lunes, 31 de diciembre de 2012

Nota:

VAS HAPPENIN'?
Hoy no subo capítulo (subiré mañana, seguramente), hoy sólo me conecto para desearos a mis lectores un muy feliz comienzo del año 2013. Que lo disfrutéis. 
Este ha sido un año increíble para nuestros chicos. Han ganado premios, estrenado documental, Tour por América, nuevo disco, debut en el Madison Square Garden. Ha sido un año lleno de alegría, sonrisas y lágrimas. Yo he estado en todos sus momentos, buenos y malos. Ha sido mi primer año entero como Directioner, y ni mucho menos va a ser el último.
Y a vosotros, gracias por estar acompañándome en esta aventura, si no fuera por vosotros ya habría dejado de escribir. Espero que aunque comience un nuevo año, sigáis a mi lado en esta historia, porque aún me queda para un buen rato. Terminad las Navidades con felicidades, espero que el año empiece bien para todos vosotros. ¡Un beso muuuuuuuuuuuuuuuuy grande, y feliz año nuevo!

Lali.





sábado, 29 de diciembre de 2012

Capítulo 27: VMA's.


Le aprieto la mano a Zayn, y él sonríe para infundirme valor.
-Chica, si ya tienes uno, y en la muñeca, que es más doloroso.- me dice. Yo sonrío débilmente.
-Lo sé, pero es que… Éste es para Liam, lo que me pone de los nervios… ¿Crees que le gustará?
-¿Qué su chica se tatúe su nombre? No le gustará, flipará en colores. Ya lo estoy viendo emocionado y todo.- los dos nos reímos.
Entonces, llega el tatuador. Es un hombre de unos cincuenta años, con el pelo blanco y una larga perilla. Lleva unas gafas oscuras, piercings en las orejas y una camiseta de manga corta negra, que deja al descubierto sus brazos, completamente ocultos bajo tanto tatuaje.
-Así que… ¿Esta es tu nueva chica, Zaynie?- le pregunta el hombre a Zayn.
-No, Jack. Es mi cuñada. Es la novia de Liam, mi compañero del grupo.- responde Zayn.
-Vale… Entonces, ¿lo quieres aquí, preciosa?- me pregunta, señalándome la zona derecha de mi cintura, debajo de mi ombligo. Yo asiento.- Perfecto.
Me estremezco al escuchar el latigazo del impacto de los guantes cuando se los pone, y el sonido de la pluma al encenderse. Zayn se ríe de mi expresión y me vuelve a apretar la mano.
Empiezo a notar cosquillas sobre mi barriga, y cierro los ojos con fuerza. Jack ha puesto a Paramore de fondo, así que me concentro en la canción. Hasta que noto una palmadita en mi barriga y abro los ojos lentamente.
-Listo, preciosa.- me dice Jack, sonriendo. Yo miro hacia abajo y no me lo puedo creer: la inicial de nuestros nombres, grabada para siempre sobre mi piel, con una letra alargada y fina. Por un momento me recuerda a la caligrafía de mi abuelo. Sonrío mientras lo acaricio.
.
-Es… precioso…- susurro.
Me bajo la camiseta y me levanto. Noto un leve picor en mi cintura, pero es similar al de cuando me hice el símbolo del infinito en la muñeca, así que no me preocupo.
Yo saco la cartera de mi bolsillo y Zayn me detiene.
-¿Qué haces?- me pregunta.
-Mmm… ¿pagar?- respondo irónica.
Jack sacude la cabeza.
-¡Tranquila, guapa, a este invita la casa! Es el primero, y espero que no sea el último. Me gustaría volver a verte por aquí.- me dice. Yo sonrío.
-Muchas gracias, Jack.
Salimos y Paul nos deja en un videoclub cercano al centro de tatuajes. Zayn y yo empezamos a hojear los DVD’s de las estanterías.
-Gracias por acompañarme, Zayn. Quería que fuera una sorpresa para Liam.- le digo. Él me pasa un brazo por los hombros.
-No hay de qué. Yo ya he venido aquí, y Jack es una máquina tatuando.- gira su brazo para dejarme a la vista su tatuaje de un micrófono.- Tenemos que volver, ¿eh?
-Claro.
Cogemos tres películas y varios sobres gigantes de palomitas. Paul nos lleva de vuelta al hotel, y nos encontramos a los demás en el bar de la piscina. Me siento en el regazo de Liam y le doy un beso en el cuello.
-¿Qué pelis habéis escogido?- pregunta. Yo le paso la bolsa y saco una de las películas. Él sonríe.- ¡’’Sin Salida’’, con Taylor Lautner! ¡Perfecto!
-Sabía que te gustaría.- le digo.
-¿Venís a daros un baño?- pregunta Harry. Entonces me doy cuenta de que Louis, Niall y Leyre están dentro de la piscina, haciéndose aguadillas unos a otros.
Yo niego enérgicamente.
-No me apetece ahora.- le respondo. Voy a la barra y me pido un granizado de limón. Vuelvo a la mesa.
-¿Cuáles son las otras dos pelis?- pregunta Harry, después de revolverme el pelo.
-Eh… ‘’Los juegos del hambre’’ y ‘’Ted’’.- responde Zayn, sacudiendo la bolsa que hay encima de la mesa.
-¡Guay!- grita Louis, que ha salido de la piscina y se empieza a sacudir delante de nosotros, salpicándonos.
-¡Louis, tío!- exclama Harry, sacudiéndose el pelo, ahora empapado por culpa de Louis.
Se nos hace tarde y vamos a comer. Después, los chicos se van a una firma de discos a una calle de aquí, así que en poco más de una hora están de vuelta. Nos vamos a la sala de proyecciones y nos pasamos la tarde viendo las películas. Cada vez que sale Taylor Lautner, Leyre y yo chillamos y Liam se echa a reír, dándome a entender que en veinticuatro horas le veré en persona.
Terminamos de ver las pelis y vamos a cenar. Nos vamos a dormir pronto, ya que mañana será un día muy, muy largo. Pero antes de eso, voy a los baños del hotel, con Liam tirando de mí.
Él sonríe, pero pone los ojos en blanco.
-Laura… sé que tú y Zayn me estáis ocultando algo. ¿Qué más habéis ido a hacer esta mañana?- me pregunta con astucia.
Yo me sonrojo y bajo la mirada.
-Era una sorpresa, pero…- murmuro. Me levanto un poco la camiseta y le dejo al descubierto mi nuevo tatuaje. Me vuelvo para mirarle y veo que sonríe, pero en sus ojos hay sorpresa y emoción. No se lo esperaba.- ¿Te gusta?
Él se acerca a mí y me rodea entre sus brazos.
-Te quiero.- se limita a responderme. Me da un beso y yo enrosco mis brazos en torno a su cuello. En ese momento, entra Niall en el baño y nos fulmina con la mirada.
-Parejita, Paul os busca.- nos dice. Yo pongo los ojos en blanco y subimos a nuestro piso. Le vuelvo a dar un beso a Liam y me meto en nuestra habitación para dormir.
O por lo menos, a intentar dormir, porque sé que mañana conoceré a personas que creía de otro planeta.



