unos fideos en unos boles negros. Mi estómago ruge con fuerza.
-¿Cómo te encuentras?- me pregunta él con amabilidad.
-No lo sé, aunque si te dijera que estoy bien sería mentira.- respondo intentando ponerle algo de humor a la frase, pero acabo sonando con mucha amargura.
-Tranquila, verás como Justin cambia. Lo hará por ti, te quiere mucho.- repone él acariciándome el dorso de la mano.
Suspiro.
-Yo... También lo quiero.
-Y si no... Bueno, creo que Luke te tenía un ojo echado...- insinúa Liam, y después se encoge de hombros.
-¿Cómo? ¿Luke Hemmings?- chillo con sorpresa. No puede ser verdad.
-Sí, nuestro Luke, el componente del intento de punk rock.- se ríe Liam.- No lo sé, pero creo que le gustas. Algo me ha comentado alguna vez.
-Tienes que estar de broma.- digo aún en shock por la confesión de Liam.
-Créeme, si fuese broma no te lo habría dicho en este preciso momento.- Laura entra en la cocina.- Amor, ¿a que es verdad que Luke está un poco pillado por Blanca?
-¿Un poco, dices?- inquiere ella.- ¡Está muy pillado por Blanca! No le dijo nada porque tenía miedo de que Justin llamase a sus amigos niggas para que le pegasen.- Liam y ella se echan a reír.
-Hola, estoy delante.- intervengo sacudiendo una mano delante de los ojos de Laura.- ¿Por qué no me contasteis nada?
-¿Y qué habrías hecho, dejar a Bieber por Luke? Ahora ya da igual, estás enterada. Cuando vuelvas a ver a Luke... Bueno... Que sea lo que Dios quiera.
-Me habéis dejado a cuadros. No me lo esperaba para nada.- comento de manera ausente mientras pienso en Luke, ese chico australiano de pelo rubio y bonitos ojos azules que siempre ha conseguido arrancarme una sonrisa cuando me daba uno de mis incontables bajones. Incluso me cantó Teenage Dirtbag un día. ¡Le gusto a Luke Hemmings! Mi conciencia y mi lado irracional empiezan a discutir.
-¿Y si te lanzas?
-¿Pero cómo voy a lanzarme? Acabo de dejar a Justin, Luke pensaría que es un segundo plato y no quiero que se sienta así.
-Pues vete a Australia. También está tu mejor amigo, ¿no? Te largas a la otra punta del mundo, pasas tiempo con Luke y quizá surge algo.
-No lo sé...
-Está pensando en Luke...- canturrea Laura devolviéndome a la realidad. Yo me sonrojo.
-No estaba...
-¡Anda que no! Pensabas en estar besándote con Luke. ¿Cómo debe ser besarte con un chico que tiene un piercing en el labio? Hm... ¡Pronto lo averiguarás!
-Qué tonta eres.- replico dándole una colleja pero sin evitar el reírme junto a su novio.
Y así cenamos, entre risas y alguna que otra burla de Laura hacia mí. Pero se lo permito, la verdad es que ella sabe escucharme y me apoya en todo lo que está en su mano. Lo mejor que puedo hacer es ir olvidándome de Justin. Justin es el pasado... Y puede que Luke sea mi futuro.


ALOHA, BBYS. ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO LA PRIMERA PARTE DEL 99. ME HA RESULTADO MUY TRISTE ESCRIBIRLO PORQUE BLANCA Y JUSTIN SON MI OTP, PERO QUERÍA DEJAR ALGO EN EL AIRE HASTA LA SEGUNDA TEMPORADA. EN PRINCIPIO TENGO PENSADO QUE LO ARREGLEN PERO IGUAL ME DA POR CAMBIARLO Y PONGO QUE BLANCA ACABA CON LUKE. IDK, TODO SE SABRÁ EN LA SEGUNDA TEMPORADA. ESPERO QUE A ELLA LE HAYA GUSTADO ESTE GIRO REPENTINO. NO ME MATES EL LUNES, PLS.
SÉ QUE PROMETÍ SUBIRLO AYER POR LA TARDE PERO NO ME DIO TIEMPO. ESTUVE OCUPADA CON BEA CREANDO EL BLOG DE NUESTRA FUTURA NOVELA. PASAROS A ECHAR UN VISTAZO, MUY PRONTO SUBIREMOS LA PRESENTACIÓN DE LOS PERSONAJES: www.demonsinsidemysoul.blogspot.com.es.
VOTAD EN "REACCIONES" DEBAJO DEL CAPÍTULO PARA SABER VUESTRA OPINIÓN.
ESO ES TODO. RECORDAD QUE AYER SUBÍ EL TRAILER DE LA NOVELA Y LO TENÉIS EN LA ENTRADA ANTERIOR.
MAÑANA SUBO LA SEGUNDA PARTE DE ESTE CAPÍTULO Y EL DOMINGO ESPERO PODER SUBIR EL 100. ¡NO QUEDA NADA PARA ACABAR!
ILYSM, PEQUEÑOS.

LAURA.

jueves, 27 de febrero de 2014

TRAILER.



Aloha. Por fin he conseguido terminar el tráiler de la novela, ¡y aquí lo tenéis! Si no os deja verlo, el enlace es http://www.youtube.com/watch?v=QKaO9iMFX7s. Lo dije y lo sigo diciendo, siento que sea tan cutre bc era el primer vídeo que hacía con el programa de edición de vídeos y hasta que lo he sabido utilizar medianamente bien ha pasado un siglo. La música se escucha un poquito mal pero es problema de mi ordenador. Pero bueno, lo que cuenta es que por fin lo subo, tenía muchas ganas de que lo vierais. Siempre me he imaginado a Nina Dobrev como protagonista porque la adoro como actriz y me parece preciosa. La verdad es que hace una muy buena pareja con Liam.
VOTAD EN "REACCIONES" DEBAJO DE LA ENTRADA PARA SABER QUÉ OS HA PARECIDO.
Lo dicho, espero que os guste. Cuando tenga más tiempo quizá suba algún vídeo con gifs de los chicos y otro tráiler centrado en Zayn y Sandra, otro en Harry y Leyre y el de mi otra novela, así que suscribiros a mi canal si queréis. Pero todo a su tiempo, que ahora no tengo.
¡LUEGO SUBO LA PRIMERA PARTE DEL 99!
Un beso a todos, os quiero.

Laura.

miércoles, 26 de febrero de 2014

Capítulo 98.

