sábado, 29 de septiembre de 2012

Capítulo 11

Me conecto al Skype, ya que lo tengo bastante abandonado. Sandra está conectada, así que inicio una videoconferencia con ella.
-¡Lali!- grita ella, tan efusiva como siempre.
-Hola, guapa.- la saludo.
Estamos un rato hablando. Me suena el móvil. Es un mensaje de Niall.
Aquí tienes nuestros Skypes. Ahora nos conectaremos con el mío y el de Liam, por si quieres hablar.
Y seguidos, están sus usuarios de Skype. «irishblond93» y «heyimpayno». No puedo evitar soltar una carcajada.
-¿Quién es? ¿Carter te ha enviado una foto de él desnudo?- dice Sandra con diversión.
Yo parpadeo para quitarme la sorpresa de encima. Agrego sus cuentas a mis contactos.
-Eres una cerda.- resoplo y ella se ríe.- Un amigo me pasaba su Skype.
-¿Amigo?- me acusa Sandra, enarcando las cejas.
Yo suspiro. Voy a contárselo. Al fin y al cabo iba a enterarse de una manera u otra.
-¿Te acuerdas de One Direction?
-¡Como para no hacerlo! He escuchado su disco unas doscientas mil veces... ¿Has visto a Zayn? Tiene un polvazo detrás de otro.
-¡Salvaje!- exclamo riéndome.- Pues mira con quién nos encontramos el otro día.
Me levanto y cojo el marco con la foto que nos hicimos en Richmond. Sandra suelta un respingo.
-¿LES HABÉIS CONOCIDO? CUÉNTAME YA.
Le cuento toda la historia, desde que llegamos a Richmond hasta esta misma tarde. Sandra cada vez escucha con más atención y cada vez le brillan más los ojos.
-… Eso es todo.- concluyo.
Ella chilla un segundo después.
-¡QUÉ FUERTE, SOIS AMIGAS SUYAS! ¿Puedo contárselo a alguien?
-Por ahora no, ya nos las arreglaremos nosotras para contarlo.
-Perfecto... ¡Me los tendrás que presentar!
-Cuando quieras.- le aseguro.
-Tengo que irme. ¡Adiós!- se despide, y cierra la conversación.
Niall me llama y yo respondo, aunque es Liam el que aparece en pantalla.
-Hola, Laura.- dice, con una preciosa sonrisa en la cara.
Hola!- saludo en español con ganas.- Puedes llamarme Lali si quieres. Con toda confianza.
-¿Es tu apodo? Me gusta. ¿Cómo estáis?
-Un poco cansadas. Yo estoy orgullosa porque le he dado una paliza a Harry.- digo con voz malévola. Liam se ríe.
-¡Eso es mentira!- dice Harry, que segundos después se asoma a la cámara.
-Es verdad y lo sabes.- replico.
Harry me saca la lengua y se vuelve a ir.
-Oye, ¿y tú qué haces con el Skype de Niall?- le pregunto a Liam.- Eso es invasión de la privacidad.
Se vuelve a reír.
-Es que lo compartimos todo.- responde.
-¡Menos los calzoncillos!- se oye gritar a Niall desde el baño. Yo me echo a reír.
-¿Con quién hablas, Laura?- pregunta Leyre y abre la puerta de mi habitación.
-Con Liam.- susurro. Ella viene corriendo y se asoma por la cámara.
-¡Hola, Liam!- saluda.
-¿Qué hay, Leyre?- responde él con diversión.
-¿Dónde está Harry?- pregunta ella.
-Espera un momento.- Liam se gira hacia la puerta.- ¡Simba, preguntan por ti!
Se oyen unos pasos por el pasillo, y después cómo se abre una puerta. Los rizos de Harry aparecen de nuevo en pantalla.
-¿Quién…? ¡Ah, hola Leyre!
Ella se sonroja.
-Hola, Harry.- responde con timidez. Yo le doy un codazo en la pierna.
-¿Simba?- inquiero con las cejas alzadas.
-Sí. Louis es el rey de la manada porque es el mayor y Harry es Simba por ser el pequeño.- nos aclara Liam.
-Y también me lo dicen por el pelo, pero ignoradlo.- nos pide Harry.
-Oye, mañana no salimos porque vamos a descansar, pero pasado mañana hemos pensado en ir al parque de atracciones. Josh Devine viene con nosotros. Os apuntáis, ¿no?- propone Niall, que se apoya en el borde de la cama.
-¿Al parque de atracciones?- pregunta Leyre emocionada.
-¡Por mí genial!- añado.
-¡Bien! Entonces, pasado mañana, a las 16:00 en vuestro portal.- resume Niall. Nosotras asentimos.
-Bueno, nos vamos ya. ¡Hasta mañana, chicos!- me despido.
-¡Adiós, chicas!- se despide Niall. Yo cierro el Skype.
-¿Has visto cómo te miraba Liam?- pregunta Leyre en cuanto apago el ordenador.
-Ya empiezas, ¿no?
-Laura, te miraba como un crío en el escaparate de una pastelería.- replica ella. Yo le doy un manotazo en el hombro.
-¡Cállate, anda! Y déjame dormir, tengo sueño.- le doy una patada y ella se cae de la cama, aunque terminamos riéndonos.
-Adiós, Lali.- se despide ella, y me manda un beso con un soplo.
-Hasta mañana, Mochi.- le respondo con el mote que ella tanto odia que usemos, y hago como que agarro su beso y lo tiro a la basura. Ella me saca la lengua y cierra la puerta.
Me pongo el pijama y me meto entre las sábanas.
En ese momento me suena el móvil. Yo veo el nombre de Carter y una foto suya debajo, así que le doy a contestar.
-Hola.- le saludo.
-Laura, tengo que hablar contigo.- me dice con dolor. Yo me siento en la cama.
-¿Estás bien? ¿Ha pasado algo? ¿Quieres que vaya?
-No. Dentro de dos días iré a Londres. Laura... Tengo que volver a Cork.
A mí se me dispara la adrenalina por las venas y los ojos se me llenan de lágrimas.
-¿QUÉ? ¿De visita o...?
-Permanentemente. A mi padre le han ascendido a un puesto fijo en la oficina de Cork y tenemos que volvernos, además de que a mí me aceptaron en el University College de ahí.
-No puede ser, Carter... ¿Cuándo te vas?
-En tres días. He conseguido convencerles de volver a Londres para despedirme de ti. No sabes lo que me está doliendo esto, Laura. No lo sabes.- murmura con voz rota. Yo suelto un sollozo y las lágrimas bajan por mis mejillas.
-Es muy repentino, Carter. Tiene que ser broma.
-No lo es, te lo aseguro. Ojalá lo fuese. Tengo que irme. Nos vemos en dos días.
-Carter...
-Te quiero, nena.
Él cuelga y yo me quedo con el móvil en las manos sin saber si ha sido una pesadilla. Me pellizco el brazo y al ver que no despierto me doy cuenta de que es real. Se va a Cork y no volveremos a vernos hasta vete a saber cuánto tiempo.
Mi lado racional está llorando en un ovillo dentro de mi cabeza, mientras mi lado irracional pega saltos de entusiasmo y me susurra.
Adiós, Carter. Hola, Liam.
Sacudo la cabeza y cojo mis auriculares. Decido no poner el aleatorio, y voy directa a mi lista de reproducción con nombre Up All Night. Dejo que sus voces intenten calmarme pero es casi imposible. Me quedo dormida -tras muchas lágrimas silenciosas- con el solo de Liam en More Than This.

