domingo, 14 de abril de 2013

Capítulo 47: Cumpleaños [+ minicapítulo: Embarazo].


-16 de diciembre de 2012.-

Abro los ojos con lentitud. Estoy sola en la habitación, y un sol blanco entra entre las cortinas azules. Me revuelvo entre las sábanas y miro hacia la puerta.
-¿Liam?- pregunto en voz alta. Se escuchan unos pasos por el pasillo. A los pocos segundos, Liam aparece en el cuarto con una magdalena de chocolate, sobre la cual hay una vela  en forma de ‘19’. Yo me echo a reír y Liam sonríe.- ¿Y esto?
Él deja la magdalena en la mesilla y después se lanza sobre mí.
-¡Felicidadeeeeeeeeeeeeeeees!- canturrea junto a mi oído, y me empieza a besar toda la cara.
-¡Gracias, cielo!- respondo como puedo, ya que me ha dado un ataque de risa.
Liam se levanta y estira de mi brazo. Me abraza y me levanta por los aires.
-¡Feliz cumpleaños, cariño!- insiste.
-¡Que sí, que muchas gracias!
-Es tu primer cumpleaños junto a mí y los chicos, va a ser inolvidable.
-No me cabe duda.- cojo la magdalena y vamos a la cocina. Liam saca un mechero del cajón y enciende la vela.
-Pide un deseo.- me insta. Parece un niño pequeño emocionado.
Yo cierro los ojos y respiro hondo. ¿Qué puedo pedir? Tengo todo lo que deseaba: conozco a 1D, a Justin Bieber, a Taylor Lautner, estoy con Liam Payne, mis amigas siguen a mi lado, mi familia también… Todo es perfecto. Entonces se me enciende la bombilla. Soplo la vela mientras el deseo pasa por mi mente.
Que esto no acabe nunca.
-¡Bien!- chilla Liam con entusiasmo.- Ahora acompáñame.
Me hace sentarme en el sofá. A los pocos minutos vuelve con una bandeja llena de comida: un desayuno inglés en toda regla.
-Madre mía…- suspiro con incredulidad.- Yo no puedo con esto.
-Tranquila, lo que sobre se lo dejamos a Niall.- repone Liam. Yo me echo a reír y empiezo a comer.
Cuando en mi estómago no cabe más, alguien llama a la puerta. Yo la abro y un chico de pelo rizado se abalanza sobre mi persona.
-¡Felicidades, petardaaaaaaaaaaa!- grita junto a mi oído.
-¡Gracias, Harold!- respondo, y le revuelvo los rizos. El siguiente en abrazarme es Louis.
-¡Feliz cumpleaños, pequeñaja!
-¡Gracias, viejales!
Todos me felicitan y entran en casa. Como Liam bien había predicho, Niall observa maravillado la bandeja de mi desayuno.
-¿Te lo vas a acabar?- me pregunta, aunque ya se está comiendo una tostada. Yo suelto una carcajada.
-No, todo tuyo.
Alguien llama al fijo. Es mi padre. Poco después llama mi madre, Matilde, mi primo Ricard y varios familiares más. Leyre, Sandra y Amanda me hacen meterme en mi cuarto y cambiarme de ropa. Rebusco en el armario y me pongo esto: http://www.polyvore.com/62/set?id=77387896. Salgo al pasillo y todos me están esperando.
-¡Nos vamos al parque de atracciones!- chilla Louis con alegría.
Nos repartimos en los coches. Louis para delante del piso de Blanca mientras que el coche de Liam sigue avanzando en dirección al parque. Media hora después, llegamos.
Blanca salta del coche y me abraza con fuerza.
-¡Muchísimas felicidades, señorita Payne!- exclama con efusividad.
-¡Muchísimas gracias, señorita Biebs!- respondo, y le doy un beso en la mejilla. Ella rebusca en el bolsillo de sus pantalones y saca una pulsera de cuerdas moradas y blancas, de la que cuelga un ‘[K∞A]’. No me preguntéis por qué, pero siempre ha sido nuestro símbolo.- ¡Hala, es preciosa!
-Me alegro de que te guste.- dice Blanca mientras la anuda en mi muñeca izquierda, junto a la pulsera que me regaló Liam antes de irse de promociones.