Me despierto pero mantengo los ojos cerrados. Ayer no bebí nada así que tengo la cabeza despejada y me siento muy descansada. Unos labios se pegan a mi oído.
-Buenos días, pequeña.- susurra la ronca voz de Liam y seguidamente presiona sus labios en mi sien. Yo me echo a reír y me giro para quedarme de cara a él.- ¿Cómo dormiste después de ponerme esa trampa?
-¿Vas a seguir recordándomelo hasta que me muera?- pregunto cansina, y él asiente.
-Así es, y además se lo contaré a nuestros hijos. ¿Sabéis, pequeños? Una vez vuestra madre me hizo llevarla a casa solamente para ac…- comienza, pero yo le tapo la boca con una de mis manos.
-¡Cierra el pico, imbécil!- exclamo aunque no puedo parar de reírme. El escuchar a Liam hablar sobre tener hijos conmigo hace que el día empiece con muy buen pie.
-Yo voy a ducharme. ¿Vienes? He preparado una trampa en la ducha.- me propone con sorna. Yo suelto un grito de frustración.
-Vete a la mierda, Payne. Si llego a saber que te ibas a poner así de pesado no te habría arrastrado hasta aquí anoche.
-Habría sido una pena.- replica él. Yo le hago un bonito gesto con el dedo corazón y él me saca la lengua.- Ven aquí, Laura.
-No quiero.
-No me hagas ir a buscarte, soy muy tramposo.- me amenaza haciendo énfasis en la última palabra. Se echa a reír como si no hubiese un mañana al ver mi cara de enfado. Yo le empujo hacia el baño y cierro la puerta detrás de él. Salgo de la habitación. Unos fuertes gemidos se oyen provenientes de la habitación en la que se alojan Niall y Barbara. Dios mío. Zayn sale de su habitación solamente vestido con un pantalón de chándal gris y una toalla blanca cubriéndole los hombros. Sus ojos se abren de par en par al escuchar lo mismo que yo.
-¿Pero qué cojones…?- comienza con sorpresa. Yo aprieto los labios intentando contener las carcajadas pero es imposible. Me río con fuerza al ver la expresión incrédula de Zayn, que acaba acompañando mis risas. Bajamos juntos las escaleras y nos encontramos a Harry y Blanca sentados en unos de los taburetes de la cocina.
-¿Qué os hace tanta gracia?- nos pregunta Harry con curiosidad mientras moja una galleta en un vaso de café. Blanca sigue ausente, mirando la taza gris que tiene delante.
-Que Niall está echando el polvo del siglo.- responde Zayn sin dejar de reírse. Yo estoy al borde de la convulsión.
-¡No jodas!- exclama Harry, también riéndose. Incluso Blanca nos mira con sorpresa y tiene una sonrisilla en sus labios.- ¿Subimos a cortarles el rollo?
-No seas indiscreto, Styles.- replico cuando el tremendo ataque de risa se me ha pasado.
En ese momento Liam baja las escaleras con la misma cara de asombro que se la había quedado antes a Zayn.
-Oye… Niall y Barbara… En fin…- comenta sin coherencia y mientras se rasca la nuca.
-Pues como vosotros dos anoche.- replica Zayn dándole un codazo en las costillas. Mis mejillas comienzan a arder.
-¡Ahora se entiende por qué os fuisteis tan pronto!- añade Harry.
-Iros a la mierda, en serio. Yo no me meto en vuestra vida sexual.- respondo con enfado.
-Será porque no quieres.
-No es porque no quiera, si lo haría solamente para incomodaros pero como comprenderéis no soy una pervertida y tengo cosas mejores que hacer.
-Se nota.- asiente Harry subiendo y bajando las cejas en dirección a Liam, que está sacando una botella de zumo de la nevera, ignorando completamente a su amigo.
-A veces podéis llegar a ser muy cansinos, ¿sabéis?
-Sí pero como nos quieres pues nos dejas tocarte las narices.
Apoyo la cabeza entre mis manos y suelto un suspiro de cansancio. Ellos se ríen. En ese momento Niall empieza a bajar las escaleras con el pelo revuelto. Bien, quizá ahora estos imbéciles me dejen en paz y centren su atención en el irlandés.
-¡Mirad, por ahí viene el triunfador!- grita Harry levantando sus brazos al cielo.
-¿Y eso por qué?- inquiere Niall poniendo cara de no haber roto un plato en su vida.
-¿En serio? Acabas de echar el polvo del año, se te ve en la cara. Además, os hemos oído.- responde Zayn. ¿Pero es que estos carecen de vergüenza o qué les pasa?
-¡Zayn!- exclama Niall con las mejillas coloradas.
-Pobrecillo.- comenta Blanca con voz apagada.
-¡De pobre nada, somos tus mejores amigos y tenemos derecho a entrometernos en vuestras vidas sexuales!- replica Harry.
No tienen remedio. Niall se hace el serio y todos nos quedamos en silencio hasta volver a reírnos como unos críos pequeños. Ellos pueden llegar a ser muy infantiles y pesados, pero ante todo son mis mejores amigos. Son los esos que han permanecido a mi lado en lo bueno y en lo malo, que me hacen rabiar pero también me hacen morir de risa. Que siempre me escuchan y me protegen. Y no les cambiaría por nada del mundo.