I'm broken, do you hear me?
I'm blinded, because you are everything I see.
I'm dancing alone, I'm praying
that your heart will just turn around.

❝❞

Abro los ojos con lentitud y miro hacia arriba. Me encuentro con la dorada tela de la que están cubiertas las paredes de mi habitación. Mi conversación de ayer con Carter sigue martilleando en mi cabeza.
Me levanto y truco en la puerta del cuarto de Leyre.
-¡Hora de levantarse!- grito con voz cascada.
Me meto en el baño. Me lavo la cara y me peino el pelo. Vuelvo a mi cuarto y justo cuando empezaba a ponerme la ropa de ir por casa, recibo una llamada. Corro hacia el móvil con excitación, deseando que sea Carter diciendo que se queda conmigo.
Me sorprende encontrarme con el número de mi prima Amanda.
-¿Mandy?- respondo, cautelosa.
-¡Prima!
-¿Qué haces llamándome tan temprano?
-Eh, que son las nueve de la mañana, guapa.- replica ella.
-Eso será en hora española.
-No, aquí en Londres.
Eso me despabila por completo.
-¿Cómo que aquí?
Mandy se ríe con ganas.
-¡Sorpresa! Vengo con unos días de adelanto.- grita ella.
Yo sonrío.
-¿Qué? Pero… ¿Dónde estás?
-En el aeropuerto. Acabo de bajar del avión.
Yo me empiezo a poner ropa de calle.
-Dime dónde estás, voy a buscarte.
-En la puerta 3 de la Terminal 3 de Heathrow. Así te acuerdas.
-Vale… No vivimos muy lejos. En media hora como mucho estoy ahí. No te muevas.
-¡Hasta ahora!
Cuelgo y me visto a toda prisa. Cojo lo primero que encuentro en el armario. No me da tiempo a cepillarme el pelo, así que me hago un moño en lo alto de la cabeza.
-¿Pero qué es semejante jaleo?- pregunta Leyre saliendo por la puerta de su habitación con cara de zombi.
-Me voy al aeropuerto. ¡Mi prima, que viene sin avisar!
-¡Te acompaño!- grita ella. Se mete corriendo en el baño y sale cinco minutos después. Entra en su habitación y sale enseguida cambiada de ropa.
Bajamos al portal y llamamos a un taxi que llega a los diez minutos.
Nos metemos en el tráfico, aunque a estas horas no hay casi nadie, y normalmente la gente usa el metro para ir a su trabajo.
-Ayer Carter me llamó antes de irme a dormir.- le digo a Leyre. Ella aparta sus ojos de la ventanilla y los traslada a los míos.
-¿Y eso? ¿Va a quedarse más días en Brighton?
-Tiene que volver a Cork.- respondo. Leyre se queda boquiabierta y yo suelto un suspiro roto.- Si te soy sincera, me lo temía. Sabía que tarde o temprano tendría que volver.
-¿Pero no puede quedarse aquí en Londres haciendo la carrera de Derecho? ¿Contigo?
-Podría pero a su padre le han ascendido y ahora tendrá un puesto fijo en Cork, así que toda su familia vuelve y él irá al University College de ahí.
-¿Cuándo se va?- me pregunta en voz baja. Odio que se compadezcan de mí pero esta vez la entiendo.
-En en dos días. Mañana tiene que venir a Heathrow y de paso se despedirá de nosotras.
-Lo siento muchísimo, Lali.- murmura Leyre cogiéndome de la mano y dándole un apretón.
Yo me encojo de hombros y le sonrío sin enseñar los dientes.
-Lo superaré, como siempre he tenido que hacer.
A los veinticinco minutos llegamos al aeropuerto. Pagamos al taxista y salimos del parking de la Terminal 3. Cojo a Leyre de la mano y nos mezclamos entre la gente que entra y sale por las puertas.
Veo a una chica no muy alta, con el pelo marrón claro y gafas de montura negra. Su cabeza gira de un lado a otro, buscándome. Yo sonrío. En los casi dos años que hace que no la veo no ha cambiado ni un ápice.
La agarro por detrás y ella chilla. Sus ojos verdes se dilatan y chilla aún más fuerte. Nos damos un fortísimo abrazo, llorando como unas crías pequeñas.
-¡LAURA!- solloza Mandy contra mi hombro.
-¡AMANDA!
Me separo de ella y le pongo las manos a ambos lados de la cara.
-No has cambiado nada, pequeña.- le digo.
-¡Pues tú sí! Estás más guapa… ¡Y más alta! ¡Me estás dejando atrás!- dice con su voz aguda.
Leyre me da un apretón en la mano y mi prima se lanza sobre ella.
-¡Leyre! ¡Cuánto tiempo!- exclama.
-¡Sí, hace casi dos años ya! Me alegro un montón de volver a verte, Mandy.
Cojo la maleta que Amanda lleva en la mano. No es muy grande, pero tiene un tamaño considerable.
-¿Cuánto tiempo vas a estar aquí?- pregunta Leyre.
-Diez días. Ojalá pudiera estar más, pero ya vendré más adelante.- responde Mandy.
Llegamos hasta la cola de taxis y nos metemos en el primero que vemos libre. El taxista mete la maleta de Amanda en el maletero para después entrar en el asiento de conductor y arrancar.
Durante el trayecto, mi prima no para de preguntarnos qué tal nos va. Yo le hablo de Carter pero le cuento que tiene que irse a su lugar natal. Mi prima se emociona al desear encontrarse a los chicos por la calle y mientras no para de decir cómo reaccionaría, Leyre y yo intercambiamos una mirada cómplice.
Llegamos al portal. Subimos por el ascensor y entramos en casa. Le preparo la habitación vacía a Amanda y dejamos sus cosas allí.
Vamos al salón y nos pasamos toda la mañana hablando. Vamos a comer a una bocatería y volvemos a casa. Ponemos la película de «Eclipse» en la tele, aunque no le prestamos demasiada atención.
-Oye, prima… Mañana vamos al parque de atracciones con unos amigos. ¿Te quieres venir?- pregunto. Leyre me mira y suelta una risita.
-¿Parque de atracciones? No me gustan mucho las alturas, pero… ¿Por qué no?- se anima Mandy.- ¿Quiénes son vuestros amigos?
Ahora me toca vacilar.
-Unos chicos muy monos. Ya verás, te encantarán.- intento ocultar la risa, pero se me hace casi imposible. Me imagino su cara al tener a Harry y compañía delante.
Ella se ríe despreocupada.
La tarde pasa rápido. En un momento dado me suena el móvil. Miro la pantalla y me levanto instintivamente.
-¿Quién es?- pregunta Mandy.
-Eh… ¡Uno de los amigos que viene mañana con nosotras! Voy a ver qué quiere…
Salgo al pasillo y me meto corriendo en mi habitación. Descuelgo.
-¿Sí?
-Hola, Laura.- suena la voz de Liam. El corazón me golpetea las costillas.
-¿Qué hay, Liam?
-Nada… Me quería asegurar de que mañana al final os venís con nosotros al parque de atracciones.
-Por supuesto, pero mi prima Amanda ha llegado con una semana de adelanto para darme una sorpresa y… Me preguntaba si… No os importaría que viniera con nosotros, ¿no?
-¡Para nada!- responde Liam con amabilidad.- Cuantos más, mejor.
-Venid mejor a las tres y media. Así ella os conoce, y le damos tiempo a asimilarlo.- Él se echa a reír.
-¿Cómo crees que reaccionará?
-Es de lo que tengo miedo porque no tengo ni la más remota idea. Ten por seguro que será más efusiva que nosotras.
-De acuerdo. Me voy, que Niall y Louis han empezado a discutir porque no se deciden a hacer la cena… Hasta mañana, Lali.- se despide Liam.
-Adiós, Liam.- digo, y cuelgo. Suspiro y vuelvo al salón. Mandy me mira con curiosidad y Leyre con excitación.
-Dicen que vendrán a las tres y media a buscarnos.- les informo.
-Perfecto.- acepta Leyre.
Hablamos durante un rato más, cenamos y nos vamos a dormir. Yo aún no tengo sueño, así que cojo una revista y la comienzo a leer tumbada boca abajo en la cama. Pongo el disco de Ed Sheeran de fondo. Un par de golpecitos tímidos en la puerta me interrumpen.
-Adelante.
Mi prima se asoma por la puerta y entra. Lleva una almohada y una manta con ella. Se sienta en mi pequeño sofá de cuero negro.
-Quiero estar contigo, que te he echado demasiado de menos.- me dice. Yo sonrío y le doy un beso en la mejilla.
-¿Cómo van las cosas por ahí? Tu hermano, tu padre, tu madre…
-Todos están genial. Mi hermano me putea, como siempre.- dice con amargura fingida.- He venido desde Madrid. Me pasé a ver a tu madre ayer antes de irme.
Yo me sorprendo al instante.
-¿Y cómo está?
Ella asiente.
-Bien, bien. Estaba con el tío Fernando. Él está pensando en comprarse un hurón pero a tu madre le dan cosa.
Yo me echo a reír.
-Mañana la llamaré.
Volvemos a centrar la atención en la revista. Hay un artículo que me llama particularmente la atención. Los chicos que aparecen como portada me resultan muy familiares.