Abro los ojos de golpe. Me encuentro a Leyre dando vueltas por la habitación, y casi parece un borrón de lo rápido que se mueve. Salgo de la cama de un salto y le doy un abrazo.
-O te tranquilizas, o te pego un suprazo en la cara.- le amenazo. Ella se ríe histéricamente y me mira con los ojos brillantes.
Bajamos a desayunar, aunque no probamos bocado. Mientras los chicos se van a ensayar para esta noche, Leyre y yo continuamos con el trabajo. De vez en cuando miro en mi Twitter y veo fotos de los chicos en los ensayos, y sonrío. También sigo de vuelta a algunas Directioners que me lo piden. También twitteo:
Estoy muuuy nerviosa. ¡Esta noche voy a ir a los VMA’s y veré a un montón de famosos en persona!
Los chicos vuelven y vamos a intentar comer. Yo tengo el estómago cerrado a causa de los nervios.
Niall no parece estar nervioso ni afectado, porque se está zampando medio buffet él solo.
-¿En serio que no queréis nada, chicas?- pregunta Liam mientras me acaricia la espalda.
-No puedo casi ni hablar de los nervios, así que ya ves…- le respondo entrecortadamente. Él me da un beso y me intenta tranquilizar, pero no lo consigue.
Después llegan los maquilladores, Lou y Lux incluidas. Ver y abrazar a mi nueva y pequeña amiga me tranquiliza. Al final resulta que Lou ha decidido prepararnos a nosotras, así que nos vamos a nuestra habitación, y mientras la compañera de Lou le alisa el pelo a Leyre, Lou me maquilla. Lux juguetea sobre mi regazo con su elefantito de peluche.
-¿Estás nerviosa, cielo?- me pregunta Lou, al ver cómo no paro de mover la pierna.- ¡Relájate, va a ser una noche inolvidable!
Lou me ondula el pelo y después me ayuda a ponerme el vestido. Me miro al espejo, y por una vez en toda mi vida, me siento guapa.
-¡Venid, que os hago una foto!- exclama Lou. Yo le paso mi móvil y Leyre y yo sonreímos. Lou nos hace la foto y me vuelve a dar el móvil. Yo lo meto en el pequeño bolso negro. También me pongo mi collar con el símbolo de 1D y una pulsera plateada en la que pone ‘’Payne’’.
Cuando ya estamos listas, bajamos al vestíbulo. Los chicos ya están allí, trajeados. Se me cae la mandíbula hasta el suelo al verles tan… tan… ¿perfectos?
Liam se gira y clava en mí su mirada. Yo me sonrojo y a él se le escapa un silbido.
-Guau…- murmura. Se acerca a mí.- Estás preciosa.
-Tú estás… muy…- intento contestarle, pero no puedo. Me atasco y me siento estúpida. ¡Como me pase lo mismo cuando tenga a Robert delante, me moriré de vergüenza!
Liam se ríe y me coge de la mano, y me da un apretón.
-Prométeme que vas a estar conmigo en todo momento.- le pido en un susurro.
-Vamos a estar juntos siempre.- me responde. Salimos a la calle y nos subimos a la furgoneta, seguidos por dos coches de seguridad.
Unos minutos después, llegamos al recinto del evento. Paul para la furgoneta y se gira hacia nosotros.
-Chicas, vosotras salid por el maletero. Unos cuantos escoltas y yo os acompañamos hasta los camerinos. Vosotros salid con normalidad.
Todos asentimos. Yo respiro hondo y le doy a Liam un beso.
-Tranquila.- me dice.
-Imposible.- le contradigo. La puerta del maletero se abre y nosotras salimos. Tres guardaespaldas nos rodean, y Paul se une a nosotras. Nos pasa las acreditaciones.
Pasamos por detrás del photocall y unas cuantas fans se giran hacia nosotras. Empiezan a chillar como unas locas.
-¡Laura, Leyre!- gritan unas.
-Paul, déjanos acercarnos, anda.- le suplica Leyre. Paul asiente y nos acompaña hasta ellas.
Después de aceptarles unos cuantos cumplidos y hacernos unas fotos con ellas, continuamos avanzando y llegamos a la entrada. Le mostramos nuestras acreditaciones a los guardias y ellos nos abren la puerta. Entramos y nos quedamos parados.
Por la puerta de al lado entra una chica alta y rubia rodeada por cinco guardaespaldas. Paul se acerca a ella y le da un beso en la mejilla.
-Taylor, ¿cómo estás?- la saluda.
-¡Paul! Me alegro de volver a verte.- exclama ella, con esa voz tan dulce que tiene.
-Ven, quiero presentarte a alguien.- le dice Paul. Se acercan a nosotras, que vamos cogidas de la mano por los nervios.- Mira, esta es Leyre, la novia de Harry.- continúa, señalando a Leyre.- Y esta es Laura, la novia de Liam.
-Hola, chicas.- nos saluda Taylor. Nos da dos besos en las mejillas a cada una.
-Ho-ho-hola.- tartamudea Leyre.
-Es un placer conocerte, Taylor.- le digo yo.- De verdad, te admiro muchísimo, tu música es simplemente genial, eres guapísima, y…- ya me callo, porque me empieza a subir un sollozo por la garganta, y no quiero soltarlo. Respiro hondo y trago saliva.- ¿Podrías hacerte una foto conmigo?
Ella se echa a reír.
-¡Claro!
Abro el bolso y saco mi móvil. Se lo paso a Paul. Me pongo al lado de Taylor y sonrío abiertamente. Paul nos hace la foto y me vuelve a pasar el móvil y miro la pantalla.
-Muchas gracias, Taylor.- murmuro.
-Un placer, chicas. ¡Luego nos vemos!- se vuelve a marchar con sus guardaespaldas.
Unos segundos después, la puerta se vuelve a abrir y aparecen los chicos. Yo me lanzo a los brazos de Liam.
-¡Liam, acabo de conocer a Taylor Swift!- le grito.
Él se ríe y me abraza.
-Acaba de llegar el coche con los actores de la Saga Crepúsculo.- me informa Zayn, con una sonrisa picarona.- Vienen Taylor, Robert, Peter, Jackson, Elizabeth, Kellan, Nikki y Wick.
Yo me quedo paralizada. Jacob, Edward, Carlisle, Jasper, Esme, Emmett, Rosalie y el productor de las películas. Es más de lo que podía imaginar.
-Pues venga, vámonos a los camerinos, que esto se va a llenar de gente.- dice Paul. Yo le miro con súplica y él se ríe.- Tranquila, Laura, luego les podrás ver con más calma.
Nos vamos por el pasillo y entramos en el camerino. Lou y Lux nos esperan. Mientras Lou termina de retocar a los chicos, Leyre y yo nos abrazamos a Lux.
Cuando estamos listos, salimos y nos dirigimos a la entrada del recinto. Liam me coge de la mano y me sonríe. Yo le devuelvo la sonrisa con debilidad. En la puerta hay unos cuantos paparazzis y nos sacan fotos entrando, pero poco me importa.
Abrimos la puerta y me quedo flipando. Es gigantesco. Puede albergar a… ¿cuántas, 125.000 personas? Bajamos por las escaleras y nos sentamos en una fila a la mitad. Paul se sienta al final del todo; a su derecha Leyre, y yo me siento entre ella y Liam. Me empieza a dar otra vez el tic nervioso, y veo que Liam está en las mismas.
La gala empieza y Leyre y yo nos lo pasamos de miedo. La actuación de Rihanna es increíble, y Kevin Hart es muy gracioso. Cuando llega el turno del premio al mejor vídeo musical y sale WMYB en las pantallas, Leyre y yo chillamos como unas locas, y los chicos se echan a reír.
-Y el premio al mejor vídeo musical es para…- comienza Katy Perry, que por cierto está guapísima.- ¡One Direction y WMYB!
Los chicos gritan y se levantan. Se funden en un fuerte abrazo que hace que las lágrimas empiecen a caer por mis mejillas. Liam se gira levemente hacia mí y me aprieta la mano. Ellos empiezan a bajar la escalera y llegan al escenario. Recogen el premio, que se rompe, y Katy les pasa el micrófono para que digan unas palabras.
-Vaya, no tenemos en nuestras manos el premio ni tres segundos y ya lo hemos roto…- comienza Liam.
Todos agradecen a la productora, a las fans, y algo que no nos esperábamos ni Leyre ni yo…
-Y sobretodo queremos agradecerles a Leyre y Laura el estar apoyándonos en todo momento y empujarnos hacia delante cuando nos atascamos. Os queremos, de verdad.- dice Liam, levantando el premio.- ¡Gracias a todos!
Todo el recinto rompe en aplausos y ellos suben de nuevo las escaleras. Llegan hasta nuestra fila y se sientan en las butacas. Le doy un beso en la mejilla a Liam.
-Eres increíble.- le digo. Él se limita a sonreír.
La gala avanza y cada vez resulta más impactante. Alicia Keys es genial y yo no puedo hacer más que emocionarme con su increíble voz.
Los chicos se empiezan a levantar mientras hacen un intermedio.
-¿A dónde vais?- le susurro a Liam.
-A cambiarnos de ropa.- me responde.- Ahora nos toca cantar a nosotros.
Yo me levanto y le doy un beso.
-Lo vais a hacer increíblemente bien, ya verás.- le animo.
Ellos se van y Kevin Hart vuelve a hacer sus chorradas. En la pantalla salen ellos por la parte de detrás del escenario, y subiéndose a una gran plataforma, que empieza a elevarse. Unos segundos después, aparecen en el escenario. Leyre y yo volvemos a gritar y cantamos One Thing a voz en grito, ignorando el mundo, sólo concentradas en ellos y en que están cumpliendo su sueño. Y ahora nosotras también formamos parte de él.
La canción termina y aplaudimos tanto que terminan por dolernos las manos. A los cinco minutos, vuelven a estar a nuestro lado.
-¡Ha sido genial, chicos!- exclama Leyre.
Entonces en el escenario aparecen ellos. Taylor, Robert y todo el elenco de la Saga Crepúsculo. Me quedo petrificada en el sitio y suelto un grito ahogado. Ponen en las pantallas un avance exclusivo de Amanecer Parte 2, y yo me quedo completamente impactada. También actúan Pink, Green Day… Y también salen al escenario Demi Lovato, Rita Ora y The Wanted.
La actuación final es de Taylor Swift, y yo me lo paso genial. La gala termina y nosotros salimos al pasillo.
-Paul, ve a buscar a Robert y los demás.- le pide Liam a Paul. Éste se va por el pasillo, y al minuto vuelve acompañado por un chico moreno, de pelo negro y una sonrisa blanca y radiante. Es él, Taylor Lautner, por segunda vez le tengo a escasos tres pasos de mí. Me quedo de piedra.