Varios días después, de nuevo en Londres.
Me levanto de la cama aunque llevo casi dos horas despierta. Los nervios me han impedido dormir bien.
Porque esta noche, en poco más de diez horas, comienza el concierto de Bruno Mars.
Llegamos a Londres ayer por la madrugada. Todos menos Niall, Barbara, Harry y Leyre, que se fueron en otro avión a Australia. Leyre y Harry volverán pasado mañana, pero Niall y Barbara se quedan ahí hasta que empiece la segunda parte del Tour. El viaje al Caribe nos ha venido de maravilla, hemos conseguido olvidarnos de nuestros problemas y yo he afianzado mi relación con Liam, que parece casi totalmente liberado del pensamiento del incendio que tuvo lugar hace 10 días.
-Liam, despierta.- susurro sacudiéndole del hombro. Él suelta un gruñido y se da la vuelta en la cama.- Liam, despierta. LIAM, DESPIERTA. ¡QUE TE DESPIERTES, LIAM!
-¿Pero qué pasa?- pregunta medio dormido.
-Liam, son casi las diez de la mañana. Tenemos que ir al concierto, si no llegaremos tarde y no cogeremos buen sitio.
Él se echa a reír y vuelve a cerrar los ojos. Busca a tientas mi mano y se la lleva a los labios.
-Primero, el concierto empieza a las diez de la noche y segundo, tenemos sitio reservado en primera fila. Relájate, amor. Llegaremos a tiempo.
-¿CÓMO PRETENDES QUE ME RELAJE? Voy a ver a Bruno después de tres años esperando. Quiero tenerle lo más cerca posible.
-Y lo tendrás, amor. Te prometo que después de comer nos vamos directos al estadio pero por favor, tranquilízate.
Respiro hondo un par de veces y me dirijo al baño. Me ducho sin prisa, dejando que el agua intente calmarme pero el imposible, tengo un gran nudo en el estómago. Cuando vuelvo a la habitación veo que Liam ha vuelto a dormirse. Pongo los ojos en blanco antes de bajar a la cocina y prepararme al desayuno. Zayn me envía varios mensajes poniéndome aún más nerviosa de lo que ya estoy. Poco después, Liam baja las escaleras y desayuna conmigo. Me paso la mañana ordenando la casa y haciendo limpieza porque así dejo de pensar en Bruno. Cuando llega la hora de comer nos vamos fuera y comemos con Zayn y Sandra. Liam me obliga a tomarme una tila después de comer porque no paro de temblar y de tocarme el pelo con nerviosismo. Al irse la pareja Malik, subo a mi dormitorio y abro el armario. Rebusco entre la ropa hasta encontrar lo que andaba buscando (http://www.polyvore.com/223_inhale_exhale/set?id=108128119). Paul se pasa a recogernos en su coche y veinte minutos después estamos en la puerta principal del estadio. Yo salgo de un bote y voy corriendo hacia la cola, donde ya hay cientos de personas esperando.
Liam se pone a mi lado con capucha de su chaqueta negra subida y las gafas de sol bien caladas. Paul se queda varios metros más atrás dando vueltas pero sin perdernos de vista.
-Mierda. Me he dejado las entradas en casa.- resopla Liam palmeándose el bolsillo trasero de sus pantalones.
-Liam, no me jodas. No. No. Vale, tranquilidad. Nos da tiempo a volver a por ellas. Joder.
-Era broma, amor.- me interrumpe echándose a reír.- ¡Respira, están aquí!
Las saca de su bolsillo y me las enseña. Yo le pego un manotazo en el hombro antes de coger mi entrada y llevármela al pecho.
-Te odio.- gruño dándome la vuelta, y él vuelve a reírse. Me rodea la cintura con sus brazos y me atrae hacia él.
-Mentira.- susurra muy cerca de mis labios. Es imposible resistirse a sus encantos.- Gracias por las entradas, de verdad que a mí también me hacía mucha ilusión ver a Bruno en concierto.
-No hay de qué, Li.- respondo, ya otra vez de buen humor. Me acerco más a él y le beso en los labios.
Entonces unos guardias avisan de que van a abrir las puertas. Todo el mundo se pone a gritar como si llegase el fin del mundo, yo incluida. Dicen que los que tengamos sitio reservado en primera fila vayamos hacia la puerta número tres. Cojo a Liam de la mano y lo arrastro hacia allí, donde nos piden las entradas y yo se las entrego al guardia con las manos temblándome como si estuviésemos bajo cero. Cuando me las devuelve y nos permite pasar, vuelvo a salir disparada hacia el interior del estadio. Llego a la pista y suelto un grito de emoción.
Es enorme. En las pantallas gigantes a ambos lados del gran escenario están poniendo el vídeo de Grenade y se me llenan los ojos de lágrimas.
Voy a tenerle a cinco metros en menos de una hora.
Nos llevan hasta la primera fila. Veo por el fondo del escenario a varios componentes de la banda de Bruno, que nos saludan con la mano. Poco a poco el estadio se va llenando y en lo que parece un tramo de tiempo eterno, todas las luces se apagan y en las pantallas comienza una cuenta atrás. El corazón se me sube a la garganta.
Cinco, cuatro, tres, dos, uno…

-¡BUENAS NOCHES, LONDRES!- grita la maravillosa voz de Bruno, que aparece subido a una plataforma en medio del escenario vestido con un traje dorado. A mí me fallan las piernas. Menos mal que Liam me tiene agarrada por la cintura, si no fuese por él ahora mismo me habría desplomado en el suelo.

El concierto pasa entre lágrimas, gritos, risas y “¡LIAM, ME ENCANTA ESTA CANCIÓN!” Si Bruno ya tiene una de las voces más increíbles a través de unos auriculares, imaginaros en directo. Ha habido un par de veces que se ha acercado al borde del escenario y ha tocado mi mano junto a la de varios fans más. Ha sido como si el tiempo se hubiese detenido.

Al terminar de cantar Natalie, Bruno vuelve a acercarse al borde. Las luces se apagan y hay un foco que le ilumina solamente a él.
-Y ahora voy a cantar una canción que no estaba en el setlist.- anuncia.- Va dedicada a una pareja que ha venido hoy a verme y que están ahora mismo entre el público. Liam y Laura.- mira hacia donde estamos nosotros, Liam con una enorme sonrisa y yo con la mandíbula tocando el suelo.- It Will Rain va por vosotros.
(AHORA SI QUERÉIS ESCUCHAD LA CANCIÓN PARA METEROS MÁS EN LA HISTORIA: http://www.youtube.com/watch?v=W-w3WfgpcGg). Los primeros acordes de nuestra canción empiezan a sonar. Yo giro mi cabeza hacia Liam.
-Q-qué n-narices, Li-Liam.- tartamudeo, y él se encoge de hombros.
-Tu primera sorpresa de aniversario.- responde con indiferencia. No me lo puedo creer.

If you ever leave me, baby, 
leave some morphine at my door.
Cause it would take a whole lot of medication 
to realize what we used to have, 
we don't have it anymore. 

There's no religion that could save me 
no matter how long my knees are on the floor. 
So keep in mind all the sacrifices I'm making. 
Will keep you by my side, 
will keep you from walking out the door.

Las lágrimas empiezan a bajar por mis mejillas como si fuesen un grifo abierto. Mi canción, nuestra canción, la está cantando mi cantante favorito a seis metros de nosotros. Esto es irreal. No puede estar pasando algo tan increíble y de manera tan rápida. Nuestra canción, que fue el comienzo de nuestra historia. Que cada vez que Liam se iba de viaje yo la escuchaba pensando en él. Liam acerca sus labios a mi oído y susurra el estribillo a la vez que Bruno.

Cause there’ll be no sunlight
if I lose you, baby.
There’ll be no clear skies,
if I lose you, baby.
Just like the clouds,
my heart will do the same.
If you walk away,
everyday it will rain.