«Hace pocos días tuve la suerte de compartir una agradable entrevista con este grupo de cinco chicos maravillosos con ganas de comerse el mundo. Nos contaron que están acabando de preparar su próximo disco, pero no conseguimos sacarles el título del mismo. También dijeron que el UAN Tour había sido una gran experiencia y que no podían esperar para volver a viajar, esta vez por todo el mundo.
También nos hablaron sobre sus relaciones sentimentales. Últimamente no tienen tiempo para asentar la cabeza y pensar en ello -y por todos los proyectos que anuncian van a tener menos-, pero tienen ilusión en ello. Zayn y Niall están contentos viviendo en la soltería. Harry recuerda con humor su "rollo" con Caroline Flack. Louis lo dejó hace varias semanas con Eleanor Calder, y por último Liam se dio un tiempo con la bailarina Danielle Peazer por la presión de los viajes. ¿Quién sabe si se les volverá a ver juntos algún día de estos?
        Bridget Martin, para Lights.»

-¿Crees que volverán a salir?- le pregunto a mi prima.
-No creo, si no salió bien en su momento no lo hará nunca.- ella se recuesta en el sofá y cierra los ojos.- Buenas noches, prima.
-Buenas noches.
Me giro y cierro los ojos. Duermo con la idea de que en menos de 24 horas volveré a ver a mis pequeños pero grandes amigos.

❝❞

So get out, get out, get out of my head, and fall into my arms instead.

