viernes, 6 de diciembre de 2013

Capítulo 89 (parte 2).

(MIENTRAS LEÉIS, ESCUCHAD ESTA CANCIÓN: http://www.youtube.com/watch?v=_oHkN_VT2xQ)

(Habla Sandra)

Zayn está muy raro. Lleva dos o tres días muy distante. Parece como si estuviese en otro mundo, y yo tengo que repetirle tres veces las cosas hasta que se entera de que estoy hablándole. Me está pasando lo mismo que en enero, cuando salió el rumor de su lío con Perrie: no quiero preguntarle porque quizá se enfade… Aunque voy a hacerlo. Ya está bien de guardarme las cosas dentro por no molestar a los demás.
-Zayn, maldita sea, dime a dónde coño vamos.- gruño en cuanto sale cambiado del motor-home. Me da igual que parezca un ángel vestido de negro y que sea digno de una modelo y no de mí, quiero una explicación inmediata.- Estoy harta.
-Es una sor…
-Ni se te ocurra decirme que es una sorpresa, Zayn.- le interrumpo.- Ni se te ocurra o te arrancaré la lengua.
-Ey, nena, no te alteres. ¿Confías en mí?- él me ofrece una mano y sus ojos brillan con temor. Dios, pues claro que confío en él.
-Por supuesto, Zayn.- respondo mientras le cojo de la mano.- Perdóname por ponerme así de borde, es que… No sé qué te pasa últimamente y tampoco quería agobiarte… O quizá soy yo la que está rara.
-Sandra, es normal que estés con los nervios alterados. Recuerda que ahora solamente no es tu cuerpo.- su otra mano se posa en mi barriga y yo pego un respingo.- Él también influencia en tu carácter.
Andamos hacia una de las furgonetas y por el camino nos cruzamos con Liam, Laura, Blanca, Justin y Calum.
-Anda, parejita, ¿a dónde vais?- nos pregunta Blanca.
-No lo sé.- respondo mientras fulmino a Zayn con la mirada. Los demás sueltan una risita.
-Nena, ve y dile a Paul que ya estamos listos.- me pide Zayn. Yo asiento y me alejo hacia el backstage. A mitad del camino me giro un poco y veo a Zayn cuchicheando algo con Laura y Blanca. ¿Se puede saber qué le pasa a todo el mundo hoy?
-¡Paul!- grito en cuanto le veo al otro lado del pasillo.- Ya estamos listos.
-Estupendo.
Volvemos a salir y Zayn está solo. Tras diez minutos en el coche, llegamos a la puerta de un edificio altísimo. Paul se queda en la furgoneta mientras Zayn me arrastra al interior del edificio. Entramos en el ascensor y él pulsa el número de la planta 19. Cuando las puertas se abren, todas las luces se apagan y yo me agarro a la mano de Zayn.
-Zayn, si esto es una broma, no tiene ninguna gracia. Y si no es una broma, tiene menos.- susurro, y escucho su risa.
-Tranquila, tonta. Ven.- oigo el chasquido de un interruptor y toda la planta se ilumina con varios farolillos que hay colgados en las paredes. Entre cada farolillo, hay dos cuadros con pinturas que me resultan muy familiares.
-¿Son tus…?- comienzo.
-Sí, son mis pinturas. No sabes lo que me ha costado convencer al dueño de la galería para que me la alquilara esta noche. Le he avisado esta misma tarde. ¿Te gusta?
-Dios, Zayn… Es precioso.- murmuro, aún absorta en sus cuadros. Voy avanzando lentamente por el primer pasillo, admirando el talento de mi novio: hay dibujos a lápiz, a todo color e incluso graffitis en miniatura. Dibujos de los chicos, de un estadio lleno de fans… ¡De comida! También hay uno de Zayn con sus hermanas, de Liam y Laura, de 5SOS… Y de mí. Varias fotografías mías convertidas en obras de arte hechas a mano: una en la que salgo yo apoyada en la barandilla del Empire State, otra de la fiesta de Nochevieja, otra en la que salgo riéndome por cualquier tontería que seguramente soltó Niall... Hay un cuadro azul marino un poco más grande que los demás con un dibujo en el que salimos Zayn y yo en la after-party del MSG. Miro a mi alrededor para decirle a Zayn que me encanta ese cuadro, pero ha desaparecido. No hay ni rastro de él.
-¿Zayn?- le llamo en voz alta, y mi voz retumba en las paredes. No recibo respuesta.
Entonces me percato de una pequeña notita amarillenta pegada al marco del dibujo. La cojo y la leo a la luz del farolillo:
Sube a la azotea.
Te quiero.
          Zayn.
Frunzo el ceño mientras suelto un resoplido de derrota. Entro en el ascensor y pulso el botón de la azotea.
-A saber qué nos ha preparado este hombre…- murmuro en dirección a mi hijo.
Las puertas se abren y salgo.
Dios santo bendito.
Media terraza está cubierta por flores. Es como un jardín en lo más alto de Las Vegas. Zayn me espera sonriente bajo un arco de flores rojas y blancas, y su sonrisa hace que mi estómago casi explote de la expectación.
-Zayn, ¿qué narices has montado?- susurro.