Llegan hasta nosotros y Liam y Taylor se dan un abrazo.
-¡Liam! ¿Cómo estás, tío?- exclama Taylor.
-¡Genial! Mira, te presento a mi novia, Laura. Es la mayor fan de la Saga.- me pasa un brazo por la cintura y me deja frente a Taylor.
Yo no sé qué decir ni hacer. Estoy completamente en blanco. En la premiere él me firmó el póster y se fue, ya que había muchísima gente a la que atender. ¿Qué hago?
-Taylor…- susurro. ¡Parezco estúpida! Él se echa a reír y me abraza. Yo le paso mis brazos por los hombros y las lágrimas empiezan a caer por mis mejillas.- Taylor…
Delante de mí veo cómo se acercan los demás actores. Están todos increíbles, guapísimos, como si fueran de otro mundo, demasiado perfectos para ser reales.
Suelto un grito, ya que no puedo seguir guardándomelo dentro, y Taylor me mira sobresaltado. Yo paro en seco y me sonrojo.
-Pe-pe-pe-perdón, es que estoy muy nerviosa.- balbuceo. Taylor se echa a reír.
-No pasa nada, nos suele ocurrir.- me responde, con esa voz tan increíblemente sexy.
Se va a presentar a Leyre, que casi se cae al suelo y la tiene que sujetar junto a Harry. Llegan Robert y los demás. Yo me escondo en el costado de Liam y empiezo a jadear.
-Dios mío… esto es… es demasiado para mí…- respiro entrecortadamente. Liam me acaricia la espalda. Yo respiro hondo y me vuelvo a girar hacia Robert. Mi actor favorito. Es tan… ¿perfecto? Sí, esa es la palabra que le va al dedillo. Me acerco lentamente a él y le abrazo.- Es… increíble.
Me separo de él y le miro a esos ojos claros que tanto me gustan.
-Te estuve viendo en Barcelona para la premiere de Amanecer 1. Estuviste increíble. De verdad.- les miro a todos.- Sois increíbles, de verdad, la Saga me ha llegado al corazón como ninguna, me encanta desde hace tres años y…- empiezo a sollozar de nuevo.
Robert se echa a reír. Esa risa que siempre me ha provocado que me lata el corazón a cincuenta mil por hora.
-Li-li-li-Liam, hazme una foto con ellos, por favor.- susurro. Saco el móvil de mi bolso y se lo paso.- ¡Leyre!- grito. Me acerco a ella y la cojo del brazo. Nos ponemos entre todos los actores y sonreímos automáticamente. Liam saca unas cuantas fotos por si acaso.
Después me hago una foto sólo con Robert, algo que llevo soñando desde hace casi tres años. Y otra sólo con Taylor. Son los dos tan guapos que me siento como una intrusa, como si no encajara en este lugar lleno de personas perfectas.
-Nos tenemos que ir ya.- dice Peter Facinelli, después de hacerse una foto conmigo y con Leyre.- Ha sido un placer inmenso, chicas.
-Liam, si volvéis a LÁ avisadme.- comenta Taylor.- Vuestras chicas son geniales.
-Claro, Taylor.- responde Liam.- Os venís ahora a la fiesta, ¿no?
-¿Fiesta?- pregunto yo.- ¿Qué fiesta?
Liam sonríe.
-Hemos organizado una fiesta para celebrar nuestros premios.
-Por supuesto que vamos.- añade Taylor.- Será divertido.
Ellos se van. Leyre y yo nos volvemos a quedar a solas con los chicos. Abrazo a Liam con todas mis fuerzas.
-Gracias.- le susurro al oído. Él me estrecha fuerte.
-Bueno…- resopla Zayn. Me giro hacia él y ve que por el otro lado del pasillo se acerca un grupo de cinco chicos rodeados de unos de seguridad.- Yo me voy, no quiero problemas. Os esperamos en el camerino.
Todos se van, incluida Leyre, y me dejan a solas con Liam y The Wanted.
-¿Qué hay, Liam?- pregunta Nathan formalmente.
-Hola, chicos.- le responde Liam con educación. Yo suspiro al ver que no hay demasiada tirantez entre ellos.- Os presento a mi novia, Laura. Es fan vuestra y quería conoceros.
Yo les saludo, pero no soy tan efusiva como con Taylor o Robert. Me hago unas cuantas fotos con ellos y se van. Vamos hacia el camerino con los demás.
-Ya está.- anuncia Liam.
-¿Y bien? ¿No te han soltado ninguna de sus paridas o se han comportado al ver a una chica delante de ellos?- pregunta Zayn con ironía.
-Zayn…- le murmuro. No me gusta el tono zumbón que utiliza. Él me saca la lengua.
Salimos afuera y por el camino nos encontramos con Demi Lovato y Alicia Keys. Me hago fotos con las dos, por supuesto. Cuando ya se despeja la zona, los chicos salen a hacerse unas fotos con los premios. Leyre y yo salimos y nos metemos en la furgoneta, y a los pocos minutos llegan nuestros chicos. Paul arranca, pero vamos en dirección contraria al hotel.
Aparca delante de un gran local con luces azules, que lo hace parecer de hielo. Paul dice nuestros nombres al hombre de seguridad y él los comprueba en la lista. Pasamos y entramos en una gran sala, con una pista de baile gigantesca, una barra con unos cuantos camareros en un lateral, unos cuantos sofás y mesas esparcidos por los bordes de la sala y en el lado contrario un mini escenario con una mesa de mezclas. Zayn se acerca corriendo y se pone los cascos.
En uno de los sofás ya están sentados los actores de la Saga Crepúsculo, que se han cambiado de ropa. En otro está Taylor Swift con Carly Rae Jepsen. Poco después llega Demi Lovato y se une a ellas.
Nosotros siete nos vamos a la barra. Yo me pido un mojito, para empezar la noche con fuerza. Le echo un gran trago.
Niall silba después de beber un trago de su vodka con CocaCola.
-Guau, Lali, tú apuestas fuerte, ¿eh?- me pregunta. Yo sonrío.
Zayn sigue poniendo música en la mesa y algunas personas que hay también aquí bailan al ritmo de la música.
-Es una pena que Justin no haya venido.- comento.
Liam y Niall sonríen.
-Sí… Bueno, para otra ocasión.- repone Louis.
Cuando me termino la bebida, Leyre me coge de la mano y nos ponemos en medio de la pista. Bailamos como unas locas, y los chicos se unen a nosotras. Liam me coge de la cintura y me atrae hacia él.
-¿Cómo lo estás pasando?- me pregunta.
-Está siendo la mejor noche de mi vida.- le respondo con total sinceridad. Me acerco a él para darle un beso, pero de repente Zayn pone la canción de ‘’Beauty And A Beat’’ y yo pego un grito. Agarro a Niall del brazo y nos ponemos a cantar a Justin gritando, como dos fans enloquecidos.
-¡Laura!- exclama alguien detrás de mí. Me giro y me encuentro con los irresistibles ojos de Taylor Lautner.- ¡Ven, te invito a una copa!
Yo no puedo hacer más que aceptar. Cojo a Liam de la mano y los tres vamos a la barra. Me tomo lo de antes mientras hablo por los codos con Taylor, diciéndole que me hubiera encantado asistir al rodaje de Amanecer. Liam y él no paran de hacer coñas, y yo sonrío como una tonta, temiendo que de un momento a otro se me rompan las mejillas.
-Va, Liam, tío…- se queja Taylor después de pedir una segunda ronda.- Sólo una copa, no te va a matar.
Liam sacude la cabeza.
-No… Hace poco que me vuelve a funcionar el riñón y no quiero sobrecargarlo tan pronto.- responde. Yo le acerco mi copa de mojito a los labios.
-Veeeeeeenga, sólo un traguito.- canturreo. Él hace una mueca, pero le da un trago.- ¡Ese es mi chico!
No le pido que tome más, porque no quiero arriesgar su salud, ni muchísimo menos.
La noche continúa y no paramos. Zayn deja la mesa de mezclas en manos de Harry y Leyre, y vamos otra vez hacia la barra.
-Dos chupitos.- dice Zayn. Al momento tenemos delante unos vasitos con vodka.- ¡Por nosotros!- grita, y chocamos los vasitos.
Me tomo el chupito de un trago y noto cómo el calor del alcohol corre por mis venas. Me empieza a latir la cabeza, pero no me importa. Volvemos a tomarnos otro chupito y volvemos a la pista.
-¿No estás bebiendo mucho?- me pregunta Liam con preocupación. Yo niego con la cabeza.
Subo al pequeño escenario y le cojo los cascos a Harry. Me pongo delante del micrófono junto a Leyre.
-Queremos dedicarle esta canción a nuestros chicos. Zayn, Louis, Liam, Harry, Niall, gracias por ser como sois. Os queremos.- digo. Me acerco al ordenador y busco la canción. Al segundo, empieza a sonar ‘’It Will Rain’’.
Bajamos del escenario y me acerco a Liam, que sonríe. Me estrecha entre sus brazos y le beso, mientras nuestra canción sigue sonando de fondo. Ojalá estuviéramos en nuestra casa en Londres…
La noche avanza y yo la disfruto como una niña. No paro de hacerme fotos con Leyre, con Taylor Lautner, que en persona es muchísimo más adorable de lo que parece, con Robert, y sobretodo con los chicos, que aunque sean personas habituales en mi vida, nunca me cansaré de hacerme fotos con ellos, porque quiero guardar cada segundo que esté a su lado como si de un tesoro se tratara.
Se nos hacen cerca de las tres de la mañana, y Paul se acerca a nosotros, que estamos sentados en uno de los sofás. Yo estoy acurrucada al lado de Liam, con un vaso de mojito entre las manos.
-Chicos, hora de irse.- nos dice. No oponemos resistencia. Niall se empieza a tambalear de un lado a otro y se ríe histéricamente.
Me voy a despedir de Taylor y Robert, y salimos al exterior. Nos subimos a la furgoneta y volvemos al hotel. Le doy un apresurado beso a Liam, y entonces casi me caigo al suelo.
-Uy…- susurro. Después suelto una risita.
Liam hace una mueca y le dice algo a Paul en el oído, a lo que él asiente. Liam me acompaña a la habitación y me hace tumbarme en la cama.
-Has bebido mucho.- no lo dice con tono enfadado, si no como preocupado.
-Que nooooooo…- murmuro. Él sacude la cabeza. Me ayuda a quitarme el vestido y me pone el pijama, mientras yo estoy roja como un tomate. Me arropa con la manta y se sienta a mi lado.
-¿Mañana qué haremos?- pregunto medio dormida.
No escucho lo que me responde, porque me duermo.