Nos pasamos toda la mañana yendo de una atracción a otra. Como Zayn sigue con la pierna escayolada y las muletas, se queda abajo mirando con burla a Niall, que no hace más que reírse histéricamente y balancearse de un lado a otro, como si estuviera borracho.
-Dios, yo no puedo más…- murmura mi prima Amanda. Su piel está ligeramente amarilla.
-¿Mandy, te encuentras bien?- le pregunto preocupada.
-No… Llevo varios días con un revoltijo en el estómago que no puedo con mi alma…- contesta. Yo hago una mueca de disgusto.
Cuando se nos hace la hora de comer, nos vamos a un centro comercial cercano. Al terminar, vamos a la bolera. Miro en mi Twitter y veo los miles de mensajes felicitándome. También han creado un hashtag llamado ‘#HappyBirthdayLauraPayne’, lo que me hace sonreír como una completa idiota. A eso de las 19 de la tarde, volvemos a los pisos. En cuanto Liam y yo entramos en el nuestro, hay una gran caja azul en medio del salón, cerrada por un voluminoso lazo violeta.
-¿Y eso?- inquiero. Los labios de Liam se pegan a mi oído.
-Tu regalo de cumpleaños.- susurra.
Yo me adelanto y me arrodillo al lado de la caja. Antes de que la haya tocado, se mueve ligeramente hacia la izquierda. Yo suelto un grito ahogado.
-¡Se ha movido!- escucho la risa de Liam detrás de mí.
-Ábrelo y descubrirás lo que es.
Respiro hondo varias veces. Desato el lazo lentamente y abro la caja. Mi corazón se detiene al ver lo que hay en el interior de la caja.
Un perrito pequeño, negro con el lomo blanco y las orejas tiesas gimotea débilmente. Lleva un pequeño lazo azul atado en torno a su cuello. Alza sus grandes y brillantes ojos negros y apoya sus patas delanteras en la pared de la caja.



Yo sigo de piedra observándole.
-Laura, di algo, por favor.- me suplica Liam. Se ha sentado a mi lado.
-Ah… Esto… ¿Es… es mi regalo?- le consigo preguntar entrecortadamente. Liam sonríe y asiente.- Oh, dios mío…
-¿No te gusta?- se nota la desilusión en la voz. Ni siquiera le dejo terminar, porque me lanzo sobre él y rodamos por el suelo.
-¡Es absoluta e increíblemente perfecto!- chillo emocionada. Me inclino y beso los labios de Liam.- Gracias, gracias, gracias, gracias…
-No hay de qué, pequeña. Feliz cumpleaños.- repone él.
Yo me levanto y vuelvo a acercarme a la caja.
-¿Tiene… tiene nombre?- le pregunto a Liam mientras acaricio la cabeza del cachorro.
-No. Es macho, pero te dejo que lo elijas.
-Ahora estoy flipando, no estoy concentrada para escoger un nombre.- replico a la vez que observo con maravilla el precioso perro que tengo ante mis ojos. Lo cojo con delicadeza y lo abrazo.- Es tan bonito… No tenías por qué hacerlo, Liam. Si tú no querías perro…
-No digas bobadas, no hay nada que más me apeteciera que tener un perro.- me corta él, y se sienta a mi lado. Empieza a acariciarlo.- Y aprovechando esta oportunidad, y que tú tenías también ganas, pues…
-¡Ya sé cómo llamarlo!- le interrumpo, y los dos me miran con curiosidad.- Loki.
Liam se echa a reír.
-Es… Muy original. Decidido, se llamará Loki.
Vuelvo a mirar a Loki. Está jugueteando con un mechón de mi pelo. Escondo mi cabeza entre sus orejas y suspiro.
-Te quiero, Loki.- murmuro, y le doy un beso en la nariz.
-Venga, vamos a dejarlo en su habitación.- me insta Liam. Nos levantamos y con una mano agarro la de Liam, mientras que con la otra sigo abrazando a Loki.
La habitación que usamos de pequeño trastero la ha remodelado. Como yo nunca entro en ella, Liam puede haber aprovechado cualquier rato en el que yo haya salido con Blanca para cambiarla. Ha quitado la mayoría de las cosas y lo poco que queda está arrinconado en una esquina. En lo que queda de espacio, hay una manta arrugada en el suelo junto a dos cuencos, uno de ellos tiene agua y el otro pienso.