La voz aguda de mi prima interrumpe mi sueño. Me levanto y salgo al pasillo. Voy a la cocina y me encuentro a Leyre y a Amanda revoloteando por toda la cocina mientras sacan el zumo y la leche de la nevera.
Mandy me ve y se lanza a mis brazos.
-¡PRIMA!- me chilla al oído.
Yo la aparto y me río.
-¿De qué va esto? ¡Me habéis despertado!- me quejo.
-¡Te aguantas!- replica Leyre.
Yo sacudo la cabeza. Me lavo la cara y me pongo una sudadera desgastada y un pantalón de chándal para ir por casa. Desayuno medio dormida, emocionada porque esta misma tarde volveré a ver a los chicos y con un nudo en el estómago por tener que despedirme de Carter.
Decidimos salir a dar un paseo por Londres. Pasamos por al lado del Big Ben, y nos montamos en el London Eye. Las vistas son preciosas. El cielo está azul, algo extraño en Londres, pero está moteado de pequeñas nubecillas blancas, aunque no parece que vaya a llover.
Nos hacemos unas cuantas fotos al lado del Támesis y volvemos a casa. Comemos y vemos una peli para hacer tiempo antes de que los chicos vengan a recogernos.
Yo estoy emocionada por ver la reacción de mi prima cuando vea que nuestros amigos son quienes son. ¿Le pasará como a nosotras, se quedará helada? ¿O quizás se ponga a correr en círculos como una lunática? Era algo inesperado. Me da miedo que se ponga a arrancarle los rizos a Harry, o salte encima del sofá como cuando éramos pequeñas.
El timbre de la puerta de abajo toca antes de lo esperado. Leyre y yo pegamos un bote del sofá.
Nos vamos a cambiar de ropa. Como vamos a ir a un parque de atracciones y no hace mucho frío, opto por lo más sencillo y cómodo que veo. Una camiseta de tirantes negra, unos vaqueros cortos blancos y mis destrozadas Converse negras en las que Carter me escribió el estribillo de Just The Way You Are.
-¡Esperadme aquí, ahora vuelvo!- les grito mientras salgo por la puerta y bajo por las escaleras. Llego al portal y allí están ellos, en toda su brillantez. Mi corazón palpita con fuerza. Abro la puerta.
-¿Qué tal, chicos?- les saludo.
-¡Hola, Laura!- me saluda Niall, que va al frente de los demás.- Te presento a Josh, nuestro batería.- dice, mientras señala a un chico que está al lado de Harry.
Es alto, con el pelo marrón claro, como Louis. Los ojos marrones y de aspecto tímido.
-¡Hola!- me saluda.– Soy Josh, encantado.
Le doy dos besos en las mejillas.
-¿Qué tal? Soy Laura.
-Ah, sí… Liam habla mucho de ti.- dice con una sonrisa maliciosa en el rostro. Liam le pega un puñetazo en la nuca.
No me doy cuenta de lo cuán guapo está.
-No le hagas caso.- me dice con voz tímida.
-Como quieras.- digo.
Él me sonríe, y yo le devuelvo la sonrisa instantáneamente.
-¿Podemos subir ya?- pregunta Zayn.- ¿Ya le has dicho a tu prima quiénes somos?
Yo me muerdo el labio.
-No, así que tened cuidado por si se lanza encima de alguno de vosotros, a veces es muy efusiva.- les aviso.
Entramos en el portal y subimos. La puerta del piso está entreabierta, así que la empujo lentamente.
-Esto parece una peli de miedo…- susurra Niall mientras se ríe.
-¿Mandy?- pregunto inocentemente.
-¡Estoy en el comedor! Oye, Leyre no me deja salir… ¿Qué pasa?- grita desde el salón.
-Por favor, prométeme que vas a estar tranquila.- le digo aunque sé que no va a ser así.
-Claro, pero si no me dices de qué va todo esto no me tranquilizaré.
Suspiro. Ha llegado el momento.
-Venga, pasad.- les susurro a los chicos.
Entramos en el salón, y quedamos a la vista de mi prima. Y el tiempo se detiene.