Pues nada, aquí lo tenéis, el 27. Es muuuuuy largo, me he enrollado muchísimo, pero bueno, así mejor ¿no? En el próximo, ocurre algo muy inesperado, y Liam y Laura tiene su primera pelea... CHACHACHACHAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAN! Os dejo con la intriga poco tiempo, ya que el próximo lo subiré el lunes o el martes :3
Me tenéis en Twitter all day, all night, como DJ Malik JAJAJAJAJAoc vale, me voy ya. Un beso muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy grande, y gracias por leer :) x

Lali.

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Capítulo 26: Los Ángeles.


¡Piiii, piiii! El reloj suena y nos levantamos de un salto. Yo no paro el culo quieto.
-Cielo, tranquilízate.- me pide Liam. Me besa la frente.
Nos levantamos y bajamos a desayunar con los demás. Sandra llega y se une a nosotros. Mientras comemos unas tortitas con caramelo, el timbre suena. Zayn se acerca a la puerta y la abre. Paul entra y Zayn cierra la puerta.
-Buenos días, chicos.- nos saluda. Todos murmuramos un saludo.- ¿Ya estáis preparados?
-¡Estamos listísimos!- exclama Leyre con entusiasmo.
-Bien…- Paul empieza a hojear la carpeta que tiene entre las manos.- Tenemos previsto llegar sobre las 10 y media de la mañana. Tendréis el día libre, para ir habituándoos al jet-lag, ¿de acuerdo?
-¡Perfecto!- asiente Louis.
La mañana pasa rápido. Demasiado rápido. Vamos a cambiarnos para irnos al aeropuerto. Yo me pongo un conjunto que va mucho con la ocasión http://www.polyvore.com/16/set?id=65085062 y Liam sonríe al verlo.
Nos subimos a la furgoneta después de meter a presión las maletas, y a los veinte minutos llegamos a la Terminal 3. En la puerta encontramos a un chico muy familiar esperándonos.
-¡Josh!- exclamo. Voy hacia él y le doy un abrazo.- ¿Cómo estás?
-¡Muy bien! ¿Y vosotras, no estáis emocionadas?
-No sabes cuánto.- le respondo.
Entramos y facturamos las maletas. Llega la hora de despedirse y Sandra me abraza con fuerza.
-Pasadlo bien por mí, anda.- me dice. Se le nota que le hubiera encantado venir.
-Lo haremos. ¡Te quiero!
Después se despide de los demás chicos y le da un fortísimo abrazo a Zayn, acompañado por un beso en la mejilla. Me río para mis adentros.
Salimos y nos encaminamos hacia un avión que está apartado de otros dos que están embarcando. El nuestro es más pequeño, pero más lujoso.
-¿Es un jet privado?- pregunta Leyre emocionada.- ¡Cómo mola!
Subimos la escalera y entramos. Nos sentamos en los asientos. Yo me siento con Liam, Harry con Leyre, Niall con Zayn y Louis con Josh. Paul se sienta delante de nosotros.
Empiezo a mover la pierna nerviosamente cuando la azafata dice por el altavoz que nos abrochemos los cinturones.
Liam me pone una mano en la rodilla y yo detengo mi molesto tic.
-Tranquila, mi vida.- me pide. Yo lo intento.
Cuando despegamos y nos podemos volver a quitar los cinturones, Louis se levanta y se pone en medio del pasillo. Empieza a hacer los movimientos propios de una azafata explicando las normas de seguridad. Todos nos reímos con el espectáculo. Después, Niall y yo nos ponemos a cantar Baby, de Justin Bieber, a grito pelado. Contamos chistes, reímos y cantamos, hasta que los nervios me empiezan a pasar factura y los párpados me empiezan a pesar cada vez más.
Liam quita el reposa-brazos de en medio de nosotros y yo apoyo la cabeza en su regazo.
-Duerme un poco, cielo, yo te aviso cuando lleguemos.- me dice.
Yo asiento y cierro completamente los ojos.
Rato después, empiezo a abrir los ojos y me levanto. Me quedo sentada en mi asiento y Liam sonríe.
-Buenas tardes, cariño.- me dice. Me da un beso en los labios.- ¿Ya estás mejor? Has dormido tres horas.
Una cabeza asoma por mi derecha y Zayn me mira con burla.
-Menos mal que te despiertas ya… Era imposible concentrarse con tanto ronquido.- dice.
Yo le doy una colleja.
-Idiota…- murmuro. Después me estiro y las articulaciones me crujen.- Mmm… ¿Qué hora es?
-Las doce de la mañana.- me responde Liam.
-¿Las doce, aún?- pregunto incrédula. Luego caigo en la cuenta.- Oh, claro…
Liam se ríe de mi expresión y me abraza. La siguiente hora nos la pasamos escuchando a Bruno Mars en su iPhone, hasta que por el altavoz suena una voz diciéndonos que nos volvamos a poner los cinturones, ya que en 5 minutos aterrizaremos en Los Ángeles. Nosotros obedecemos y el avión empieza a descender. Después suena un pitido y todos nos levantamos. La puerta del avión se abre y salimos al exterior.
-¿¡Vas Happenin’ Los Ángeles!?- grita Zayn, al pisar el suelo americano por primera vez.
Entramos en la Terminal y cogemos todas las maletas. Se empiezan a escuchar unos gritos y varios agentes de seguridad nos rodean.
-Nosotras deberíamos ir detrás…- murmuro, pensando en el mogollón de fans que empezamos a ver a lo lejos.
Liam me aprieta fuerte la mano.
-No seas tonta. Eres mi chica y ellas tienen que respetarte.
Las puertas se abren y los gritos se hacen más prominentes. Nosotros empezamos a avanzar. Yo tiro de la mano de Liam y él se detiene.
-Anda, atiende a tus fans…- le digo. Él sonríe y se acerca a sus admiradoras.
Entonces es cuando escucho cómo unas personas gritan mi nombre. Me giro y veo a un grupo de chicas mirándome. Me acerco a ellas.
-¡Ay, Dios mío! ¡Eres tú!- me grita una de ellas.
Yo sonrío extrañada.
-Sí, soy yo… ¿Pasa algo?
-¡Dios! ¡Eres guapísima!- chilla otra. Yo me sonrojo.- ¡Haces una pareja estupenda con nuestro Liam!
-No hagáis caso de las críticas, sois una pareja adorable.- prosigue otra.
-Muchas gracias, de verdad.- se lo digo de corazón.
Una mano agarra la mía.
-¿Nos vamos, cielo?- me pregunta Liam. Las chicas sonríen.- ¡Ah, hola!- las saluda.
-¿Nos podemos hacer una foto con tu novia, Liam?- le pregunta una de las fans.
Liam se echa a reír.
-¡Claro!
La chica estira la cámara. Yo no sé cómo posar, así que simplemente sonrío naturalmente y el flash se dispara.
-¡Gracias, Laura!- me grita.- ¡Eres muy afortunada!
-Yo soy el afortunado, chicas.- le replica Liam, mirándome con cariño. Yo me sonrojo.
Nos metemos en otra furgoneta y suspiramos.
-¿Has visto eso, Liam?- le pregunto emocionada.- ¡Tus fans me llamaban!
Él sonríe.
-Pues claro, les encantas. Como a mí.- me besa y me olvido de todos.
La furgoneta aparca delante de un lujoso hotel. Niall nos dice que es el mismo en el que estuvieron la anterior vez, y que tienen sala de proyecciones… ¡y buffet libre!
Entramos y nos quedamos en la recepción.
-A ver…- comienza Paul, hojeando de nuevo su carpeta.- En una habitación están Liam y Harry, en otra Niall y Louis, en otra Laura y Leyre y en la otra Zayn y Josh.- nos explica.
-Paul…- se queja Liam. Paul le mira y Liam me rodea la cintura con sus brazos.
Paul sacude la cabeza.
-No, Liam… Las habitaciones están repartidas así y no va a haber modificaciones. Por el día podéis pasar de una habitación a otra, pero por la noche estáis repartidos así, punto.
Liam hace pucheros y yo le acaricio la mejilla. Subimos a las habitaciones.
-A la una os quiero en el comedor.- nos ordena Paul.
Leyre y yo entramos en nuestra habitación. Yo me ducho y me cambio de ropa. Mientras Leyre se ducha, yo salgo a la terraza. Tenemos unas vistas preciosas de Los Ángeles. A lo lejos, se ve el cartel de Hollywood, y a unas cuantas manzanas se ven las luces del Staples Centre. Oigo cómo la ventana de la habitación de mi derecha se abre. Me giro y veo a Liam salir.
-¿Te gusta?- me pregunta, apoyándose en la barandilla.
-Me encanta.- respondo, volviendo a mirar al horizonte. Entro en la habitación y vuelvo a salir. Me coloco mi Réflex alrededor del cuello y encuadro el paisaje. Presiono el botón y hago la primera foto de este viaje. Oigo cómo se dispara otro flash, y me giro para ver a Liam con su móvil en la mano.
-Mira en el Twitter.- me pide. Yo saco el móvil y voy a mi panel de notificaciones. Tengo un tweet de Liam de hace cinco segundos.
@LauraSaturque, mi princesa fotógrafa. – y adjuntada está una foto mía con la Réflex  en el cuello y haciéndole una foto a Los Ángeles. Sonrío abiertamente.
Entro en la habitación y me tiro en la cama. Me duermo a ratos, hasta que se hacen la una de la tarde y bajamos al comedor.
Entramos y delante de nosotros se encuentra el buffet libre más grande y variado que he visto en mi vida. A Niall le brillan los ojos.
-Mira a mi duendecillo, le hacen los ojos chiribitas de ver tanta comida junta.- comento a la vez que le revuelvo el pelo.
Cogemos la comida y nos vamos a sentar a una mesa de diez, con Josh y Paul.
-Dios, estamos volviendo a comer por segunda vez hoy, y no ha pasado ni un día desde ayer… Digo hoy…- dice Leyre. Después hace una mueca y todos nos reímos de su expresión.
-Bueno… ¿y qué hacemos esta tarde?- pregunta Zayn.
-¡Vamos a la playa!- grita Louis.
-¡Sí!- acepta Josh.
Total, que a la hora estamos todos en la puerta del hotel. Cruzamos la calle y ya estamos en la playa. Colocamos las toallas en la arena y organizamos un partidillo de vóley. Después, me tiro en la toalla y Josh se sienta a mi lado.
-Esto… ¿Laura?- me pregunta con timidez.
-¿Sí?
-Mmm… ¿Sabes cuándo va a volver Amanda?
Yo sonrío. Ay, mi Mandy… En Navidades volverá a Londres, y se quedará con Josh. Aunque no sé si antes de diciembre Liam y yo iremos a España… Todavía está por ver.
-En Navidades, dentro de tres meses.- le respondo.
-La echo mucho de menos.- comenta. Se sonroja y agacha la cabeza.
Yo me río y le paso un brazo por los hombros.
-Yo también.
-… Hablo con ella todos los días, aunque sólo sean cinco minutos.
-¡Oh! O sea, a ti te llama pero a mí una vez a la semana, y con suerte. ¡Se ha olvidado de mí!- suspiro con burla.
-No creas.- me contradice Josh.- No para de hablar de ti. No hay día en el que no seas punto de nuestra conversación. Te adora.
Yo sonrío abiertamente.
-Y yo a ella. Prácticamente hemos crecido juntas, es como una hermana para mí.
Volvemos al hotel cuando empieza a anochecer y cenamos. Al salir del comedor, subimos a nuestra planta. Cuando me encamino hacia mi habitación, Liam me agarra por la cintura y me empuja. No quedamos oculto detrás de un gran jarrón.
-¿Qué hac…?- comienzo a exigirle, pero él me tapa la boca con una mano.
La puerta del ascensor se abre y Niall sale de su interior. Paul está paseando por el pasillo. Niall se acerca a él y le dice algo. Ellos se introducen de nuevo en el ascensor y la puerta se cierra.
Liam me coge de la mano y me arrastra por el pasillo. Abre la puerta de su habitación y me empuja hacia su interior. Cierra la puerta.
-¿Qué haces?- le exijo saber.
Él se gira hacia mí y me rodea entre sus brazos.
-Paul se va a enfadar.- le advierto, aunque casi no me concentro, porque tengo sus labios a escasos centímetros de los míos.
-Me da igual.- me susurra. Me besa y no me deja poner más pegas. Yo le rodeo la cintura con mis piernas y el me lleva hasta su cama, donde caemos y él queda encima de mí. Cuando yo le empiezo a desabrochar la camiseta, oímos unos gritos provenientes de la terraza contigua, correspondiente con mi habitación y la de Leyre.
-¡Liam, Laura, salid de ahí ahora mismo!- nos ordena la voz de Paul.
Yo sonrío a la vez que Liam.
-Venga, podemos negociar con él.- le digo a Liam. Él pone morritos, pero asiente. Nos levantamos cogidos de la mano y salimos al balcón.
En la terraza de al lado, se encuentran todos, y en medio de ellos está Paul, cruzado de brazos.
-¿Liam…?- le urge Paul.
Liam pone cara de cachorro abandonado.
-Paul… Tú te crees que Laura es una distracción para mí, pero no es así. Es lo que me motiva a seguir cantando y a dejarme la piel en nuestro trabajo.- le sermonea Liam. Yo me sonrojo y agacho la mirada.- Por favor, Paul…- le suplica.
Paul hace una mueca muy graciosa, pero acaba asintiendo.
-Está bien… Pero dormir, ¿de acuerdo?- nos advierte, enfatizando la palabra ‘’dormir’’. Yo me vuelvo a sonrojar.- Pienso estar toda la noche con la oreja pegada a la pared si es necesario.
-¡Gracias, Paul!- le grita Liam, tirando de mí para volver a entrar.
Me giro hacia Paul y le dirijo una mirada de disculpa.
-Lo siento, Paul…- le susurro.
Él sacude la mano y sonríe.
-No pasa nada, cielo… Se ve que te quiere demasiado.- me responde. Yo sonrío y dejo que Liam me meta en el cuarto.
Cerramos la puerta del balcón y nos tiramos en la cama. Él me rodea entre sus brazos y yo me acurruco a su lado.
-Paul tiene un oído muy fino… No deberíamos arriesgarnos…- susurra Liam.- Aunque me gusta el riesgo…- continúa, jugueteando con el primer botón de mi camiseta. Yo le detengo.
-Liam… No quiero que Paul se enfade contigo por mi culpa.- le digo. Él sonríe al ver mi sacrificio.
-Tienes razón… Ya encontraré la forma de negociar con él.- responde. Los dos nos echamos a reír.
Después de estar un rato más abrazados, yo me quedo dormida.