-He llevado las demás cosas a un trastero que he alquilado junto a los garajes.- comenta Liam.- Mañana ya tendremos tiempo de comprarle una cama, juguetes y de todo, ¿sí?
Yo asiento en silencio.
-Y ahora… ¡Vámonos a cenar!- exclama él cerrando la puerta del cuarto de Loki a sus espaldas.
-¿Cómo, tú y yo solos?- pregunto con ilusión. Liam asiente.
Vamos a nuestra habitación y me cambio de ropa por esto: http://www.polyvore.com/63/set?id=77388262, añadiéndole un jersey de punto del mismo tono que la camiseta. Liam se pone una camiseta de manga corta blanca, unos vaqueros negros, sus Converse blancas y una chaqueta negra. Vamos en el coche hasta el restaurante en el que tuvimos nuestra primera cita y cenamos tranquilamente. Cuando salimos, Liam me da un apretón en la mano y me detiene.
-Póntela.- me ordena, y saca de su bolsillo una venda negra. Yo suspiro con pesadez, ya que sé que no hay manera de escaparme. Le obedezco y me la pongo. Me ayuda a entrar en el coche y arranca.
Unos veinte minutos después, el coche de Liam aparca. Pues sí que ha conducido rápido, si nuestro piso está a más de media hora…
La puerta se abre y la mano de Liam se aferra a la mía. Empezamos a andar por un camino de piedras, lo que me dice algo que ya he sospechado: no estamos en casa.
-¿Liam, dónde estamos?- le pregunto. Mi estómago se agita por los nervios.
-Ahora verás.- responde. Oigo cómo él le susurra algo a otra persona, y una puerta se abre con un ligero chirrido. Liam deshace el nudo de la venda y yo abro los ojos.
Las luces se encienden. Estamos en una pequeña sala de una discoteca. Hay varias mesas con aperitivos, una barra, un escenario pequeño con una pantalla y una pista de baile. Por ahora sólo están Leyre, Harry, Amanda, Josh, Blanca y Andrea.
-¡Sorpresa!- gritan al unísono. Yo me echo a reír y salgo corriendo hacia ellos, formando un abrazo colectivo.
-No pensarías que te ibas a librar de una fiesta sorpresa, ¿verdad?- inquiere Josh, dándome un beso en la mejilla.
-Algo sospechaba.- contesto.- ¿Dónde están los demás?
-Ahora irán llegando. ¡Venga, vamos a tomar una copa mientras esperamos!- exclama Andrea. Me agarra del brazo y nos pedimos cada una un chupito de vodka.
La puerta de la sala se abre y aparecen Niall y Louis, seguidos de Sandra y Zayn. Éste último está muy gracioso tan arreglado y con la muleta a la vez. Pocos minutos después aparece Ed Sheeran acompañado de Danielle, los chicos de McFly, Little Mix, y Cher Lloyd… ¿¡Cher Lloyd!?
-¿Liam?- le llamo. Él me mira con curiosidad.- ¿Qué hace Cher Lloyd aquí?
-Bueno… Pensamos en darte una sorpresa y hemos invitado a unos cuantos amigos famosos. No te importa, ¿verdad?
-¡Pues claro que no, si Cher me encanta!
Harry me la presenta, y resulta ser más adorable en persona. Alguien me tapa los ojos.
-¿Quién soy?- pregunta la voz de Andy. Yo me echo a reír.
-Mmm… ¿Batman?- sugiero. Escucho sus carcajadas y me giro. Él me abraza.
-¡Felicidades, preciosa!
-¡Muchas gracias, Andy!
-¡Hora de los regaloooooooooooos!- chilla Niall. Se acerca a mí y me coge de la mano.- Ven, siéntate aquí.
Louis coge una silla y la pone en medio de la pista. Me siento en ella y apagan las luces. Me quedo en shock cuando veo lo que aparece en la pantalla. Es un vídeo con felicitaciones.
Mi madre junto a Andrés y mi primo Raúl sentado en el regazo de mi madre.
-Hola, cariño.- me saluda mi madre.- Sólo queríamos felicitarte tu 19 cumpleaños, ya que es el primero que pasas sin nosotros.
-Esperamos que disfrutes de tu día junto a esas otras personas que también te quieren con locura.- continúa Andrés.