sábado, 22 de septiembre de 2012

Capítulo 10

Leyre, que está sentada a mi lado, no se da cuenta. Le toco el hombro.
-Leyre.- susurro.
-Dime.
-Gírate hacia la puerta.
-¿Por qué?
-Tú hazlo.- insisto.
Ella me obedece. En cuanto lo hace, se le dilatan las pupilas.
-¡Oh!
El chico rubio se ríe y se acerca.
-¿Qué pasa, Leyre? ¿Has visto un fantasma?- pregunta Niall, burlón.
-Mejor, he visto a Niall Horan.- responde ella con emoción.- ¿No estabais de relax?
-Y lo estamos, hemos venido a comer aquí.
Yo miro a Liam, que está detrás de Niall. Va con esa sonrisa de suficiencia suya, tan arrebatadoramente bonita. Yo se la devuelvo con ganas.
-Los cuadros no me quedan bien.- digo.
Él se ríe.
-Sí que te quedan bien.
-¡HOLA BUENOS DÍAS!- saluda Louis. Se sienta enfrente de Leyre.- Bueno, ¿habéis pedido ya?
-No, os estábamos esperando.- digo, aunque no sea verdad. Louis me guiña un ojo.- ¿Por qué no coméis con nosotras?
Ellos se sientan con nosotras. Liam se sienta al lado mío, y Leyre entre Harry y yo.
Cuando llega la comida, empezamos a comer.
-Bueno… ¿Cómo os fue la entrevista de esta mañana?- pregunto.
-Genial.-  dice Zayn.
-Y tan genial, este se ha puesto a ligar con la chica que nos ha hecho la entrevista.- añade Louis y Zayn sonríe con orgullo.
-¿En serio?- inquiere Leyre.
-Solo un poco.- responde Zayn.
-Y también nos han preguntado si teníamos novias... En fin.
-¿Y qué habéis respondido?
Niall sonríe.
-Tranquila, los cinco estamos solteros.- responde.
-¿No os alegráis o qué?- pregunta Harry, burlón.
Leyre se sonroja.
-¿Por qué tendríamos que hacerlo?
Harry se limita a guiñarle un ojo.
Nos callamos unos minutos para comer. El sonido dominante es el de Niall engullendo su taco. Liam le fulmina con la mirada.
-Niall...
-No empieces, coñazo.- le corta el aludido. Liam aprieta los labios intentando no reírse y Niall nos mira a Leyre y a mí.- Bueno, ¡contadnos algo más sobre vosotras! Nosotros no necesitamos decir nada.
-Pues... No sé, vamos a empezar la universidad en poco, y nos gusta lo típico: leer, escuchar música, el cine...
-A mí me encanta leer, pero no tengo tiempo.- dice Zayn.
-Tú no has cogido un libro en tu vida.- replica Harry. Zayn le lanza una mirada de "cállate".
-Más que tú seguro, niño. En fin, ¿cuáles son vuestros libros favoritos?
-La saga de Crepúsculo.- contesto sin dudar.- Tanto los libros como las películas.
-Vamos a conocer a los actores este año en los VMAs.- añade Liam a mi lado. Yo le miro inmediatamente con envidia en los ojos.- Te conseguiré autógrafos, don't worry.
-Genial.
-¿Y gustos musicales? Seguro que son exquisitos.- dice Louis parpadeando con rapidez. Yo me echo a reír.
-Aparte de One Direction... A mí me gustan Imagine Dragons, Cher Lloyd, Bruno Mars...
-¡Cher Lloyd!- exclama Niall.- Estuvimos con ella en TXF y tuvo un lío con Harry.
-Cállate, Niall.- gruñe Harry.
-¿Es mentira o qué?- replica Liam con burla. El silencio que lo sigue lo confirma.- Pues eso. ¿He oído bien? ¿Bruno Mars?
-Es mi cantante solista favorito.- aclaro.
-Y el mío. Ojalá podamos conocerle en algunos premios.
Cuando terminamos de comer, Niall se recuesta contra el asiento y se palmea la barriga.
-¿Y ahora qué hacemos?- pregunta.
-¿No tenéis otra cosa mejor que hacer?- inquiero.
-Nos gusta salir por ahí como un grupo de amigos normal y conocer gente nueva, hacer nuevas amistades para que cuando nos vayamos de viaje sigamos teniendo a alguien que nos eche de menos aquí.- responde Niall. Es adorable.
-Eso es muy... Muy bonito.- murmura Leyre con una sonrisa nostálgica. Niall se pega un par de puñetazos en el pecho.
-Qué te creías.
-El jefe del barrio.- se burla Zayn. Niall le saca el dedo corazón.
-En fin, ¿qué hacemos ahora?- intervengo después de echarme a reír.
-Tenía pensado ir a jugar al Laser Quest y pegarle una paliza a estos.- dice Harry con desprecio fingido.
-Perdona pero yo estuve en Francia hace varios años y los machaqué a todos en uno de esos.- le replico, desafiante.
-Veamos quien lo hace mejor.- acepta Harry.
Pagamos y salimos al exterior.
-Tío, ¿vamos a ir directos a eso? Dejad que nos baje la comida un poco o si no potaré ahí en medio.- se queja Niall.
-Vale. Vivimos aquí al lado, si queréis vamos a nuestra casa a echar el rato.- propongo. A Leyre le brillan los ojos.
Caminamos hasta nuestro bloque. Leyre abre la puerta ya que yo estoy demasiado ocupada hablando sobre Bruno Mars con Liam.
-¿Vosotros vivís juntos?- pregunta Leyre.
-Sí. Vivimos en un unifamiliar algo alejados del centro. Es el desorden en persona pero cuando nos acostumbremos a este mundillo cada uno nos iremos a nuestra propia casa.- contesta Louis.
-Lo de desorden lo dirás por ti, simpático.- replica Zayn.- Como no te da la gana recoger lo tienes todo hecho un cristo.
-Yo quiero venirme a vivir con Lali, así me hará magdalenas todos los días.- dice Niall, mientras me pasa un brazo por los hombros.
-Sigue soñando.- repongo.- Además, si alguno viene, tendría que cumplir con las tareas del hogar.
-Entonces ya no quiero.- responde Niall.- Yo quiero ser un mantenido.
-Ya lo eres.- replica Harry echándose a reír.
-Deja de hacerme bullying, imbécil. Soy más mayor y más guapo que tú, anda con cuidado.
-¿Más guapo? Deja que me ría. Chicas, ¿cuál pensáis que es más guapo?- nos pregunta Harry mirándonos intensamente con sus ojos verdes. Noto a Leyre ponerse tensa a mi lado.
-Zayn.- respondo señalándole. El aludido, que estaba jugueteando con un hilo de sus vaqueros, me mira con sorpresa para después hacerle un corte de mangas a Harry.
-Te lo tengo dicho, Styles.
-Me has hecho daño, Laura. No te lo perdonaré fácilmente.- resopla Harry aunque lo hace con burla.
Llegamos arriba y les enseñamos el piso.
Cuando llega el turno de nuestras habitaciones, le pongo una mano en el pecho a Louis -que es el que va al frente de los demás- y le detengo.
-No os asustéis por los pósters.- les advierto.
Aún no la tengo muy decorada, pero a pesar de eso me dio vergüenza. Las paredes cubiertas de tela dorada para tener buena acústica, estantes llenos de libros y discos, marcos de fotos en la cómoda y algunos pósters en las paredes.
-Me gusta. Me gusta mucho, en realidad.- comenta Liam paseándose por la habitación.
-¿Este es Carter?- me pregunta Niall cogiendo un marco en el que efectivamente, hay una foto de Carter y yo en la fiesta de graduación.
Yo asiento.
-Es guapo... Se notan las raíces irlandesas. ¿De dónde es exactamente?
-De Cork. Ahí siguen viviendo sus abuelos. Él vive aquí con su padre y su hermana pequeña porque a su padre le hicieron mudarse por cuestiones de trabajo. Le destinan a ciudades diferentes a cada año que pasa.
Liam también mira la foto y sonríe sin enseñar los dientes.
-Hacéis buena pareja... Se os ve felices.- dice. Yo le sonrío igual pero algo se desinfla dentro de mí.
-Resulta cómico verte a ti mismo en las paredes de otra persona.- comenta Zayn.
Harry coge otro marco que hay encima de la cómoda y lo mira. En él se encuentra la foto que nos hicimos todos juntos, ya que la había impreso con el ordenador nada más llegar de Richmond.
-No te has dado prisa ni nada.
Vamos al comedor y les enseñamos la terraza. Todos vuelven a entrar menos Liam, que se apoya de manera casual en la barandilla.