Abro los ojos con lentitud. Se oyen ruidos en el baño. Me quedo sentada en la cama y veo la vista de Los Ángeles que hay desde la ventana.
Me encamino hacia el baño y abro la puerta lentamente. Liam se encuentra delante del espejo, y se está atusando el pelo, con ese nuevo peinado que se ha hecho y que tanto adoro.
Él sonríe al ver cómo le espío desde la puerta.
-Buenos días, cielo.- me saluda. Yo me acerco a él y le rodeo la cintura con los brazos. Él ladea el rostro y me besa.- ¿Cómo has dormido?
-Muy bien… ¿Qué planes tenéis hoy?
-Mmm… Después de desayunar tenemos una firma de discos y antes de comer tenemos una entrevista. Y esta noche tenemos un concierto. ¡Ah, se me olvidaba!- rebusca en su maleta y me alcanza una especie de acreditación.
-¿Y esto?- le pregunto.
-Es para que podáis venir con nosotros a la entrevista.- me responde. Yo sonrío.
-Gracias.
Nos cambiamos y bajamos a desayunar. Los demás nos esperan en nuestra mesa de ayer. Cogemos la comida y nos sentamos.
-Ayer la montaste parda, Liam.- comenta Louis, mientras unta mermelada en una tostada.
Liam le quita la tostada a Louis y se la mete en la boca.
-¿Por? Que quiera estar con mi chica no significa montarla.- responde él mientras mastica la tostada. Louis le saca la lengua.
Los chicos se van a la firma de discos mientras que Leyre y yo nos quedamos en el hotel preparando el trabajo. Cuando vuelven, nos vamos a cambiar de ropa. Bajamos y vamos en la furgoneta con Paul conduciendo. Llegamos a un gran estudio y entramos. Nos llevan por unos pasillos hasta un camerino.
Cuando abrimos la puerta, Harry sale corriendo y alza en sus brazos a una niñita de un año escaso. Me suena bastante, y cuando caigo en quién es, me acerco a Harry, que aún la tiene entre sus brazos.
-Hola, Lux.- la saludo. Ella me mira con sus grandes ojos azules y sonríe.- Tenía muchas ganas de conocerte.- le ofrezco mi mano y ella me la agarra con su pequeña manita. Se estira hacia mí y empieza a abrir y cerrar sus manos en puños.
-Vaya, parece que le has gustado.- comenta Harry mientras me pasa a Lux. Yo la recojo en mis brazos y nos sonreímos mutuamente.
-Laura le gusta a todo el mundo.- replica Liam. Yo me sonrojo y Lux me toca la mejilla.
En este momento llega Lou, la madre de Lux.
-¡Vaya Lux, has hecho una nueva amiga!- exclama.- Hola, soy Lou. Tú debes de ser Laura, ¿no?
-Exacto.- le respondo. Nos damos dos besos en las mejillas.
Lou se pone a maquillar a los chicos mientras Leyre y yo seguimos sentadas con Lux en el sofá. Cuando Lou termina de maquillar a los chicos, estos se disponen a salir.
-Ahora nos vemos.- se despide Liam. Se inclina y me da un rápido beso en los labios. Después le da un beso en la frente a Lux.- ¡Adiós, Lux!
Lux sacude la mano a modo de despedida. Lou y yo nos echamos a reír.
Encendemos la tele y vemos al presentador dar la entrada a los chicos. Lux se pone a aplaudir.
-¡‘’Hally, Hally’’!- balbucea. Yo no puedo hacer más que soltar una carcajada. Me encanta esta niña.
En la entrevista les preguntan lo de siempre: cómo llevan esto de la fama, si tienen algún proyecto por delante… Y…
-Harry y Liam…- comienza el presentador. Ya me huelo lo que le va a preguntar.- ¿Echáis de menos a vuestras chicas?
-¡Para nada!- exclama Harry de buen humor.- Han venido con nosotros.
-¿En serio?- pregunta incrédulo.- Vaya… ¿y cómo llevan ellas lo de vuestra fama?
-Genial.- responde Liam.- A ellas no les importa nuestra fama, ni nuestro dinero. Nos quieren por cómo somos, y no por quiénes somos.
Yo me sonrojo, y Leyre también. Lou nos ve y se echa a reír.
-Os quieren muchísimo, ¿sabéis?- nos dice.- No paran de hablar de vosotras nunca.
Yo me pongo aún más roja.
La entrevista termina y ellos salen del plató. A los pocos minutos se oyen unos pasos por el pasillo y ellos entran por la puerta. Yo estoy sentada en el suelo con Lux en mi regazo. Leyre está sentada delante de nosotras y balancea en su mano un elefante de peluche, que Lux intenta agarrar con sus manitas.
-Di, Lux, ¿has visto a los titos en la tele?- le pregunto. Ella asiente enérgicamente.- ¿Y cómo han estado?
-¡Bien!- grita ella. Después se echa a reír con ese precioso burbujeo de risa de bebé. Yo le doy un beso en la coronilla.
-Me encanta esta niña. Quiero una como ella.- comento, atusándole el vestido.
Niall le da unas palmaditas en la espalda a Liam.
-Ya has oído, Liam. Recoge el encargo.
Liam y yo nos sonrojamos, y él le da una colleja a Niall.
-Cállate.- murmura Liam.
Harry se acerca y vuelve a coger a Lux.
-Ven, Laura, hagámonos una foto con Lux.- me dice. Lou le pasa el móvil a Leyre y los tres nos sentamos en el sofá. Ponemos a Lux en medio y sonreímos. El flash del móvil se dispara y Harry mira en la pantalla.
-¡Perfecto!
Lou empieza a teclear en la pantalla y después guarda el teléfono en el bolso.
-Mirad en el Twitter de Lux.- nos dice.
Harry y yo miramos en nuestro panel de novedades. ‘’Lux’’ acaba de subir una foto a su cuenta.
Con los titos @Harry_Styles y @LauraSaturque.
Harry y yo sonreímos.
Después nos volvemos a ir, no sin que yo haya intercambiado mi número con Lou. Comemos y después nos vamos a la sala de proyecciones. Yo cojo mi ordenador y pongo el Skype. Sandra está conectada, así que inicio una llamada con ella.
-¡Sandraaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!- exclamo.
-¡Lali!- grita ella. Los chicos se ponen detrás de mí.- ¡Chicos!- añade.- ¿Qué tal os va por LÁ? ¡Os he visto antes en la entrevista!
-Todo es muy… soleado. Hay mucho ambiente.- responde Leyre.
-Algún día os iréis de Party Hard, ¿no?- pregunta Sandra. Todos nos reímos.
Estamos un rato más hablando, hasta que los chicos se tienen que ir a ensayar y al M&G. Leyre y yo nos volvemos a quedar en nuestra habitación, hasta que alguien llama al teléfono de la habitación.
-Mmm… ¿sí?- pregunto con cautela.
-Señorita, hay aquí dos mujeres que preguntan por ustedes. ¿Les digo que suban?- dice una voz muy ñoña, propia del recepcionista.
-No, ya bajamos nosotras.- respondo, y cuelgo. Miro a Leyre.- Dicen que bajemos, que tenemos visita.
Nos vestimos y bajamos. Cuando vemos a nuestra visita, yo corro hacia ella y ella hacia mí. La alzo en mis brazos y empezamos a dar vueltas mientras que ella se ríe.
-¿Pero a quién tenemos aquí?- pregunto. Después la bajo y la abrazo, manteniéndola fuertemente apretada contra mi pecho.- ¡Si es la pequeña Lux!
Lux empieza a dar palmaditas, y yo no puedo hacer más que enamorarme cada vez más de ella.
-No ha dejado de insistirme en venir.- comenta Lou.- No paraba de señalar la foto que os hice ayer y decir ‘’Lali, Lali’’. Te has convertido en su mejor amiga.
Yo sonrío y le doy a Lux un beso en la coronilla.
-¡Pues aquí me tienes, mi niña!
El rato se me pasa volando estando con Lux. Después de mucho insistirle a Lou, conseguimos que se queden a cenar con nosotras en el restaurante. Después nos vamos al bar de la piscina, y mientras yo juego con Lux y unos cubos de construcción que se ha traído Lou y nos tomamos un zumo de piña, Liam me envía un mensaje diciendo que están volviendo ya.
-¿Ves, Lux?- le pregunto mientras le pongo el teléfono delante. Ella me agarra la mano y mira a la pantalla con curiosidad.- ¡Los titos ya vienen de camino!
Ella chilla y empieza a dar saltitos encima de la mesa. En ese momento, los chicos aparecen por la puerta y se echan a reír con la escenita.
Harry se acerca a Leyre y le da un beso. Después viene hacia nosotras y se agacha al lado de Lux.
-¿Te lo pasas bien con la tita Laura, eh, Lux?-pregunta Harry. Lux asiente y me pone una mano en la mejilla.
-Quiero a Lali.- balbucea. Yo me echo a reír y le doy un beso en la mejilla.
Al poco rato Lou y Lux se van, pero las veremos dentro de dos noches, cuando Lou maquille a los chicos para los premios. Nos vamos a nuestra planta a dormir.
Liam me coge de la mano y me detiene. Me mira con súplica en los ojos. Paul pasa por nuestro lado y enarca una ceja.
-Liam…- murmura Paul. Liam resopla y pone los ojos en blanco.
-Voy… Buenas noches, cielo.- se despide, y me da un beso. Largo. Muy largo. Paul carraspea y Liam sonríe.- ¡Que ya está, pesado!
Liam me vuelve a dar otro pico en los labios antes de alejarse por el pasillo. Yo me balanceo hacia delante y hacia detrás, mientras Paul me fulmina con la mirada. Yo me sonrojo.
-Tranquilo, Paul, no me voy a fugar y a entrar en su habitación.- le tranquilizo. Los dos nos echamos a reír.- Buenas noches, papá.
-Buenas noches, Laura.- responde Paul. Él sigue parado enfrente de mi habitación hasta que no ve que cierro la puerta, no sin antes haberle sacado la lengua.
Me tiro sobre la cama y suspiro.
-Tía, en dos noches conoceremos a Taylor Daniel Lautner. ¡Es genial!- exclama Leyre, subiéndose a mi cama y empezando a saltar. Yo me echo a reír.
-Y a Robert, y a Swift, The Wanted, Carly Rae, Alicia Keys, Conor Maynard, Demi Lovato… Va a ser increíble.- respondo yo, imaginándolo. Tener delante a Robert Pattinson, al que fui a ver a la premiere de Amanecer 1 en Barcelona, que me firmó un póster mientras yo lloraba como una cría pequeña. Lo mismo me pasó con Taylor. ¿Quién me iba a decir que 10 meses después iba a tenerles a la misma distancia, pero sin vallas ni seguridad separándonos? ¿Que voy a poder decirles que son increíbles cara a cara, voy a poder hablar con ellos en persona? Esta vez si que no me quedo sin foto con ellos, ya que cuando fui a Barcelona aún no tenía la cámara de fotos.
Con ese mismo pensamiento, de que en 48 horas les iba a conocer a todos, me quedo profundamente dormida.