-¡Feliz cumpleaños, prima! ¡Te quiero!- se despide mi primo Raúl, y sacude la mano. La pantalla se funde en negro, para un segundo después aparecer mi padre, Lorena, Silvia y mi primo Ricard. Todos me desean un feliz cumpleaños. También salen Sonia, Bea, Laupi, Matilde, Fran, Daniela… Varios amigos y familiares más. Liam y los demás se han encargado de que participe toda mi agenda.
De repente, aparece Justin con Alfredo. Yo suelto una risita.
-¡Felicidades, mejor amiga!- grita Justin.- Siento no haber podido ir a tu fiesta de cumpleaños, pero te aseguro que cuando pueda iré a Londres para haceros una visita. ¡Un beso gigante!
¿Por qué será que no me sorprende ver a Taylor Lautner en pantalla? Él también me felicita con efusividad. Pero el que hace que mis ojos se inunden de lágrimas es cuando aparece mi abuelo muy bien vestido sentado en el sillón que hay en su habitación del hospital.
-¿Cómo estás, cielo?- me saluda. Veo que le cuesta bastante hablar, pero hay una sonrisa grabada en su cara.- Bueno, sólo quería desearte un feliz cumpleaños. Vaya, ya tienes 19. Pero ten algo claro, tú siempre vas a ser esa pequeña renacuaja a la que querré siempre. Felicidades, cariño, te quiero.
La pantalla se funde en negro definitivamente. Las luces se vuelven a encender, y Liam se agacha a mi lado.
-¿Qué te ha parecido?- me pregunta mientras me acaricia la mejilla y quita algunas de mis lágrimas.
-Es… Es… Ha sido… Ha sido precioso, Liam.- susurro. Al final de la frase me falla la voz y Liam me abraza instantáneamente mientras yo sollozo descontroladamente.
-¡Venga, tómate un mojito para que se te pase!- propone Louis. Yo me río débilmente y voy con él a la barra.
-Ahora tocan nuestros regalos individuales.- anuncia Leyre, y me pasa una caja.- Esto es de Harry, y va con un regalo mío.
Yo sonrío y abro la caja. Dentro de ella hay una camiseta de cuadros azul oscura. Es igual a la que llevó Harry en ‘El Hormiguero’. También va acompañada por unos zapatos preciosos.
-¡Guau!- suspiro.- ¡Son geniales, gracias!
Les doy un abrazo a cada uno. Después Niall se acerca con una caja. Dentro de ella hay unas sneakers blancas como las que él suele llevar. Zayn me regala una chaqueta de béisbol morada como de las que tiene miles en su armario, en cuyos hombros están las iniciales ‘LP’. Sandra me regala un dibujo en el que salimos Liam y yo. Sandra siempre ha dibujado de maravilla, por lo que le aseguro colgarlo en la pared de casa. Louis me regala unos cascos para el móvil y una carcasa en la que pone ‘Tommo 17’, como en la camiseta de su equipo de fútbol. Josh y Amanda me regalan otra camisa junto a una chaqueta de cuero perfecta.
-Gracias a todos de verdad, son unos regalos inmejorables.- les digo.
-Falta el mío.- dice Ed. Me giro y veo que viene con su guitarra. Estira los brazos para alcanzármela.- Toma, para ti.
Mis pupilas se dilatan. ¿Pretende Ed Sheeran que me quede con su guitarra? ¿Con ese instrumento con el que consigue hacerme sonreír y hacer felices a muchas personas?
-Oh, no, no, no, no…- empiezo a protestar, y él sacude la cabeza.- Ed, no puedo aceptarla, en serio.
-Sí, sí que puedes y lo vas a hacer.- replica él.- Te regalo mi guitarra y te enseñaré a tocarla. Tengo muchas y esta es de las mejores, así que no te preocupes por mí.
Sé que no va a haber manera de persuadirle, así que abrazo la guitarra con todas mis fuerzas.
-Yo, esto… Joder, muchísimas gracias, Ed.- murmuro, y le doy un cariñoso abrazo.
-¡Ey, queda otro regalo!- exclama Zayn, que me entrega un papel de regalo muy fino, en el que va envuelto un papel.- Este es de todos, lo vamos a disfrutar todos juntos.
Yo les miro con curiosidad antes de abrir el delgado regalo y observar las letras que hay en él.