Al acabar la canción el estadio se llena con gritos y aplausos. Yo me giro hacia Liam y le beso mientras sigo llorando.
-Te amo, Liam. Te amo muchísimo.- balbuceo abrazándole con fuerza.
-No es para tanto, Laura. Es lo que te mereces. Yo también te amo.
Empieza a sonar Locked Out Of Heaven, lo que nos interrumpe y hace que la adrenalina corra por mis venas. No paro de saltar y corear a Bruno, que se mueve de un lado para otro del escenario. Su vitalidad es tan contagiosa que no quiero ni pensar en las agujetas que tendré mañana.
El concierto acaba con If I Knew, y Bruno nos da las gracias por esta noche tan maravillosa antes de volver a desaparecer en medio del escenario.
Ya está, se acabó lo que se daba.
-No puede ser… Ya se ha ido.- digo, y me echo a llorar por enésima vez en toda la noche.
-Venga, vámonos.- me pide Liam. Me coge de la mano y nos dirigimos hacia la salida. Cuando estamos ya casi en la puerta, gira repentinamente y volvemos a ir por un pasillo. Liam le hace una seña a un segurata y él asiente antes de ir delante de nosotros en las puertas hay varios carteles. Vestuario. Maquillaje. Banda.
Oh, Dios.
Es el camerino.
Vamos a ver a Bruno.
-No, Liam.- empiezo a tener un ataque de nervios.- No puede ser, no. No puedo. Es él. No.
-Laura.- me llama Liam. Coge mi cara entre sus manos.- Mírame. Respira hondo. Este es tu segundo regalo de nuestro primer aniversario. Lo hablé con Bruno el mes pasado en los VMA y dijo que tenía ganas de conocerte.
-Liam, no puedo. No. Es imposible.- continúo delirando, sin saber dónde meterme. Noto el corazón volviendo a ascender por mi garganta y mis piernas flaqueando conforme nos acercamos a una puerta con un papel pegado en ella con las palabras “Bruno Mars”. Liam truca y me da un apretón en la mano.
-Somos nosotros, Bruno.- dice.
-¡Pasad, Liam!- exclama su voz. Liam abre la puerta. Todo pierde sentido. Solamente soy consciente de tener a Bruno, mi ídolo, ese que significa un mundo para mí a dos metros.- ¡Me alegro de volver a verte Liam!
-Igualmente, Bruno. Ya sabes que había alguien que tenía muchas ganas de conocerte. Gracias por aceptar vernos, no quería que fuese molestia…
-Para nada es molestia, yo también tenía ganas de conocer a tu chica.- replica Bruno, dirigiendo sus ojos oscuros hacia mí. No me salen las palabras, soy incapaz de moverme o de hablar.
-¿Estás bien, Laura?- me pregunta Liam con preocupación.
-¿Qué tal si la sentamos en el sofá y le traemos un poco de agua para que se despeje?- propone Bruno echándose a reír.
-Sí, será lo mejor.- acepta Liam, que me lleva hasta un sofá negro y hace que me siente a su lado mientras Bruno me alcanza una botella de agua que saca de una nevera.
-Amor, reacciona.- me pide Liam pasando su mano por mi mejilla. Yo parpadeo varias veces antes de centrar mi mirada en la suya.- ¿Cómo te encuentras?
-Yo… Yo…- musito.- Creo que voy a desmayarme, sinceramente.- confieso, y suelto una risita de colegiala.
-Bueno, tienes a Bruno Mars delante. ¿No vas a decirle nada?- continúa. Yo miro a Bruno, que se ha agachado delante de mí y me observa con curiosidad.
-Sí, esto… No sé por donde empezar a darte las gracias, Bruno.- comienzo dejando la vergüenza a un lado y cogiendo una de sus manos.- Eres el artista que llevo apoyando más tiempo. Aún me acuerdo cuando vi el vídeo de Nothin’ On You en la tele y después te busqué en YouTube. Just The Way You Are fue la primera canción en inglés que me aprendí entera, ¿sabes?- sonrío sin darme cuenta y él también lo hace.- Esa canción me ha servido muchísimo de apoyo, me ha hecho creer en que tenía una oportunidad.
-When I see your face, there's not a thing that I would change cause you're amazing just the way you are. And when you smile, the whole world stops and stares for a while. Cause girl you're amazing just the way you are.- canturrea Bruno, y a mí se me derrite el corazón. La está cantando delante de mí. Sin música, sin ensayarlo.- Y dice una gran razón, Laura. Me alegro de haberte servido de tanto apoyo, siempre es increíble para mí encontrarme a una fan tan dedicada. Por lo que me decía Liam eres una chica guapa y brillante y ahora veo que tiene razón. Eres preciosa, no tienes que ser insegura. Y tienes a este chico a tu lado que no te dejará por nada del mundo. Confía en ti misma.
No puedo aguantar más las lágrimas que llevaba aguantando desde que hemos entrado por la puerta. Me lanzo a los brazos de Bruno sin pensármelo dos veces. Abrazo a mi ídolo, al que me ha salvado tantas veces que me faltan decenas de manos para contarlas. Que me acaba de dar el mejor consejo que me podrían haber dado.
-Muchísimas gracias, Bruno. De verdad, no sé como agradecértelo.
-Haciendo caso a mi consejo será suficiente.- responde volviendo a reírse, haciendo que se le marquen unos adorables hoyuelos en las mejillas.- Chicos, lo siento pero voy a tener que ir marchándome. Mañana actúo en Manchester y tenemos que ir recogiéndolo todo.
-Por supuesto. Gracias otra vez por recibirnos.- dice Liam estrechándole la mano.
-Siempre es un placer estar un rato con un miembro de One Direction, os admiro mucho. Dale recuerdos a los demás chicos.- después se gira hacia mí y me abraza.- Y espero que volvamos a coincidir pronto, Laura.
-Lo mismo digo.- respondo sonriendo y volviendo a abrazarle.
Saco el móvil y Liam nos hace una foto juntos. Le abrazo y le doy las gracias una última vez antes de salir por la puerta y dirigirnos a la salida. Cuando llegamos a casa son cerca de la una de la madrugada y me encuentro agotada de tantas emociones, pero no quepo en mí de felicidad.
-Eres el mejor, Liam.- murmuro al entrar en casa.- Me has hecho tan feliz…
-No es nada, amor. Ven, vamos a dormir ya.
Subimos las escaleras y yo me quito la ropa casi con los ojos cerrados del sueño que tengo. Me pongo una camiseta de Liam y me tiro en la cama. Mis párpados caen y me duermo entre los brazos de este chico que jamás llegaré a merecerme del todo.