-Quería prepararte una sorpresa para pedirte algo.- él se acerca a mí y me coge de las manos sin dejar de mirarme con intensidad. Yo me quedo clavada en el sitio, totalmente hipnotizada.- Sandra, te quiero. Jamás pensé que el amor fuese una locura tan grande como la que tú me has enseñado a sentir. Quiero demostrarte que no voy a dejarte nunca, por muy famoso que sea y por muy embarazada que estés. Pero para ello necesito que aceptes…- su mano rebusca dentro de su americana y de ella saca una cajita roja. La abre y en ella veo un precioso anillo plateado con dos diamantes diminutos en él.- Quiero hacer un compromiso, Sandra. Me comprometo a estar contigo siempre. A cuidarte, protegerte y hacerte feliz lo mejor que pueda y a pasar contigo el resto de mi vida. A ti y a nuestro futuro hijo. Sois lo más importante que tengo, y por vosotros sería capaz de matar. Pero a cambio tienes que prometerme que te casarás conmigo.  No te digo hoy ni dentro de dos meses, digo dentro de unos años. Lo que te pido es que te quedes a mi lado y me esperes mientras tanto. Te amo, Sandra, y eso no va a cambiar nunca. ¿Aceptas el compromiso?
Yo sigo absorta en lo que acaba de decirme. ¿Lo ha dicho de verdad o me lo he imaginado? Quizás las hormonas me están trastornando. ¿Zayn Malik, el famoso Zayn Malik, acaba de pedirme el compromiso de que me case con él? Creo que voy a derrumbarme en el suelo. ¿Eso que cae del cielo son estrellitas multicolores con ángeles rechonchos tocando el arpa a su alrededor? Sandra, deja de flipar y concéntrate, que el pobre Zayn está esperando una maldita respuesta.
Decido hacerle caso a mi conciencia y vuelvo a centrar mi mirada en los ojos de Zayn, que me siguen observando con expectación, emoción y algo de preocupación.
-¿Estás bien, nena? ¿Tengo que repetir lo que he dicho?- pregunta.
-Sí.
-Madre mía… Mira, San…
-No.- le corto, y las lágrimas empiezan a caer por mis mejillas como si mis ojos fuesen las cataratas del Niágara.- No me refería a eso, Zayn. Acepto. Quiero casarme contigo.
Él se interrumpe a mitad de su repetición del discurso y me mira con los ojos abiertos de par en par, como si de un momento a otro se le fuesen a caer al suelo.
-¿En… Va en serio?- susurra con incredulidad.
-Sí, Zayn. Acepto el compromiso. Te esperaré el tiempo que haga falta sin abandonarte ni un mísero segundo. Quiero acompañarte en el camino de tu sueño hecho realidad, y cuando termine, querré casarme contigo.
El silencio reina en la azotea. ¿Qué más quiere que le diga? No tengo capacidad para hablar más. Voy a desmayarme… De pronto, Zayn me coge en volandas y me abraza con fuerza mientras se ríe de una manera tan suelta y pura que es como si hubiese acabado de ganar la lotería.
-Joder, Sandra, pensé que me mandarías a la mierda o me darías una negativa rotunda.- suspira con alivio.
-¿Pero tú te crees que voy a rechazar el casarme contigo? Cuando quieres, puedes llegar a ser bastante imbécil, Zayn.
-Voy a ignorar tu infantil insulto porque estoy demasiado feliz.- replica con diversión, y yo me echo a reír. ¿Es posible que acabe de contraer un compromiso con él? Vuelvo a echarme a llorar, por lo que él recoge mi rostro entre sus manos y me quita las lágrimas con sus pulgares.- No llores, nena. Soy muy aprensivo, no quiero llorar delante de ti.
-Llorar es bueno para desahogarte.- me defiendo. Él sonríe con dulzura y entonces veo cómo unas cuantas lágrimas diminutas se desbordan de sus ojos.- ¿Ves?
Zayn se ríe sin fuerza antes de separarse de mí, coger mi mano izquierda y colocar el preciosísimo anillo en el dedo corazón. Ese gesto hace que mi corazón salga disparado hacia Marte y vuelva varios segundos después.
-Es perfecto, Zayn.- susurro con emoción.
-El anillo perfecto para la chica perfecta.- repone él. Su mano levanta mi mentón y vuelvo a hundirme en esos ojos casi negros de los que me enamoré ya hace bastante tiempo.- Te quiero, futura señora Malik.
-Te quiero más, Zayn.
Y ahí, bajo el cielo estrellado de Las Vegas, ocurre. No es tal y como yo soñé que me pedirían matrimonio. Es mil veces mejor, y con un hombre que jamás esperé que lo haría.


Hiiiii. Aquí os dejo el final del 89. Sé que es muy cortito pero así podré subir el 90 el lunes. Espero de corazón que estos dos últimos capítulos dedicados especialmente a "Zayndra" os hayan gustado, porque a mí por lo menos me han encantado y creo que ha quedado bastante bien. La opinión más importante para mí es la de Sandra, así que ojalá no haya muerto a mitad de capítulo JAJAJAJAJAJAJA.
Espero que os acordéis de votar en "reacciones" (debajo del capítulo), aunque si no ya estoy yo para recordároslo :-).
Como tengo cuatro días de fiesta, podré subir otro capítulo más y empezará la cuenta atrás. Eso significa que desde ahora mismo solamente quedan 10 capítulos y acabaré la novela. La primera parte, quiero decir. Ya sabéis que empezaré la segunda parte en verano y mientras tanto escribiré "Heartbreak Girl". Tengo muchísimas ganas de que la leáis porque va a ser muy distinta a "Dreamcatcher".
Muchísimas gracias a todos los que lleváis leyéndome desde el minuto cero. Ilysm ♡.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Mustache Black - Pointer Cursors at www.totallyfreecursors.com