-Bonita casa.- dice con amabilidad.
-Gracias.
-¿Por qué vinisteis a Londres a estudiar?- pregunta de casualidad.
-Porque yo quería huir.- respondo con vergüenza. Creo que puedo confiar en Liam. Él me mira con el ceño fruncido.
-¿Huir? ¿De qué?- pregunta con sorpresa.
-De todo. Lo he pasado muy mal en España. Mis padres viven separados, yo sufrí acoso escolar durante casi dos años, algunas amistades me fallaron... En fin, un cúmulo de cosas.
-Lo siento.- se limita a responder. Yo sacudo la cabeza y sonrío.
-No lo sientas, no es tu culpa.- le animo.
-¿Te animarás si te doy un abrazo?- pregunta con timidez. A mí me sorprende la pregunta pero a la vez me alaga.
-Seguro que sí.- acepto. Él se acerca a mí y me rodea con sus brazos. Yo me relajo al instante.
-Venga, vamos a machacar el ego de Styles.- me dice al oído tras... ¿Segundos? ¿Minutos? Ni lo sé ni me importa.
Yo me echo a reír y asiento. Decidimos salir e ir directos al Laser Quest. Por el camino Harry y yo nos vamos picando.
Antes de llegar, recibo una llamada. Es de mi prima Amanda.
-¡Prima!- grita ella en cuanto descuelgo.
-¡Mandy!
-¿Cómo estás? Tengo unas ganas increíbles de ir a verte. ¡Solo nos quedan 10 días! Iremos a pasear, de compras... ¡Haremos un montón de cosas juntas!- chilla acelerada.
Yo me río.
-¡Frena un poquito! Estamos muy bien. Yo también tengo ganas de verte, muchísimas.
-¿Quién es?- dice Louis. Yo tapo el auricular.
-¡Calla!
-¿Quién es?- repite Mandy con curiosidad.
Ahora me tocaba responder. ¿Qué le digo? ¿Que estoy con su -nuestro- grupo de música favorito, los que tienen millones de fans en el mundo? No se lo diría, no hasta que viniera, sé que no me creería si se lo digo por teléfono. Me toca improvisar.
-Un amigo.
Ella suelta una risita nerviosa.
-¿Carter?
Ahora soy yo la que ríe con nerviosismo, sabiendo que tengo a esa misma persona a pocos pasos de distancia.
-Me tengo que ir, cielo. Luego hablamos.
-¡Vale! ¡Te quiero, pri!- se despide.
-Adiós.- digo, y cuelgo.
-¿Era tu prima Amanda?- pregunta Leyre.
Yo asiento.
-¿Amanda?- pregunta Niall.
-Sí, es mi prima. Me viene a visitar dentro de poco más de una semana. Creo… Le hace mucha ilusión conoceros.- murmuro.
-¡Claro, nos la presentas!- exclama Louis.
En ese momento llegamos al Laser Quest. Entramos y cogemos una partida de 7.
Al final nos toca a Liam, Louis, Leyre y a mí en un grupo y a Zayn, Niall y Harry en otro. Nos miramos con desafío.
-¡Protesto!- exclama Harry señalando a Niall.- Este es un vago y seguro que pierdo por su culpa.
-Que no, te prometo que lo haré bien. Solamente se trata de disparar a los demás, lo he pillado.
-Pero a los de tu equipo no, que te conozco.
Entramos en el laberinto y apagan las luces. Nos metemos corriendo por los pasillos y nos perdemos entre ellos. Al final, Liam y yo perdemos a Louis y Leyre y nos quedamos solos buscando a Harry, Niall y Zayn.
-¿ZAYNIE, DÓNDE ESTÁS?- pregunta Liam divertido.
Le tapo la boca con una mano, pero no sin ocultar una sonrisa.
-¡Calla y pon atención!
En ese mismo momento vemos a Zayn aparecer por una esquina. Le apunto con la pistola y de doy de pleno. Su chaleco se apaga.
-¡Mierda!
Le saco la lengua.
-Si yo te encontrara, te perdonaría la vida y te dejaría escapar.- dice con voz seductora. Yo me río por la manera en la que lo dice, y le guiño un ojo.
Liam me coge de la mano y tira de mí.
-Vamos, busquemos a Louis y Leyre.- susurra.
Suelto un respingo al notar sus dedos entrelazados con los míos. Es una sensación muy agradable. Menos mal que las luces están apagadas, porque no podría ocultar mi sonrojo a plena luz del sol.
Volvemos a meternos por los pasillos. Un par de minutos después, les encontramos sentados en el suelo y mirando por una ventana.
-¿Dónde os habíais metido?- pregunta Leyre, mirando con recelo cómo Liam me agarra de la mano.
-¿Y vosotros?- replica Liam.
-¡Cerrad el pico!- murmura Louis, sacando la pistola por la ventana.
Se ve cómo en el piso de abajo, Zayn y Harry pasan disimuladamente.
Les empezamos a acribillar a "balazos" de láser. Ellos apuntan hacia arriba, pero nosotros nos escondemos.
-¿De dónde ha venido eso?- se oye gritar a Harry.- ¡SALID, COBARDES DE MIERDA!
Nosotros reímos en silencio.
-¡A las escaleras!- indica Zayn. ¡Están en donde esa ventana!
Nosotros salimos corriendo pasillo abajo. Encontramos a Niall y Louis le dispara, pero poco parece importarle.
Suena el timbre que indica el final de la partida. Salimos y nos quitamos los chalecos.
-¡Niall, eres tonto! ¿Por qué narices te separas de nosotros?- se oye quejarse a Zayn. Al segundo, aparecen por la esquina.
Louis empieza a reírse de manera estrafalaria. Harry se lanza sobre él y le suelta un par de collejas.
-Vuelve a reírte y te arranco las pelotas.
Me doy cuenta de que Liam y yo aún vamos cogidos de la mano. Nos miramos con incomodidad y nos soltamos.
-¿Lo habéis pasado bien, chicas?- pregunta Niall.
-Mucho.- dice Leyre, lanzándome una mirada acusadora. Yo le hago un gesto de "no te preocupes", aunque siendo ella, claro que lo hará.
-Ahora vamos a ir a tomar algo, ¿os venís?- continúa Harry.
-Claro.- respondo de inmediato.
Salimos a la calle. Leyre me agarra del brazo y nos ponemos al final, apartadas de los chicos.
-¡Cuéntame ahora mismo lo que ha pasado!- me susurra con emoción.
-¡Nada! Simplemente os hemos perdido y os hemos estado buscando.
Ella pone los ojos en blanco, como si se me escapara lo más obvio.
-Ibais cogiditos de la mano.- aclara. Yo me ruborizo.
-He empezado a picarme con Zayn, pero Liam me ha agarrado para ir a buscaros juntos.
-Ya, claro…- replica ella.
Le doy un manotazo en el hombro.
-No pienses mal, Leyre. Que te conozco mejor que tú misma.
Ella se ríe.
-Claro... ¿Y Carter?
-¿Qué pasa con Carter?- inquiero. Ella me echa «la» mirada y yo resoplo.- Con Carter nada, voy a seguir con él.
Los chicos entran en un bar y nosotras les seguimos. Nos sentamos todos alrededor de una mesa.
Al final ellos se piden unas cervezas menos Leyre, Liam y yo, que tenemos que pedir un refresco. Yo lo hago básicamente para que no piensen mal, y básicamente porque aún tengo 17 años.
Tras una hora ahí sentados, hablando sobre nosotras y sobre su vida tanto antes como después de hacerse famosos, decidimos que es hora de volver a casa. Ya ha empezado a oscurecer.
Aunque yo no tengo ni las más mínimas ganas de irme.
Ellos se dirigen a un flamante Citröen C5 gris. Zayn se mete en el asiento del conductor.
-Pedazo de coche.- murmura Leyre.
-Bueno chicas, nosotros nos vamos ya. Llamadnos algún día de estos, ¿de acuerdo?- dice Louis, animado.
-Por supuesto. Tenéis que conocer a mi prima Amanda. Es un cielo.- digo.
-Claro.
-Ahora voy a conectarme un rato a Skype para hablar con mi hermano, ¿os lo paso por mensaje?- propone Niall. Yo asiento.
-Pues nada… Hasta mañana, chicas.- se despide Liam. Me da un tímido abrazo y un beso en la mejilla y se mete en el coche. Lo mismo hacen los demás chicos.
Harry saca la cabeza por la ventanilla.
Adiós!- grita, y el coche arranca.
Nosotras nos despedimos con la mano mientras el coche desaparece calle abajo.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Capítulo 9