HOLI. ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO ESTE CAPÍTULO ESPECIALMENTE CENTRADO EN BRUNO MARS, MI OTRO GRAN ÍDOLO APARTE DE LOS CHICOS. AL PRINCIPIO NO ME CONVENCÍA MUCHO PERO AL FINAL CREO QUE HA QUEDADO BASTANTE BIEN Y POR ESO HE DECIDIDO SUBIRLO ENTERO. OJALÁ NO SE OS HAYA HECHO MUY PESADO.
BUENAS NOTICIAS... ¡MAÑANA SUBO EL TRÁILER! LO SUBIRÉ A YOUTUBE PERO TAMBIÉN OS DEJARÉ UNA ENTRADA CON EL ENLACE APARTE DE LA PRIMERA PARTE DEL 99, EN EL QUE CAMBIA LA NARRACIÓN A OTRA PAREJA Y TENDRÁN UN PROBLEMA DEL QUE NO SE SABRÁ CÓMO TERMINA HASTA LA SEGUNDA TEMPORADA.
A FINALES DE ESTA SEMANA YA HABRÉ ACABADO LA NOVELA. ME DA UNA PENA ENORME, PERO OS PROMETO QUE OS DARÉ EL FINAL QUE OS MERECÉIS POR HABER ESTADO A MI LADO TODOS ESTOS MESES.
VOTAD EN "REACCIONES" DEBAJO DEL CAPÍTULO PARA SABER VUESTRA OPINIÓN.
MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TODO, BBYS. OS QUIERO UNA MILLONADA.

LAURA.

domingo, 23 de febrero de 2014

Capítulo 97, parte 2.

(Habla Laura)