-¿Y… esto?- inquiero.
-¡Nos vamos a los Alpes a esquiar!- chilla Leyre con una gran sonrisa. Yo levanto la mirada inmediatamente.
-¿Cómo?
-Nos vamos desde el día 18 hasta el 23. Cinco días perfectos en una cabaña en los Alpes franceses para disfrutar todos juntos de la nieve y del esquí.- responde Niall.- ¿No te gusta?
-¡Me parece el mejor plan que podríamos haber organizado, sin ninguna duda!- repongo. La verdad es que no me gusta el esquí, pero Liam me cuenta que no sólo haremos eso, sino que también haremos turismo por los alrededores. Y si es junto a todos, es mejor que nada.
El tiempo pasa con lentitud, para mi agrado. Disfruto de un cumpleaños maravilloso, con todos mis seres queridos y algún que otro ídolo. Los chicos cantan ‘Magic’ y alguna canción más. Cher Lloyd también canta ‘Want U Back’ e intercambiamos nuestros números de teléfono; pero la mejor de todas es la de Ed, que me hace sentar en una silla en el escenario y canta ‘The A Team’ con la guitarra. Resumiendo, el mejor cumpleaños de mi vida.
Y cuando la fiesta termina y cada uno nos vamos a nuestras respectivas casas, Liam y yo finalizamos la noche de la mejor manera posible.



Me despierto pero me quedo muy quieta. Los brazos de Liam me tienen completamente aprisionada, pero no es molesto para nada.
Este momento tan perfecto se ve interrumpido por el tono de llamada de mi móvil. Suspiro pesadamente y me giro hacia él. Me extraña ver una foto de Josh en la pantalla.
-¿Josh? ¿Pasa algo?- pregunto con cautela.
-Laura, me llevo a Amanda a urgencias.- responde.- Se encuentra fatal, creo que es por las copas que tomó ayer pero ya lleva varios días así, y me estoy preocupando. Estamos en el garaje, ¿te esperamos?
-Dame cinco minutos y estoy abajo.- repongo con rapidez.
-¿Ocurre algo?- me pregunta Liam.
-Es Amanda, se encuentra mal y Josh la va a llevar al hospital.- le contesto mientras me levanto y rebusco en el armario. Me visto y me inclino para besar los labios de Liam.- Vuelvo en nada.
-De acuerdo.- acepta él. Yo salgo por la puerta y bajo en el ascensor.
Me encuentro con Josh apoyado en su coche, y mi prima se encuentra en el asiento trasero, tumbada. Nos vamos y llegamos a las urgencias del hospital. Josh rellena un formulario y le hacen varias pruebas sencillas a Amanda. Ahora toca esperar.
Cuarenta minutos después, una mujer vestida con una bata blanca dice en voz alta el nombre de mi prima. Ella, Josh y yo entramos en su consulta.
-Bueno, Amanda…- comienza la doctora.- Ya tenemos los resultados de la prueba.
-¿Y bien…?- le urge Josh.
La doctora termina de hojear los papeles y clava sus ojos en los de Amanda.
-Enhorabuena, Amanda. Estás embarazada de dos semanas.


(Habla Amanda)

Una sacudida me recorre todo el cuerpo. Se me corta la respiración, y la vista se me nubla. Mi mano izquierda se posa involuntariamente sobre mi barriga.
¿Cómo ha podido ocurrir?
[Recuerdo]
Llevaba cuatro meses sin besar a Josh. Hoy por fin le he vuelto a besar, y he vuelto a sentir sus brazos cerrados a mi alrededor.
Estamos en Nueva York, acabamos de aterrizar y ya nos hemos reencontrado. Las lágrimas no paran de bajar por mis mejillas.
-Cariño, no llores.- me pide Josh, aunque él también está en las mismas.
-Cállate y bésame.- le corto, y me apoyo sobre la punta de mis pies para besarle.
Él suelta una risita sobre mis labios, lo que provoca que miles de escalofríos recorran mi espalda.
Después de varios minutos, tenemos que irnos al hotel en el que nos alojamos. Cuando llegamos, vamos directos al restaurante, ya que el viaje nos ha abierto el apetito. En un abrir de ojos, ya es de noche.