Me despierto y miro al techo. Mientras dormía, he estado dándole vueltas a algo, pero necesito la ayuda de una persona en especial…
En cuanto Leyre se despierta, bajamos al comedor. Los chicos y Paul ya están en nuestra mesa, menos Zayn, que sigue en la fila de comida. Perfecto.
-Leyre, ve a saludar a los chicos, que ya cojo yo nuestro desayuno.- le digo. Ella se va. Yo cojo una bandeja y me pongo en la fila, justo al lado de Zayn.
-Buenos días, Lali.- me saluda mientras llena un cuenco con cereales.
-Zayn, me tienes que hacer un favor.- le susurro. Él me mira extrañado y yo le doy un codazo.- ¡Sigue y disimula, no quiero que los demás se enteren!
Seguimos avanzando por el buffet y yo cojo dos cuencos con cereales y dos tazones de leche. También cojo un cruasán y dos tostadas con mermelada, mientras le cuento a Zayn mi plan.
-¿Y por qué me lo pides a mí?- me pregunta.
-Porque… tú eres el más veterano en esto.- le respondo. Él se echa a reír ante mi expresión.
-Vale, conozco un sitio genial, ya fui la anterior vez… Inventémonos algo para que no sospechen nada.
Volvemos a la mesa. Me siento al lado de Liam y le doy un beso.
-¡Chicos!- exclama Zayn. Todos nos giramos hacia él.- Laura y yo hemos pensado que como hoy sólo tenemos una firma de discos, esta tarde podemos hacer una maratón de películas en la sala de proyecciones.
-¡Suena genial!- comenta Niall, a la vez que empieza a untar una tostada con mantequilla y mermelada a la vez. Harry pone cara de asco.
-Bueno, pues… Nos vamos a comprar palomitas, refrescos y las películas.- añado yo, levantándome a la vez que Zayn.- En nada volvemos.
Liam se levanta.
-Voy con vosotros.- dice. Yo miro de reojo a Zayn, aunque él controla la situación.
-¡Ni de coña, Liam! ¡Que tú eres muy ñoño para escoger películas y sólo coges de amor! Y encima luego las quieres pagar tú… ¡Vamos Laura y yo, que tenemos más gusto!
Yo le acaricio la mejilla a Liam.
-Zayn no tiene razón, pero quiero darte una sorpresa con la peli.- le digo. Él sonríe y me da un beso.
-De acuerdo.
Zayn y yo terminamos de desayunar y salimos con Paul al exterior.
-¿Tú crees que se lo ha tragado, Zayn?- le pregunto con desconfianza, mientras subimos a la furgo y nos abrochamos los cinturones.
Zayn sonríe.
-Yo creo que sí, es demasiado inocente, y habiéndoselo dicho tú, aún más. Pero también es muy astuto, aunque creo que prefiere engañarse a sí mismo antes que llevarte la contraria.- me responde.
Yo asiento, mientras empezamos a ir por calles completamente desconocidas.



Aquí lo tenéis, el capítulo en el que nos vamos a LÁ. Quizás es demasiado largo ¿no? Creo que me he enrollado demasiado, pero era para que en el siguiente ya salieran los premios. ¿Y qué será lo que hago para Liam? CHACHANCHAAAAAAAAAN! Tranquilos, os dejo con la intriga sólo un par de días, ya que el viernes o sábado subo otro:3 Me tenéis por twitter tooooodos los días, por si tenéis alguna duda o queréis que os avise cuando suba nuevo capítulo(:
Un beso muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy grande! :) x

Lali.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Capítulo 25: Confesión.



Me despierto y abro mis ojos sólo un poco. Veo a Liam sentado en el borde de la cama, de espaldas a mí, y se está poniendo una camisa a cuadros.
Me remuevo entre las sábanas y rodeo su cintura con mis brazos mientras le voy besando la espalda, hasta llegar a su hombro. Él ladea la cara y me da un beso en la mejilla.
-No me pretendía despertarte.- me susurra. Yo niego con la cabeza.
-No importa. Además, ya estaba despierta. ¿A dónde vas?
-Tenemos una entrevista de última hora. Paul acaba de llamar a Niall hace un cuarto de hora.
-¿Cuándo volvéis?
-La entrevista es a las 10 y media, pero entre que nos preparan y no, tenemos que salir en media hora.- miro el reloj. Son las 9.- Volveremos sobre las 12 o por ahí. ¿Queréis quedaros aquí o preferís que os llevemos al piso? Nos queda de camino.
-Mmm… Nos quedamos a esperaros aquí.
-Vale. ¿Quieres levantarte ya?- me pregunta. Yo asiento y él me levanta entre sus brazos.- ¡Pues venga!
Yo me echo a reír. Bajamos las escaleras y nos encontramos con todos, incluida Sandra, en el vestíbulo. La puerta principal está abierta y un hombre de unos cincuenta años aparece por ella. Su cara me es familiar…
-Chicos, el coche está listo.- dice.
Liam me pone contra su costado y me lleva hasta el hombre.
-Paul, te presento a mi novia, Laura.- dice Liam. Yo me sonrojo y sonrío con timidez.
Nos damos dos besos en las mejillas.
-Encantada, Paul.- le digo con educación.
-Es un placer conocerte por fin, Laura.- me responde.- He oído hablar muchísimo de ti…- su mirada descansa sobre Liam. Éste se sonroja y nos echamos a reír.
-¡Vamos, chicos!- exclama Louis, que sale por la puerta corriendo y se mete en la furgoneta negra.
-Luego volvemos.- me dice Liam. Me da un ligero beso en los labios y se va por la puerta.
-¡Adiós, chicos!- grita Sandra, asomándose por la puerta.
Ellos se despiden con la mano antes de que la puerta de la furgoneta se cierre.
Sandra cierra la puerta principal y nos vamos a desayunar. Leyre baja las escaleras minutos después y se une a nosotras. Cuando terminamos, nos sentamos en el sofá y encendemos la tele. Miro en mi Twitter y veo que la cuenta de One Direction ha colgado que la entrevista se va a retransmitir internacionalmente y la pueden ver en todos los países. Ponemos el canal en el que los chicos nos han dicho que van a salir.
En la pantalla aparece una foto de ellos y suena WMYB de fondo. Nosotras nos ponemos a cantarla a voz en grito.
-Les conocemos en persona, y aún fangirleamos cada vez que les vemos por la tele…- murmura Sandra mientras nos echamos a reír.
La canción termina y en la pantalla sale una chica sentada en una silla. A su lado, en un gran sofá, están ellos sentados, en su más absoluta perfección.
La entrevista comienza y ellos responden con total naturalidad. De vez en cuando, Louis suelta una de sus tonterías y todos se echan a reír, el público, la entrevistadora, nosotras… Hasta que la entrevistadora pone ojos inquisidores y cambia radicalmente de tema.
-Bueno, y ahora… Me gustaría preguntarle algo específicamente a Liam y Harry…- comienza. Los aludidos se ponen tiesos en el sofá, al igual que Leyre y yo.- ¡Por favor, decidnos quiénes son esas chicas tan misteriosas con las que estáis saliendo!
Harry traga saliva y Liam respira hondo. Éste último se gira hacia la cámara y clava sus ojos en ella, mirándome fijamente.
-Mi nueva novia se llama Laura. Es española.- comienza. Yo no puedo apartar la mirada de la pantalla, me he quedado en blanco.- Nuestras fans ya sabrán de quién hablo, porque es amiga nuestra desde hace meses. Llevo saliendo con ella dos semanas, y quiero decir que estoy muy feliz con ella y eso es lo único que debería importarle a nuestras fans. Así que pido respeto por ella, por nosotros.- se reclina sobre el sofá y suspira satisfecho.
Yo parpadeo. La noticia se ha dado en todo el mundo, ya estará corriendo por las redes sociales y lo sabrá todo el planeta. Todos sabrán quién soy. Mi móvil empieza a sonar. Es Andrea. Cuelgo, pero al segundo me llega la llamada de Sonia. Yo decido apagar el móvil y vuelvo a centrar mi atención en la tele.
-Vaya…- susurra la entrevistadora.- Se ve que la quieres mucho, ¿no?
-Más que a nadie en este mundo.- responde Liam.
Todos se quedan en silencio, asimilando la noticia. Hasta que Niall decide romper el hielo:
-Es una gran amiga para todos nosotros, y es una chica increíble y que nos apoya mucho, porque también era fan nuestra antes de conocernos. Es nuestra… ¡Mummy Direction!- exclama. Todos se echan a reír y Liam suspira aliviado, mientras le echa a Niall una mirada de agradecimiento.
-Bueno, nos alegramos muchísimo por ti, Liam.- dice la chica, que se gira hacia Harry.- ¿Y tú, Harry?
Harry cierra los ojos unos segundos y después los abre a la vez que sonríe.
-Mi chica es Leyre. Es amiga de Laura, la novia de Liam. Las conocimos a la vez, porque ellas vinieron juntas aquí. Como Liam ha dicho, Leyre es una chica adorable que me hace sentir genial. Y eso es todo.- dice.
Leyre suelta un grito ahogado, pero Sandra le estampa un cojín en la cara.
-Bueno, chicos… ¡Nos hemos quedado de piedra!- exclama la chica.- ¡Ya habéis visto, dos de los chicos de One Direction tienen novia, y son españolas!
-¡Viva España!- grita Niall en español. Todos sueltan una carcajada.
La entrevista continúa y ya no se ve a Liam y Harry tan tensos. Les hacen varias preguntas más y se despiden del mundo. Ponen un trocito del vídeo de One Thing en la tele y después se funde en negro.
Sandra apaga la tele y se pone a chasquear los dedos delante de mis narices.
-¡Tía, reacciona, que me estás asustando!- me dice. Yo parpadeo y vuelvo en mí.
-Lo… han… dicho…- susurro entre jadeos.
Sandra me acaricia la mejilla.
-Tarde o temprano lo tenían que decir, Laura. No puedes imaginarte la presión que pasarían si no lo hubieran contado ya.- me tranquiliza.- ¿Estás enfadada con Liam?
Yo la miro sorprendida.
-¿Yo? ¡Qué va! Sólo estoy… Sorprendida. No pensaba que fuera capaz…- una sonrisa se dibuja en mi cara. Delante de miles… No, de millones de personas, ha dicho que me quiere más que a nadie en este mundo. Me siento bien, mejor que bien.
Vuelvo a encender mi móvil y veo que tengo 40 llamadas entre Andrea, Sonia, Tatiana, Bea, mi prima Amanda, mi amigo Guille… Miro en mi Twitter y mi panel de notificaciones parece que va a salir en llamas. Hay miles de mensajes que me llegan, diciéndome que si es verdad todo lo que ha dicho Liam, que enhorabuena, y otros no tan agradables. Entro en el perfil de Liam y veo que acaba de subir un tweet:
Todo lo que he dicho es verdad. @LauraSaturque y yo estamos saliendo, y la quiero más que a nadie. Así que por favor, vuestro apoyo significa mucho para mí xx.
Tiene muchísimos RT y bastantes FAV. Le doy a responder.
@Real_Liam_Payne, no creo que me quieras más que yo a ti, tenlo en cuenta.
Al segundo, tengo ya cientos de RT y gente que me pide que les siga de vuelta. Lo hago al ver unos cuantos tweets en español de fans que dicen estar contentas porque las novias de Liam y Harry sean españolas.
El sonido de una llave en la cerradura hace que deje el móvil sobre la mesa. Los chicos entran por la puerta y Liam y Harry se quedan parados delante, expectantes por nuestra reacción.
Yo me acerco y le toco la mejilla a Liam, intentando tranquilizarle.
-Ha sido una entrevista genial.- le digo. Él suspira aliviado y me besa con pasión.
-¡Y mirad!- exclama Niall. Nos pone a Leyre y a mí el móvil en las narices.
En la pantalla sale el panel de tendencias de Twitter. Uno de los TT mundiales es ‘’#DirectionersLoveLauraAndLeyre’’ y otro que reza: ‘’#SpanishDirectionersAdmireMummyDirection’’. Yo sonrío abiertamente.
-Y hay otro que pone ‘’#SpanishDirectionersAdmireLeyreStyles’’ que está a puntito de ser TT.- añade Harry, rodeando a Leyre con sus brazos.
-¡Dios, me siento importante!- grita Leyre. Todos nos echamos a reír.
Comemos y nos pasamos la tarde viendo películas. Yo hablo por teléfono con Andrea y le cuento todo. Ella me dice que el lunes en la universidad se le aclare, porque está que no se lo cree. Después, Leyre, Sandra y yo nos conectamos al Skype para hablar con Sonia, Tatiana, Bea y Laupi (en realidad se llama Laura, pero la llamamos Laupi para que no nos confundan), nuestras mejores amigas.
Todas chillan al vernos en pantalla.
-¡Pero mirad a quiénes tenemos aquí!- grita Laupi.- ¡Si son las novias de dos de los chicos más guapos del mundo!
-¡Laura Payne y Leyre Styles!- añade Sonia.
Nos pasamos un buen rato hablando, hasta que llega la hora de cenar y nos tenemos que ir.
-Por favor, mostradnos a los chicos.- suplica Bea.
-Porfis, porfis, porfis, porfis…- canturrea Sonia, poniendo cara de cachorrillo abandonado.
-Vaaaaaale.- acepto, con cara de burla.- Pero prometednos que no os va a dar un infarto.
Laupi pone los ojos en blanco.
-Pues lo tienes difícil…- murmura.
-¡LOUIS, NIALL, HARRY, LIAM, ZAYN!- exclamo. A las chicas les brillan los ojos de pura excitación.- ¡Subid un momentito, hay alguien que quiere conoceros!
Se oyen unos pasos por las escaleras, y los chicos van entrando en la habitación. Se ponen en fila india.
-A ver…- comienza Leyre.- ¿Cuál os presentamos primero?
-¡A Zayn!- grita Bea.- ¡No, no! Eh… ¡A Niall!
-¡No, yo quiero ver a Louis!- replica Tatiana.
Leyre y yo nos reímos con malicia.
-¿Y si empezamos por nuestros novios?- pregunta Leyre.
-¡Síííííííííí!- chilla Sonia, expectante.
Yo levanto la mirada hacia Liam y él me la devuelve.
-Liam, cielo, ven aquí.- le digo.
-Harry, ven aquí, babe.- añade Leyre.
Ellos se acercan a nosotras y se ponen lentamente delante de la cámara. Todas gritan al verles.
-¡Son ellos, son ellos!- canturrea Laupi.
-¡Dios, son ellos!- repite Tatiana.
-¡Es increíble, tío!
Y así estamos un buen rato. Les presentamos a los chicos y se conocen, hasta que se calman y podemos hablar tranquilamente. Les prometemos llamarlas otra vez para hablar, y nos desconectamos.
Vamos a cenar y nos vamos directos a la cama.
-Tus amigas son muy… efusivas.- me dice Liam, mientras se mete en la cama y da unas palmaditas a su lado.
Yo me meto en la cama y me acurruco a su lado.
-¿Cómo quieres que reaccionen al teneros delante?- le pregunto retóricamente. Él se echa a reír.
Nos quedamos callados. Y con el contacto de sus labios en mi pelo, me quedo dormida.