Luna deja la pelota a un lado y nos sentamos en una toalla junto a Blanca, que tiene la mirada perdida en la infinidad del océano.
-¿Te ocurre algo, Blanqui?- le pregunto con preocupación, y ella gira su cabeza hacia nosotras.
-Sí.- suspira.- Es Justin… Se está yendo por un mal camino.
-¿Y eso?- continúa Luna.
-¿Sabéis quiénes son Lil Twist y Lil Za?- nosotras negamos con la cabeza.- Bueno, pues son dos… En fin, Justin ha empezado a salir mucho con ellos. Está más distante, más borde y solamente es adorable cuando quiere acostarse conmigo… Al principio me daba igual, pero ya se está pasando.- una lágrima baja por su mejilla.- Chicas, el otro día encontré un porro en el dobladillo del sofá.
-No me jodas.- resoplo con voz ahogada. Miro hacia el lugar en el que se encuentran los chicos. Zayn está chocando su mano con la de Liam mientras los demás se echan a reír. De pronto me entran ganas de ir hasta ellos y soltarle una bofetada a Justin.- ¿Pero este chico es gilipollas o qué?
-¡Va a arruinar su carrera!- añade Luna.
-Lo sé… No sé qué hacer.- vuelve a suspirar Blanca.- No sé si hacerme la tonta, reprocharle, pedirle tiempo…
-Lo último que Justin necesita es sentirse rechazado por una de las personas que más le han apoyado en su vida. Mantén una charla con él, dile que vas a estar a su lado pero dile que no vas a aguantar sus chorradas. Él se dará cuenta de su propio error.
-Eso haré.- asiente ella- Espero que estos días le sirvan para recapacitar. Vienen hacia aquí, ya os contaré qué tal.
Me giro para ver a los chicos viniendo hacia nosotras. Liam me ofrece una de sus manos y yo la acepto sin dudar.
-¿Te hace un baño en el mar?- sugiere haciendo un puchero. Es imposible negarse.
Nos encaminamos hacia el agua y cuando estamos en la orilla, él me coge entre sus brazos. Yo enrosco mis piernas en torno a su cintura de manera automática. Él se detiene en cuanto el agua me llega por poco más arriba de mis caderas.
-¿De qué hablabas con las chicas?- me pregunta. Las olas golpean en mi espalda junto con sus caricias.
-Nada, que Blanca está cabreada con Justin porque está en un plan inaguantable… Le ha encontrado un porro.
-No es verdad.- exclama con sorpresa.
-Es verdad. Te juro que no entiendo a los famosos que gastan gran parte de su dinero en arruinarse la vida. Todos los que empiezan así acaban mal.
-Yo no haré eso. Nunca lo he visto necesario para el estrés. Prefiero ir a hacer kickboxing al gimnasio con Zayn.
-Además yo no te dejaría. Quiero conservarte mucho tiempo.- replico con seriedad medianamente fingida, y él se ríe antes de apretarme más contra él.
-¿Ah, sí? ¿Por cuánto tiempo?
-Por muchísimo tiempo.
-Prométemelo.- me pide con expectación bailando en sus ojos.
-Liam Payne, comienzo mientras pongo mis manos a ambos lados de su rostro- te juro que voy a estar contigo por mucho, mucho tiempo y como se te ocurra hacer algo como lo de Justin te arrancaré las pelotas.
Liam vuelve a reírse y me besa. Me besa como nunca me ha besado, como si pretendiese transmitirme algo. El relajante sonido de las olas se mezcla con el de mi respiración, que empieza a aumentar de ritmo.
-Te quiero, pequeña. No lo puedo ni decir con palabras.
-Entonces dímelo con besos.- le propongo paseando mis labios por su cuello. Él suelta un gruñido que hace que me estremezca y levanta mi barbilla con su mano. Veo que sus pupilas son varios tonos más oscuros.
-Si no fuera porque los demás están en la arena…
-Hazlo, si no se entera nadie.- le provoco bajando mi mano por su abdomen hasta llegar a la cinturilla de su bañador.
-Eres insaciable.
-Y tú eres condenadamente sexy.- replico acercándome a él para besarle.
-¡Chicos, dejas de hacer manitas subacuáticas y vemos a cambiarnos!- grita la voz de Zayn y yo pongo los ojos en blanco.
-¿Ves?- inquiere Liam con fastidio.- Es imposible.
Esa misma noche.
Me miro al espejo una vez más y me ajusto la falda del vestido (http://www.polyvore.com/195_young_single_sexy/set?id=94821312). La verdad es que no me apetece mucho salir por ahí, preferiría mil veces más tirarme en una hamaca en la playa con Ed Sheeran en los auriculares. Pero bueno, ya que tenemos una oportunidad de salir sin tener prensa pegada al culo, habrá que aprovecharla.
-No me convence nada este vestido.- me quejo mientras salgo de la habitación.
-Te queda genial amor. De verdad.- replica Liam poniendo un mechón de mi pelo detrás de mi oreja.
-Liam tiene razón.- añade Barbara, que se une a nosotros mientras bajamos las escaleras. Va atraviada por un vestido de lentejuelas negras y tacones brillantes. Es que hasta con una sudadera vieja y pantalones rotos iría más guapa que yo.
-Ir a tu lado me baja la autoestima, Barbara. Haces que me sienta horrorosa.- la acuso. Ella se echa a reír y Liam sacude la cabeza con contrariedad.
-¡Eso ni en broma!- exclama ella.
-¿Nos vamos o qué, Malik y señora? ¡Solamente faltáis vosotros!- está gritando Louis cuando entramos en el salón. En ese momento, Sandra y Zayn bajan las escaleras con camisetas anchas y pantalones de chándal.
-Nosotros pasamos de ir, vamos a ver la tele.- dice él sentándose en el sofá mientras Sandra va hacia la cocina. Estoy por decirles que me uno a ellos pero entonces Niall me agarra de la muñeca y me saca a rastras de la casa.
Me espera una noche larga.
Las pocas de la madrugada.
Todos están en la pista, disfrutando de la noche y de “C’mon” de Ke$ha sonando a todo volumen, mientras que yo me encuentro en uno de los taburetes de la barra jugueteando con la sombrilla de papel en mi mojito (que sigue medio lleno desde hace 40 minutos). Blanca está a mi lado en el mismo plan mirando hacia todas partes menos a su novio, que es de los que baila con más motivación junto a Niall y Luna. Esta última parece estar bastante bebida y en su salsa. Sus gritos se oyen desde aquí.
Miro hacia el lugar en el que se encuentra Liam. Él no está bailando, simplemente está sentado en un sofá de cuero azul con Leyre, Harry y Louis. Su camisa blanca deja al descubierto esos brazos en los que me he refugiado tantísimas veces. Se echa a reír por algo que seguramente habrá dicho Louis. De pronto quiero hacerlo con él. El deseo que me provoca verle tan asquerosamente sexy hace que me tiemblen todos los músculos del vientre.
Como si estuviese escuchando mis pensamientos, levanta su mirada hacia mí. Pongo cara de angustia y le hago una seña para que se acerque a mí. A los cinco segundos lo tengo en frente de mí con una mano en mi mejilla.
-¿Ocurre algo, amor?- me pregunta.
-Estoy cansada, creo que voy a irme a casa.- respondo sabiendo que él va a querer acompañarme.
-Me voy contigo, entonces.
-No hace falta, cielo. No quiero amargarte la fiesta, quédate y disfruta hoy que puedes.
-No voy a disfrutar de la fiesta si tú no estás, además no tenía muchas ganas de venir… Podríamos habernos quedado con Zayn y Sandra.
-Está bien, vámonos.- acepto. Mi conciencia me mira sorprendida pero también algo orgullosa. ¡Vas a llevarle hasta casa solamente para acostarte con él!
Liam le hace una seña a Louis indicando la salida y él asiente. Me coge de la mano y avanzamos entre la gente. Varias chicas le miran descaradamente al pasar por su lado. Se siente, zorras. Es mío y de nadie más.
-Mis pies se mueren.- me quejo cuando llevamos cinco minutos andando.
-Ven.- al segundo pasa sus brazos por detrás de mis rodillas y me pega a su pecho.
-¿Se puede saber qué haces?- chillo y él se ríe.
En poco más de diez minutos llegamos a casa. Cuando abrimos la puerta, vemos a Sandra tumbada en el sofá y a Zayn encima de ella mientras no paran de besarse y reírse.
-Buenas noches, pareja.- dice Liam en voz alta, y ellos se apresuran a separarme y mirarnos con sorpresa.
-Hasta mañana.- se despide Sandra con timidez.
Nosotros subimos las escaleras mientras mi pulso coge velocidad. En cuanto entramos en la habitación y Liam cierra la puerta, yo me giro hacia él y le aprisiono entre la pared y mi cuerpo. Pongo mis manos a ambos lados de su cara y presiono mis labios contra los suyos. Su actitud al principio es de sorpresa total, pero poco a poco me responde sin dudar.
-¿Pero no estabas agotada?- me pregunta aunque sus manos empiezan a bajar la cremallera de mi vestido.
-Era mentira. Ahora cállate.- murmuro con prisa para besarle de nuevo. Noto cómo la tela de mi vestido cae al suelo. Antes me sentía extremadamente tímida cuando me quitaba la ropa delante de él, pero ahora esa vergüenza se ha esfumado. Liam me ha enseñado a estar a gusto conmigo misma y con mi cuerpo. Hace que me sienta… Deseada.
Como ahora mismo. Sus ojos repasan con avidez cada centímetro de mi cuerpo, deteniéndose en mi tatuaje con forma de “L”. Solamente me mira de esa manera a mí. No a ninguna de esas chicas de la discoteca que iban en busca de una bragueta a la que arrimarse. A mí.
No puedo moverme, estoy totalmente hipnotizada por este hombre. Levanto una mano y le quito la camiseta. Después apoyo esa misma mano en su pecho, notando el fuerte latido de su corazón. Agarro el cinturón de sus pantalones y tiro de él hacia mí para después dejarle caer sobre el mullido colchón. Me siento sobre él y busco a tientas el botón de sus pantalones.
-Eres preciosa.- dice él apartándome el pelo de la cara.- No entiendo por qué no quieres admitirlo.
-Porque no es verdad.- replico acariciando su mejilla, y él pone los ojos en blanco.- ¿Por qué estás tan empeñado en que lo admita?
-Porque es verdad.- responde sonriendo, y yo me echo a reír.
-Eres imposible.
-Que sí. Ahora cállate y coge un condón de la mesilla.
Yo le suelto un manotazo en el abdomen mientras él se descojona de mí y alargo la mano hasta el cajón mientras él me examina con atención.
-Si sigues mirándome así va a ser imposible.- le acuso con las mejillas al rojo vivo y la voz temblorosa.
-Pero si no he hecho n…
Le callo agarrándole de la nuca y besándole. Me está poniendo más nerviosa e impaciente a cada minuto que pasa. Le he traído hasta casa para algo.
Entregarme a él. Unirnos. Él es el único con el que lo he hecho. Lo de Fran no puede contar, eso es uno de los errores que me gustaría olvidar con el tiempo. Con Liam es distinto, y eso no va a cambiar nunca. No me veo en una relación con alguien que no sea él. Se ha convertido en algo tan imprescindible en mi vida que no sabría cómo seguir adelante sin su cariño, sin su manera de hacerme sentir especial, sin sus caricias.
-Te… Te quiero, Liam.- suspiro cuando se deja caer a mi lado. Me acurruco a su lado y sus brazos me rodean.
-Así que esto era una trampa y me has traído hasta casa para acostarte conmigo, ¿no?- inquiere con humor. Levanta mi barbilla con una de sus manos y fija su mirada en la mía.
-Básicamente.- respondo con indiferencia, y él rompe en sonoras carcajadas.
-Puedes volver a ponerme esa trampa las veces que haga falta, no me importaría.- repone alzando las cejas. Yo me sonrojo.
-Oh, cállate.- murmuro dándome la vuelta y quedándome de espaldas a él. Él vuelve a reírse y pasa un brazo por mi cintura para acercarme a él.
-Te quiero, tonta. Más de lo que puedes llegar a imaginarte.
Yo intento mantenerme seria apretando los labios pero no puedo. La gran sonrisa que aparece en mi rostro cada vez que me dice que me quiere es imposible evitarla.
El sonido de las olas se escucha de fondo acompañado de las risas de Zayn y Sandra en el salón. La respiración de Liam se va ralentizando poco a poco al igual que la mía, y a los pocos minutos me quedo dormida pensando en que a cada segundo que pasa estoy más profundamente enamorada de él que el anterior.