❝LIAM❞

Si lo de esta mañana había sido increíble, esto era impensable. Los gritos, la gente, todo multiplicado por seis.
-A, e, i, o, u… A, e, i, o, u…- gesticula Zayn mientras se mira en el gran espejo del camerino.
Harry está rodeado por tres chicas que le atusan los rizos. Louis revolotea por toda la habitación, despreocupado. Niall tiene la cabeza entre las rodillas, concentrado.
Yo tengo puestos mis inseparables auriculares en las orejas, con la música a tope. Tengo puesto a mi cantante favorito, Bruno Mars. Me pregunto si a Laura también le gustará.
Sé que los chicos han presionado a Laura para hablar de su novio solo para picarme. Y lo han conseguido. He vuelto a llamar a Danielle pero no lo coge. Estoy hecho un lío. Me gusta Laura, lo admito. Las mariposas se agitan en mi estómago, reforzando mi respuesta.
-Chicos, siete minutos.- grita la voz de Paul desde el exterior del camerino.
Yo guardo el móvil. Nos dan unos últimos retoques de maquillaje y salimos.
-A, e, i, o, u…- sigue susurrando Zayn.
-L, a, u, r, a.- me chincha Harry. Yo le doy un codazo.
-L, e, y, r, e.- le respondo, y él se pone rojo.
Suena la canción de introducción.
«Diez, nueve, ocho, siete, seis…» Los fans siguen contando hacia atrás, mientras nosotros subimos las escaleras y nos presentamos ante miles de personas.


El concierto iba como la seda. Habíamos cantado todo el disco, y habíamos hablado con los fans. Las pancartas en las que ponía que nos amaban y querían, cientos y cientos de personas gritando nuestros nombres con ilusión, y agitando las manos para que les saludáramos, nos hacían sonreír de manera constante.
-Bueno, esto ha llegado a su fin.- dice Niall, con la cabeza agachada.
-¡NO!- se niegan las veinte mil personas del estadio.
-¡Vale, vale! Si insistís… ¡Nos queda la última!- dice Harry.
-¡Vamos allá con Stole My Heart!- añade Niall.
Los primeros acordes suenan. Nuestro batería y amigo, Josh Devine, me sonríe para infundirme valor.
Canto mi parte con alegría, y los chicos me acompañan en el estribillo. Al que más se oye de los cinco es a mí, ya que canto pensando en esa chica que se ha convertido en algo muy especial para mí en pocas horas.

Under the lights tonight, 
you turned around, and you stole my heart with just one look.
When I saw your face, I fell in love.
Take a minute, girl, to steal my heart tonight.


La canción termina y los focos se apagan. Nos quedamos en la absoluta oscuridad.
-¡Hasta siempre, y gracias!- se despide Niall.
Nos metemos en el camerino y nos tiramos en los sofás. Louis agarra su botella de agua y se la bebe del tirón.
Josh entra por la puerta y nos fulmina con la mirada.
-Liam, en la última canción te has dejado la garganta. ¿Hay algo que no me hayas dicho aún?- me pregunta.
-Es que iba dedicada a una amiga nuestra.- aclara Zayn, jadeando desde la silla.
Yo asiento sin ganas, agotado.
-¡Bien, por fin lo admites!
-No admito nada. Tú has dicho que se la he dedicado a una amiga, y es la verdad. Repito, amiga.
-No por mucho tiempo.- apostilla Harry. Le doy un manotazo desganado.
-Bueno, pero por lo demás, ¿cómo os habéis visto?- pregunta Josh.
-Ha estado muy bien. Además, hoy el público estaba… Muy eufórico.- responde Harry.
-Es verdad… Todas las entradas estaban vendidas, ¿no?
Josh pone los ojos en blanco.
-¡Y tanto! Tuvieron que poner quinientas entradas más a la venta, y se vendieron en pocos minutos.- repone.
Todos nos quedamos boquiabiertos.
-¡Madre mía! ¡Tenemos récord!- grita Louis.
La cabeza de Paul se asoma por el hueco de la puerta.
-Cinco minutos y nos vamos, chicos.- nos avisa.
Nos cambiamos de camiseta, recogemos nuestras cosas y salimos. Esta vez nos recogen en taxi para no llamar la atención.
En cuanto llegamos a casa, decidimos irnos directos a dormir. Menos Niall, que se prepara un bocadillo.
Me doy una ducha rápida. El agua fría me relaja los músculos agarrotados. Me pongo una camiseta vieja y un pantalón de chándal. Bajo a la cocina a por un vaso de agua mientras me seco el pelo con una toalla.
Me encuentro a Niall apoyado en la encimera, y a Louis frotándole la espalda.
-¿Niall? ¿Estás bien?- pregunto preocupado.
Él suelta un gemido entre dientes.
-Está agotado, el pobre.- me aclara Louis.
-Esto me supera, de verdad.- murmura Niall.- Intento ocultarlo por todos los medios, pero me agota.
Le pongo una mano en el hombro.
-Todos estamos agotados, Nialler. Ahora al principio, tenemos que acostumbrarnos a esto. Es lo que toca.
-Lo sé, lo sé, es sólo que… Joder, echo de menos todo. Con vosotros me olvido, pero hay momentos en los que pienso en la familia, en mis amigos de Mullingar…
-Todos echamos de menos nuestra anterior vida, Nialler. Pero este era nuestro sueño, y ahora que lo hemos cumplido, es un pequeño precio a pagar.- añade Louis.
- Esto es sólo un bajón, nada más. Seguro que con una comilona se te pasa enseguida.- le animo, burlón.
El irlandés sonríe.
-Gracias, chicos.
Me tomo un vaso de agua y subo a mi habitación.
Miro el móvil con indecisión. ¿La llamo? Seguramente a estas horas ya estará durmiendo. Si la despierto, quizás se enfade conmigo.
Decido llamar a otra persona, completamente diferente.
Me sorprende que Danielle coja el teléfono al segundo pitido.
-¿Quién es?
-Yo…
-Hola, Liam.- dice sorprendida.
-¿Cómo estás? Hace días que no sé nada de ti.
-Bien, bien. ¿Y tú?
-Cansado de tanto concierto.
-No me extraña.
Nos quedamos callados unos segundos.
-¿Y aparte de los conciertos, no hacéis nada más?- pregunta ella.
-Ayer estuvimos en Richmond Park y conocimos a unas fans muy simpáticas. Son de España.
-Ah.
-¿Y tú? ¿Qué tal la danza?- le replico.
-Genial. Estamos preparando la actuación de las olimpiadas y el poco tiempo libre que tengo lo uso para dormir.
-Ya… Necesito hablar contigo.
-Oye… Tengo que irme. Un día de estos cuando salga del estudio iré a verte, ¿de acuerdo?
-Genial.
-Adiós.- dice, y cuelga.
Suspiro. No creo que pueda volver con ella. No teniendo a Laura en mi cabeza durante todo el día.
Me acuesto pensando en que mañana empieza una semana de relax.