Me despierto, pero no quiero levantarme. Hoy es lunes. Nos toca ir a la facultad después de una semana de fiesta. Y vamos a tener que soportar las miradas y los cuchicheos de decenas de personas.
Liam me sacude el hombro y yo abro los ojos.
-Hora de levantarse, pequeña.- me dice.
Yo rodeo su cuello con mis brazos.
-No quiero levantarme. Quiero estar aquí, contigo.- me quejo.
Él se ríe de mi expresión torturada.
-Y yo también, pero tienes que ir a la universidad si quieres que te dejen ir a EEUU.- me recuerda.
Yo me despabilo por completo. Me pongo un conjunto sencillo http://www.polyvore.com/11/set?id=63638148 y bajo perezosamente las escaleras.
Leyre ya se encuentra en la puerta con la mochila a su espalda, así que sólo me cojo una tostada y la mastico mientras subimos al coche de Zayn y nos lleva a la universidad.
Al llegar a la puerta, Leyre y yo nos miramos y suspiramos.
-Buena suerte, y que no os devoren las fans.- dice Zayn, burlón.
-Guárdate los sarcasmos para otro momento, Zayn.- le replico, pero le doy un beso en la mejilla y salgo del coche a la vez que Leyre.
Entramos en el campus y nos dirigimos a nuestra primera clase. Ignoramos lo máximo posible las miradas que se clavan en nosotras y los murmullos que se levantan a nuestro paso.
-Vamos a ser la comidilla durante días…- murmura Leyre. Yo le paso un brazo por los hombros y sonrío.
Las clases se pasan lentas. De vez en cuando, muchos de nuestros compañeros se giran hacia nosotras y nos clavan sus inquisidores ojos. Nosotras nos mantenemos firmes e ignoramos todo lo posible.
A la hora del descanso, nos dirigimos a nuestra habitación, cuando vemos a un grupo de gente delante del despacho del director. Cuando nos ven llegar, nos dan espacio y forman un pasillo para que lleguemos hasta las personas que hay en el centro de la melé. Paramos en seco al ver quiénes son.
Paul está sentado en una de las sillas que hay en el exterior del despacho, en la salita de espera. Ojea desinteresado una revista, mientras los dos chicos que le acompañan miran las pantallas de sus teléfonos. Cuando ven cómo la gente se aparta de ellos, levantan la mirada y sonríen al reparar en nosotras.
Liam es el primero en levantarse. Se acerca a mí con indiferencia, y me rodea con uno de sus brazos.
-Hola, pequeña.- me saluda, sonriente. Yo le devuelvo la sonrisa, ignorando los grititos ahogados que se levantan a nuestro alrededor, sólo consciente de tener los labios de Liam a pocos centímetros de los míos.
Me acerco a él y le doy un ligero beso en los labios. Ahora sí que hay algunos gritos de los reales, y algunos a un volumen bastante alto.
Liam se separa de mí y vuelve a sonreír.
-¿Qué hacéis aquí?- pregunta Leyre a la vez que va dando saltitos hacia Harry y le planta un beso en los labios.
-Hemos venido con Paul para comunicarle al director que vais a faltar la semana que viene.- nos explica Harry.
En ese momento, la puerta del despacho se abre y la secretaria ojea una carpeta que lleva en la mano.
-Paul Higgins, Liam Payne y Harry Styles, ya pueden pasar.- dice con voz profesional.
-Pasad vosotras también.- nos pide Liam.
Los cinco entramos en el despacho. Paul va a la cabeza, y se estrecha la mano con el director Muller.
-Soy Paul Higgins. Hablamos ayer por teléfono…- comienza Paul.
-Sí, me acuerdo.
-Ya le comenté ayer un poco de manera superficial, pero quería aclarárselo en persona.
Nosotros cuatro soltamos una risita por lo bajo. Paul está usando ese tono que usan los adultos en una conversación entre ellos. No se parece nada al tono que usa cuando se dirige a los chicos.
-Como ya sabe, estos dos chicos forman parte de un grupo del que soy representante…- comienza Paul, señalando a Liam y Harry.
-Sí, One Direction, lo sé…- responde el director. Yo le miro sorprendida. ¿Cómo lo sabe?- Mis hijas… les escuchan muy a menudo.
Harry sonríe.
-Perfecto, ya tenemos cebo para poder sobornarle.- susurra. Yo le doy un manotazo en el hombro, pero suelto una risilla.
-El caso es que… Bueno… Dentro de dos días nos vamos a Los Ángeles, y estas dos estudiantes de su facultad- dice señalándonos a Leyre y a mí.- van a acompañarnos…
Yo me adelanto y me pongo al lado de Paul.
-Sí, señor Muller…- intervengo.- Cuando hoy terminen las clases, vamos a hablar con nuestros profesores para que nos den las tareas de esta semana, así que no tiene nada de qué preocuparse.
Las canosas cejas del director se alzan y sonríe con calma.
-Antes he estado hablando con ellos… Y os absuelven de hacer las tareas. ¡Eso sí! Me han puesto una condición…
-La que sea.- le interrumpo, viendo que vamos a conseguirlo.
El director Muller vuelve a sonreír al ver mi creciente entusiasmo.
-Tenéis que hacer un trabajo sobre el viaje.- responde él.- ¿Vais a Los Ángeles, no? Hacéis como un diario del viaje, desde un punto de vista periodístico.
-De acuerdo, de acuerdo.- acepto de inmediato.- Entonces… ¿podemos ir?
El director suelta una carcajada.
-¡Claro!
Leyre y yo saltamos y nos abrazamos. Pienso en darle un abrazo al director Muller, pero me parece exagerado.
Salimos y cuando les acompañamos a la puerta, Harry y Liam se detienen.
-Paul, déjanos un ratito…- le suplica Harry, haciendo pucheros.
Paul hace una mueca, pero asiente.
-De acuerdo… Voy a arreglar vuestros billetes y las habitaciones del hotel. Vuelvo dentro de una hora.- dice. Después, se mete en el coche y se va.
-Y… ¿a dónde ibais antes de que llegáramos nosotros?- me pregunta Liam, rodeándome entre sus brazos.
-Íbamos a comer con nuestros compañeros de clase, afuera… Pero si lo preferís, vamos a comer a nuestro cuarto.- le respondo.
-¡No, presentadnos a vuestras amigas!- exclama Harry.
-De acuerdo, pero si a alguna le da un infarto, ¡la culpa es vuestra!- replica Leyre con tono burlón.
Salimos afuera y vamos a nuestro sitio de siempre. Andrea y Juliette contemplan nuestro avance con cautela, como si ellos fueran un sueño y no estuvieran en cuerpo presente.
-¡Hola, chicas!- les saludo con naturalidad.
-¡Ho-ho-ho-ho-hola!- tartamudea Andrea, que se levanta de un bote.
Empujo ligeramente a Liam y él se queda frente a Andrea.
-Mira, Andrea… Este es Liam, mi novio.- le digo.
Ella parpadea mucho, como si estuviera cegada.
-¿Te… te puedo… te puedo abrazar?- le pregunta a Liam.
Liam y yo nos echamos a reír a mandíbula batiente.
-¡Pues claro!- exclama Liam, soltando mi mano y extendiendo los brazos.
Andrea se acerca a él cautelosa, poco a poco, como si temiera que él se fuera a esfumar de un momento a otro. Él la rodea con sus brazos y las lágrimas empiezan a descender silenciosas por la cara llena de pecas de Andrea.
-Dios mío…- solloza.- Es él…
Y así vuelve a pasar con Harry. Se los presentamos a nuestros compañeros y pasamos el rato. Andrea no para de acribillar a preguntas a los chicos, a lo que ellos responden encantados.
El móvil de Liam suena. Mira la pantalla y sonríe.
-Es papá Pauly.- dice. Se levanta a la vez que Harry. Se giran hacia nosotras.- ¿Os pasamos a recoger y vamos a tomar un batido por ahí?- pregunta.
-Claro.- respondo de inmediato.
-Vale… Hasta entonces.- se despide Liam. Se acerca a mí y me da un ligero beso en los labios.
Ellos se alejan y desaparecen entre la multitud. La gente vuelve a clavar su mirada en Leyre y en mí, y volvemos a transformarnos en el centro de atención.
Me siento y le paso un brazo a Andrea por los hombros.
-¿Qué?- le pregunto.- ¿Qué te parece?
Ella sonríe sin fuerza.
-Son… son… ¡son absoluta e increíblemente perfectos!- grita. Yo me echo a reír.- ¡Laura, por favor, por favor, preséntame a los demás cuando puedas!- me suplica.
-Claro, cuando tengamos más tiempo libre.- acepto.
Las dos siguientes horas pasan más rápido, más ligeras. Cuando salimos, ahí están ellos, delante de un coche completamente desconocido. Es un Audi A8, blanco, con el techo del mismo material y color que las ventanillas. Un cochazo.
-¿Y esto?- pregunto, comiéndome ese coche con los ojos.
Liam sonríe abiertamente.
-Mi coche nuevo.- responde. Yo le miro emocionada.- ¡Esta mañana me han dado el carné y lo he comprado! ¿Te gusta?
Yo le abrazo con fuerza.
-¡Es genial! ¡Felicidades, cielo! Además, es un coche muy bonito…- añado.
Yo me subo al asiento del copiloto y Leyre se pone atrás con Harry. Yo me hundo en el asiento y aspiro el olor a cuero que emana de todo el coche.
Los chicos aparcan delante de un Starbucks. En la puerta ya se encuentran Louis, Niall y Zayn. Pasamos la tarde dentro, haciendo el tonto y sacándonos muchísimas fotos. En un momento dado, decido entrar en mi Twitter y veo mi última novedad. Liam acaba de subir un tweet con foto.
Esta es @LauraSaturque, mi princesa.
A continuación ha adjuntado la foto que ambos tenemos de fondo en nuestros móviles. Le miro por el rabillo del ojo y veo que sonríe.
Volvemos a casa y pedimos unas pizzas. Nos vamos a dormir pronto, ya que mañana toca hacer las maletas.