ALOHA BBYS. ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO ESTA SEGUNDA PARTE DEL CAPÍTULO BC LA HE ESCRITO ENTERA EN ESCASAS TRES HORAS Y NO SÉ SI ME HA QUEDADO MUY RARO. OS PIDO DISCULPAS POR LA CUTREZ DE LAS PARTES SUBIDITAS DE TONO YA QUE PODRÍA PONERLO MÁS FUERTE PERO ME DA MUCHÍSIMO CORTE ASÍ QUE LO DEJO TAL Y COMO ESTÁ. OS ASEGURO QUE EN "HEARTBREAK GIRL" NO ME CORTARÉ TANTO.
VOTAD EN "REACCIONES" DEBAJO DEL CAPÍTULO PARA SABER VUESTRA OPINIÓN.
A PARTIR DEL MARTES TENDRÉ FIESTA TODA LA SEMANA ASÍ QUE ES MUY PROBABLE QUE EL DOMINGO QUE VIENE YA HAYA ACABADO LA NOVELA. ME DA MUCHA PENA, PERO POR OTRA PARTE TENGO MUCHAS GANAS DE EMPEZAR LA DE ZAYN.
GRACIAS POR TODO, BBYS. OS QUIERO MUCHO.

LAURA.

domingo, 16 de febrero de 2014

Capítulo 97, parte 1.

Lo siguiente que recuerdo es despertarme en una habitación de suaves sábanas blancas, paredes blancas (menos una que es totalmente de cristal), cortinas blancas, muebles blancos y una gran pecera encima de una mesa negra.
Me levanto y me acerco a la pared de cristal. Contengo la respiración al ver lo que hay detrás de ella. Un interminable mar de aguas claras y más oscuras en algunas zonas a causa de los corales, altas palmeras que ondean a causa del viento, alguna casa de piedra blanca y arena clara en la que se encuentran varias personas. Las reconozco al instante: Zayn, Louis, Justin, Niall están jugando al vóley mientras que Harry, Barbara y Leyre están tumbados en unas toallas.

-Por fin te despiertas, pequeña.- dice una voz a mis espaldas. Me giro de inmediato para encontrarme a Liam apoyado en el marco de la puerta.- ¿Te gustan las vistas?
-Es… Son… No tengo palabras.- musito volviendo a mirar la infinidad del océano delante de mí.- Es increíble, como un paraíso.
-Y que lo digas.- asiente él rodeando mi cintura con sus brazos y apoyando su barbilla en mi hombro.- Teníamos muchas ganas de venir al Caribe, y Saint Martin nos pareció la isla perfecta para desconectar.
-Espera… ¿Estamos en el Caribe?- inquiero con sorpresa.
-Sí… Lo dijo Harry nada más bajar del avión.- se echa a reír.- ¿No te acuerdas? Normal, fue entrar en la furgoneta y te volviste a dormir.
-El Caribe… Joder, no me lo creo.- balbuceo con una sonrisa de pura emoción.
-¿Te apuntas a un partido de vóley con ellos?- propone Liam señalando a Louis y compañía.- Quiero darme el gusto de ver cómo mi chica les machaca.
Yo me echo a reír y asiento. Rebusco en mi enorme maleta hasta dar con uno de los siete bikinis que he traído, me cambio después de haber echado a Liam de la habitación y salgo al pasillo. Hostia. Hay diez puertas solamente en este piso, y en el primero seguro que también hay alguna que otra habitación más. Madre mía, a saber la fortuna que les ha debido costar alquilar esta casa.
Al día siguiente estoy sentada en una de las sillas de la amplia terraza que hay en el segundo piso de la casa. Tengo el ordenador abierto en la mesa y mi cuaderno apoyado en las piernas mientras intento redactar unas noticias que me ha enviado Jennifer por correo. Sí, se suponía que me iba de vacaciones pero parece ser que ni aun así voy a tener tiempo libre.
Sandra está en las mismas, sentada en frente de mí con su ordenador y un cuaderno de bocetos apoyado a su lado. Tiene cara de extrema concentración mientras dibuja una especie de vestido con la espalda descubierta en una de las hojas.
-Eh, chicas.- nos llama Niall entrando en la terraza.- Leyre y Andrea han propuesto ir a comer a un restaurante de esos que hay en la playa… Tienen un nombre muy raro en español… Chiru… Che… ¡Joder, es malditamente complicado!
-Chiringuito, Niall.- respondo echándome a reír.- Se dice chiringuito.
-¡Eso, chiringuito!- exclama dándose una palmada en la frente.- Pues lo dicho, ¿venís? Además esta noche nos vamos de fiesta, que tenemos reservado en una discoteca cercana.
-Tenemos trabajo, Nialler…- comienza Sandra. El aludido hace un puchero capaz de ablandarle el corazón a cualquiera.
-Venga, chicas… Hacedlo por vuestro irlandés favorito. ¿No estamos de vacaciones?
-Está bien.- accedo, y él sonríe triunfante.
-¡Estupendo, os esperamos abajo!
Sandra y yo nos miramos y ella resopla.
-Me fastidia que sea tan adorable… Así hasta yo conseguiría todo lo que me propusiera.
Yo me echo a reír con ganas antes de levantarme e ir a mi habitación.
Cuando volvemos de comer, nos apresuramos a ponernos los bañadores, coger toallas y sombrillas y bajar a la playa. Mientras Barbara se ofrece a Sandra para participar en sus desfiles y conseguirle modelos, los chicos están en la terraza de un bar y Leyre se pasa una pelota hinchable con Blanca, Luna y Andrea, yo me tumbo al sol con 5SOS en los auriculares. Les echo mucho de menos, los viajes no son los mismos sin sus chorradas y sus actuaciones improvisadas.