Josh y yo estamos tirados sobre la cama de nuestra habitación. Sus labios recorren mi cuello y yo suelto una risita. Me aparto de él y agacho la mirada mientras mis mejillas se encienden.
-Josh…- murmuro.- Nunca lo he hecho.
Sus manos se aferran a las mías y me besa la frente.
-Yo tampoco, cielo.- repone.- Pero tengo claro que es contigo con quien quiero que ocurra por primera vez.
Las ganas me pueden y levanto la cabeza. Mis labios se unen con los suyos, y de repente la ropa empieza a sobrar. Me esperaba que fuera doloroso o incluso molesto, pero no lo es para nada. Es una sensación increíble, la de poder entregarme a la persona que más amo en este mundo.
[Fin del recuerdo]
-Mierda…- murmuro.- No usamos protección…
Josh no responde, se ha quedado de piedra. Mi prima está detrás de mí, boquiabierta. No puedo asimilarlo, me parece algo irreal en todos los sentidos.
Estoy embarazada. Voy a ser madre.
Siempre he tenido muchas ganas de formar una familia… ¿Pero con 19 años? Ni soñarlo. Y ahora que va a ocurrir, se me hace imposible.
-Yo… Esto… No sé qué decir.- murmuro mientras mis ojos se llenan de lágrimas.
-Amanda, no te preocupes por nada. Eres muy joven, por lo que lo más probable es que sea un embarazo de alto riesgo.- dice la doctora.- Vas a tener que seguir una dieta muy estricta y no hacer muchos esfuerzos. Ven la semana que viene y haremos la primera ecografía y hablaremos más a fondo de esto. Ahora ve a tu casa, descansa y asimílalo.
Yo me levanto lentamente. Josh me imita de inmediato, pero no media palabra. Vamos al coche y hacemos todo el camino a casa en completo silencio.
-Bueno… Yo me voy con Liam. Luego me paso a verte.- me dice Laura, y me da un beso en la mejilla.
Josh y yo entramos en nuestro piso. Yo me voy a sentar al sofá, mientras que él se mete en la cocina.
-Josh.- le llamo en voz alta. Su cabeza se asoma por la esquina, vacío de expresión.- No te enfades conmigo, por favor…
Mi voz se rompe al final de la frase, y me echo a llorar sin consuelo. Él se acerca corriendo hacia mí y se pone agachado frente a mí. Me levanta la barbilla con su mano y me hace mirarle.
-Cariño, no estoy enfadado.- repone, y sonríe para tranquilizarme.- Es sólo que… Estoy un poco en shock.
-Sí, yo también.- admito secándome mis lágrimas con el dorso de la mano.
-Pero no te preocupes, ya verás como todo sale bien.- continúa Josh.- Sé que tendríamos que haber esperado, pero ha surgido, así que toca apechugar. La verdad es que… ¿no te emociona? ¡Vamos a ser padres!
Me tomo unos segundos para pensarlo. Sí, me hace ilusión, más de la que pensaba.
Me preparo una ensalada y me la como con lentitud. Por la tarde, llaman al timbre. Yo me levanto y me encuentro de frente con todos.
-¡Mírala, a la futura mamá!- exclama Niall, haciendo que yo me ría con debilidad.
-Qué tonto eres.- le digo.
-Ven aquí.- me pide Liam, abriendo los brazos. Yo sonrío y le devuelvo el abrazo con cariño.- Vamos a estar contigo en todo momento, cualquier cosa que necesites, aquí estaremos.
-Juntos criaremos a ese niño y te ayudaremos a cuidarlo.- continúa Leyre.
De repente, todo queda decidido. Voy a tener a ese bebé, porque sé que todos van a estar a mi lado.


No me ha dado tiempo a escribir más, pero creo que ya pasaban suficientes cosas. Se lo dedico a Blanca, Isabel y Sandra, mis Cupcakes Retrasadas, que esta tarde hemos hecho de todo menos el trabajo de Sociales JAJAJAJAJAJA.
Me he creado una cuenta sobre esta novela y sobre la de Bieber (www.believeiscan.blogspot.com.es), el user es @1DreamcatcherJB.
Ya no os molesto más, que tengo que estudiar Tecnología. El siguiente subiré el domingo, como siempre. Mil gracias por leer, se os quiere.<3

Lali.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free Mustache Black - Pointer Cursors at www.totallyfreecursors.com