-La azul o la roja, la azul o la roja…-  va susurrando Louis mientras se pone delante su camiseta azul y la roja.
-Decídete ya, tío, nos quedan 20 minutos para salir.- le apresura Niall.
Louis se gira hacia Harry.
-¿Cuál crees que me queda mejor, cariño?- pregunta con voz seductora.
Harry sonríe.
-La azul realza el color de tus ojos.- responde burlón.
-¡La azul, entonces!- grita Louis, y se mete en su cuarto.
Yo opto por lo de casi siempre: camiseta de cuadros azules, vaqueros grises y mis inseparables Converse rojas. Me peino como siempre y bajo al salón. Todos estaban listos.
Nos vienen a recoger. En el trayecto, Louis y yo echamos una partida de la Nintendo DS.
Cuando llegamos al hotel en el que nos hacen la entrevista, entramos y nos dirigen a un salón de reuniones.
La chica que nos va a entrevistar se llama Bridget: tiene los ojos marrones oscuros, y el pelo de un brillante color rojo. Tiene toda la cara moteada de pequeñas pequitas, y lleva unas grandes gafas negras.
Nos sentamos en una gran mesa.
-¿No hay aperitivos?- se queja Niall.
-Chaval, que acabamos de desayunar.- replico.
-Ya, pero ir en coche me ha abierto el apetito.
Pongo los ojos en blanco.
Bridget carraspea y se pone manos a la obra.
-Perfecto. Entonces empecemos.- comienza, con acento italiano.- Estoy aquí con el grupo del momento, One Direction. ¿Qué tal, chicos?
-Inmejorablemente bien.- saluda Zayn mirándola con intensidad. Ella se sonroja y Niall empieza a toser de manera poco disimulada.
-Bien… ¡Bueno, contadnos! ¿Cómo os está yendo esto de la fama?- pregunta ella tras carraspear.
-Por ahora estamos aún asimilándolo, pero nos va bastante bien.-responde Harry.
Bridget lo apunta en su ordenador.
-¿Sabéis que el disco acaba de entrar en el top 10 de discos más vendidos en el Reino Unido?
Todos nos sorprendemos.
-¿En serio? ¡Bien!
Bridget ríe.
-Bueno, y ahora pasemos a algo más personal… ¿Echáis de menos algo en particular? ¿A alguien?
-Claro. A la familia, a los amigos… Pero siempre les visitamos cuando podemos.- responde Zayn.
-Bien… Y ahora, la pregunta que miles de chicas se están haciendo en estos momentos… ¿Hay alguna chica especial en vuestras vidas, o aún no ha pasado ese tren?
Todos nos quedamos algo tocados. Veo por el rabillo del ojo cómo Zayn se pasa la lengua por los labios y Louis y Niall nos miran de reojo a Harry y a mí.
-¿Zayn?- anima Bridget.
Él se encoge de hombros, aunque responde:
-No, aún no.
Bridget intenta no sonreír.
-¿Louis?
-Estuve hasta hace poco con una chica, pero ya no estoy con nadie.- responde.
Ella teclea rápidamente en su ordenador.
-¿Harry?
El rizos se pone nervioso al instante. No me puedo imaginar cómo me pondré yo cuando me toque.
-Eh… Para nada. Estoy libre.
-¿Liam?- me pregunta.
Yo me quedo en blanco. ¿Qué respondo? No sé si sigo con Danielle, y Laura…
Tomo la decisión tan rápido que Bridget no se da cuenta de mi pausa.
-Yo… No, aún no me ha llegado la oportunidad de conocer a la chica adecuada.
Zayn me mira y asiente, en señal de aprobación.
-Genial… ¿Y tú, Niall?- pregunta.
El aludido sonríe despreocupado.
-No, nadie.
-¿Tenéis tiempo de pensar en empezar una relación?- nos pregunta en general. Ninguno contesta, así que me toca intervenir a mí.
-Por supuesto que nos gustaría encontrar a alguien con quien tener una relación estable, pero con el ajetreo que llevamos no tenemos mucho tiempo.
Bridget nos hace unas cuantas preguntas más y nos despide. Nos vamos -no sin que antes Zayn le escriba su número en un papel- y volvemos a casa.
-Relax.- suspira Niall, mientras corre hacia la cocina.
-¿Y ahora que hacemos?- pregunta Louis.- Yo no tengo ganas de descanar, quiero salir por ahí.
-Y yo.- añade Zayn.
-¡Vamos a comer por ahí!- propone Niall, emocionado.
Todos estamos de acuerdo, y nos preparamos para irnos en unas cuantas horas.

❝LAURA❞

Me desperté a eso de las 8 de la mañana. No tenía sueño, ya que nos acostamos a las nueve de la noche, porque hoy ya nos íbamos del complejo.
Poco antes de las 11, ya estábamos en nuestro piso.
Leyre abre la puerta y entra corriendo. Abraza su ordenador como si la vida le fuera en ello.
-¡Te eché de menos, pequeño!- grita, de manera teatral. Yo me río.
Deshacemos la maleta.
-¿A dónde vamos a comer? No me apetece cocinar.- dice Leyre.
Pienso durante unos instantes.
-¿Y si vamos a Nando’s?- pregunto.- Nunca hemos estado, y le gusta a Niall.
-¡Perfecto!
Nos cambiamos de ropa. Yo me pongo una camiseta de cuadros lilas y negros, vaqueros claros y mis Converse moradas.
Enciendo el ordenador para consultar dónde está el Nando’s más cercano. Carter me dice que va a irse un par de días a Brighton con su familia ya que le llamaron para que fuese con urgencia.
Salimos a la calle y nos dirigimos hacia el restaurante. Nos sentamos en una mesa y nos traen las bebidas mientras esperamos para pedir.
En mi móvil suena el sonido de mensaje.
Lo abro y lo miro. Los ojos se me abren de par en par.
El mensaje es de Liam.

Los cuadros te sientan bien.

Mantengo la calma. Miro de reojo el servilletero, en el que se refleja la puerta. En él veo reflejado al grupo de cinco chicos que acaba de entrar.
Free Mustache Black - Pointer Cursors at www.totallyfreecursors.com