(Habla Liam)

Las chicas se quedan en la playa mientras que nosotros nos vamos a un bar que hay sobre una plataforma de madera y con toldo blanco.
Sienta bien estar alejado del ajetreo de ir de un país a otro, madrugar y acabar el día destrozado. Esta última semana ha sido terriblemente intensa y estaba deseando marcharme lo más lejos posible de la prensa y la fama aunque solamente sea por cinco días. Estamos centrados en componer algunas de las canciones de nuestro tercer disco aquí. De hecho, Harry está sentado dos sillas más a mi izquierda con la guitarra de Niall y rasgando las cuerdas para después hacer apuntes en un cuaderno de cuero marrón que hay a su lado. Dice que va a componer una canción dedicada a Leyre que formará parte de nuestro tercer disco y que quiere llamarla "Happily".
Veo cómo a lo lejos, Laura se levanta de su toalla y se pone a jugar a la pelota con Blanca y Luna. Está preciosa con ese bikini azul claro que le regalé antes de venir y el pelo cayéndole en cascada sobre sus hombros. A ella también parece favorecerle estos días en el Caribe.
-… Y estamos barajando nombres, aunque los que más nos gustan son Lucy y Brooke. ¿Qué os parecen?- está diciendo Zayn.
-Lucy queda bien, pero Brooke Malik suena raro.- responde Louis.- ¿Por qué no pensáis un nombre español?
-Sí, tienes razón. ¿Y tú que opinas, Payno? ¡Deja de mirarle el culo a tu novia!
-No estoy mirándole el culo.- replico.- Es solamente que estaba pensando y no te atendía.
-¿Y qué piensas mientras miras a Laura como si te la estuvieses tirando con la mirada.- me pregunta Niall con burla, y yo me sonrojo antes de pegarle una colleja.
-Cerdo.- murmuro y él se echa a reír.- Pensaba en… Bueno, últimamente han pasado muchas cosas y ella está asustada, creo que ha sufrido incluso más que yo pero me ha apoyado y ha estado a mi lado a pesar de todo. Quiero agradecérselo de alguna manera.
-¿Con una cena romántica? Hoy imposible, tenemos fiesta.- repone Louis.
-No, Louis.- respiro hondo y miro hacia donde está Laura, mi pequeña, una de las pocas personas que ha permanecido conmigo y me quiere por cómo soy y no por lo que tengo.- Voy a pedirle que se case conmigo.
Todos dejan de hablar entre ellos para mirarme con incredulidad, como si pensaran que no les hablo en serio. Harry deja de tocar la guitarra y me mira también. El primero en hablar es Zayn, que me da un golpe amistoso en el hombro.
-Te ha picado la curiosidad, ¿eh, Payno?- inquiere, y yo me río nerviosamente.
-No es eso, Zayn. Llevaba dándole vueltas un tiempo pero quería esperar para ver hacia dónde iba lo nuestro. Quiero dejarle claro que mi estilo de vida no va a cambiar mis sentimientos por ella y que no voy a dejarla por nadie. Que le pertenezco a ella y a nadie más que a ella y que quiero pasar con ella el resto de mi vida.
-Pero ni siquiera lleváis saliendo ni siquiera un año, ¿no crees que es un poco pronto?- replica Niall.
-Eso sería retrasar lo inevitable, estaba claro que ibais a acabar casados.- contradice Zayn.- Lo digo por experiencia, Payno. Hazlo. Le darás la alegría de su vida y todos sabemos que aceptará sin dudarlo.
-Lo sé, Zayn… Pero Niall tiene razón, quizá es algo precipitado.
-Haz como hice yo con Sandra.- resuelve Zayn sentándose frente a mí. Pídele un compromiso y esperad unos años, hasta que nos retiremos o así… ¡Si fue la misma Laura la que me animó a hacer eso con Sandra!
-Hombre, es una opción.- admito.
-¡Lánzate, Liam!- me anima Justin.- Me apuesto lo que sea a que acepta y se ahoga en lágrimas.
-Entonces… ¿Vas a pedírselo hoy?- pregunta Harry.
-¡No! Aún tengo que pensar en como hacerlo.
-¿Y si se lo pides en el concierto de Bruno Mars? Nada más acabar “Marry You” te subes al escenario y…
-Eso sería perfecto pero es demasiado público. No me apetece compartir ese momento con más de 10000 personas.
-¿Y cuando cumpláis un año juntos? Es dentro de una semana y puedes montarle una de esas cursiladas de las que eres experto.
-Oye, tampoco te pases.- replico intentando darle un puñetazo en el brazo, pero él se aleja de un salto y me saca la lengua.
-Ay, que nuestro Payno va a comprometerse…- suspira Niall haciendo como si se secase unas lágrimas. Sí, está decidido. La semana que viene le pediré a Laura, mi Laura, que pase conmigo lo que nos queda de vida.
-Bienvenido al club.- interviene Zayn levantando su mano, y yo me echo a reír antes de chocar mi mano con la suya.


ALOHA. LO SIENTO OTRA VEZ POR LO DE QUE EL CAPÍTULO SEA TAN JODIDAMENTE CORTO PERO LLEVO TODO EL FINDE CON CATARRO Y ESTUDIANDO Y NO ME HA DADO TIEMPO DE ADELANTAR NADA.
QUIZÁ ALGUNAS DE VOSOTRAS YA OS ESPERÁBAIS ESTA SORPRESA Y OTROS NO, PERO YA TENÍA GANAS DE PONERLA Y CREO QUE YA IMAGINÁIS LO QUE PASARÁ DENTRO DE POCO...
A PARTIR DEL DÍA 24 TENDRÉ FIESTA TODA LA SEMANA, ASÍ QUE PARA ENTONCES PRETENDO SUBIR TODOS LOS CAPÍTULOS FINALES A LA VEZ.
Y OTRA SORPRESITA... ¡HE ACABADO EL TRAILER DE LA NOVELA! LO SUBIRÉ A MI CANAL DE YOUTUBE CUANDO HAYA SUBIDO AQUÍ EL CAPÍTULO FINAL O QUIZÁ ANTES, PERO YA OS AVISARÉ. ES UN POCO CUTRE BC ERA LA PRIMERA VEZ QUE USABA EL PROGRAMA DE CREAR VÍDEOS PERO ESPERO QUE OS GUSTE. SIEMPRE HE IMAGINADO COMO PROTAGONISTA A NINA DOBREV, POR SI OS INTERESA.
VOTAD EN "REACCIONES" DEBAJO DEL CAPÍTULO PARA SABER VUESTRA OPINIÓN.
LA SEGUNDA PARTE LA SUBIRÉ EL DOMINGO QUE VIENE Y SERÁ BASTANTE MÁS LARGA QUE LA DE HOY. LO SIENTO OTRA VEZ, DE VERDAD.
OS QUIERO.

LAURA.
Free Mustache Black - Pointer Cursors at www.totallyfreecursors.com