Noto unas cosquillas en mi estómago… ¡No! No es en el estómago… ¿En mi tripa? Abro mis ojos una rendija y veo como Liam está inclinado sobre mi barriga y me da ligeros besos en su superficie. Yo suelto una risita y él levanta la mirada. Sonríe al verme despierta.
-Buenos días, pequeña.- me saluda. Sus labios ascienden por mis costillas, mi hombro, mi cuello y finalmente se detiene a centímetros de mis labios. - ¡Hora de levantarse, tenemos que hacer la maleta!
Yo estiro la cabeza y junto mis labios con los suyos. Rodamos sobre un costado y yo me quedo encima de él. Le beso el cuello y noto cómo él sonríe.
-Mmm… ¿No podemos quedarnos un ratito más en la cama?- le pregunto, jugueteando con el botón de sus pantalones.
-No podemos, cielo, tenemos que hacer nuestra maleta y luego iremos a vuestra casa a hacer la vuestra.- responde. Me levanta la barbilla con una mano y veo en sus ojos un reflejo de mi deseo.- Aunque no creas que no me gustaría quedarme un rato más aquí…
Al final, después de unos cuantos besos y abrazos más, nos cambiamos de ropa y desayunamos. Nos pasamos toda la mañana ayudando a los chicos a hacer sus maletas. Yo sobretodo ayudo a Niall y a Liam, ya que sus habitaciones están juntas. Liam y Niall no paran de tirarse camisetas uno a otro, pero acaban de terminar de preparar las maletas y todos terminamos agotados.
-¿Y si nos vamos a Nando’s para despedirnos de él hasta la semana que viene?- propone Niall. Todos aceptamos, y a la media hora nos encontramos en el Nando’s que hay debajo de nuestro piso.
Comemos y Niall, Zayn y Louis se levantan.
-Nosotros nos vamos a jugar al láser… Ey, Sandra, ¿por qué no te vienes?- pregunta Zayn, volviéndose con una sonrisa hacia Sandra.
Ella se levanta de un bote.
-¡Por supuesto, vamos!- exclama.
Total, que ellos se van y quedamos Liam, Harry, Leyre y yo. Cuando terminamos, subimos a nuestro piso y Leyre y yo nos ponemos manos a la obra.
Yo no paro de ir de un lado a otro de mi habitación. Que si esta camiseta, que si estos pantalones… Liam observa mi inquietud apoyado en el marco de mi puerta, con expresión divertida.
De repente, caigo en la cuenta de algo. Voy corriendo al comedor y saco una caja de debajo de la tele. Extraigo de ella mi maravillosa cámara Réflex. Me la regaló el novio de mi madre antes de que yo viniera a Londres, para que les fuera enviando fotos de nuestra rutina. Siempre me ha gustado la fotografía, es mi mayor hobbie. Empecé a los 10 años, con una vieja cámara de carrete de mi abuelo, después mis padres me regalaron una digital cuando cumplí los 13 años, y desde entonces no paro de inmortalizar momentos. ¡Hasta en Madrid me presenté a un concurso de fotografía y gané un bono de 250€ de descuento en Stradivarius!
Vuelvo a mi habitación y pongo a cargar mi cámara de fotos. La dejo encima de mi cama mientras sigo metiendo mi ropa, mi neceser y mi ordenador portátil en la maleta.
Me suena el móvil. Sin mirar quién me llama, contesto:
-¿Sí?- pregunto.
-¡Hola!- me saluda una voz. Yo me sorprendo, pero después me alegro de su llamada.
-¡Fran!- exclamo.- ¿Cómo estás, feo?
-Muy bien, pero no creo que tan bien como tú… Laura Payne.- enfatiza. Yo me echo a reír.- ¡Cuenta anda!
Así que me paso el siguiente cuarto de hora explicándole a mi ex todo sobre mi relación con Liam. ¿Cómico, verdad? Debería sentirme incómoda, pero no es así.
-¡Te conocen en todo el mundo, chica!- me dice.- Me alegro mucho por ti, en serio.
-¡Gracias! Bueno… ¿Y tú, ya tienes novia?- le pregunto.- Venga, somos amigos, puedes contármelo.
-Bueno… No, estoy soltero.- me responde con timidez.
-Pues eso será porque quieres.- le replico.- Oye, me tengo que ir a hacer la maleta… ¡Que me voy a LÁ!
-¡Vale! ¡Pásalo bien, ya hablaremos! ¡Besos!- se despide.
-¡Adiós!- cuelgo y sigo preparando la maleta.
En un momento dado, no puedo soportarlo más y dejo la camisa que estaba a punto de meter en la maleta. Me acerco a Liam y me lanzo a sus brazos, en plan koala.
-No puedo creer que vaya a conocer a Taylor Lautner…- murmuro mientras le beso el cuello.
-Espero no tener que ponerme celoso.- replica Liam. Levanto la mirada, pero veo que sonríe burlón.
-¿Celoso, por?
-Por si intenta algo contigo.- me responde. Yo me echo a reír. ¿Taylor Lautner, flirtear conmigo? Sí claro…- Tú eres mía y de nadie más.- insiste.
Nos besamos otra vez, un beso cargado de deseo. Yo no separaría mis labios de los suyos nunca, de verdad. Es como una droga para mí.
-Bueno…- susurra Liam, después de que yo desocupe su boca.- ¿Vamos a comprarte un vestido? Tienes que ir flamante a los premios.
Yo salto y doy palmadas como una niña pequeña.
-¡Sí, sí!
Los cuatro salimos a la calle y pasamos por delante de unas cuantas tiendas. Hasta que yo me paro enfrente de una y no paro de contemplar el perfecto vestido  http://www.polyvore.com/13/set?id=64671579 que tengo enfrente de mí.
-Es… perfecto…- susurro mientras lo devoro con la mirada. Mis ojos encuentran la etiqueta del precio y la desilusión borra cualquier rastro de ilusión de mi cara.- Mierda, es súper caro… No me llega.- me quejo.
Liam pone cara de sorpresa.
-¿No pretenderías comprártelo tú, verdad?- me pregunta.- Te lo voy a comprar yo, y no hay más que hablar.
-¡Liam!- le grito.- ¡No pienso permitir que te gastes ese pastizal en un vestido para mí!
Él concentra todo el poder de mi mirada en mí, y yo pierdo mi capacidad de concentración.
-Considéralo una inversión… Cuando vayamos a España, dejaré que tú me compres ropa.- me dice.
Yo casi no me concentro en sus palabras, no tienen sentido.
-Va-va-vale.- balbuceo. Él sonríe.
-¡Entremos!- grita Leyre.- ¡Acabo de ver un vestido estupendo!
Entramos en la tienda y la dependienta descuelga nuestros dos vestidos. El de Leyre también es precioso. http://www.polyvore.com/15/set?id=65025149 
Los chicos empiezan a seguirnos hacia los vestuarios. Yo apoyo una mano en el pecho de Harry y les detengo. Ellos me miran extrañados.
-Vosotros hasta la noche de los premios no podéis vernos con el vestido puesto.- les advierto. Ellos se echan a reír y nosotras entramos en un cambiador. Nos ponemos los vestidos y nos miramos en los espejos.
-Guau…- susurro.
-Nunca me había sentido tan… ¿sexy?- comenta Leyre.
Nos volvemos a poner nuestra ropa y salimos.
Le entrego el vestido y los zapatos a Liam.
-En serio, no me parece justo…- le insisto.
-No digas bobadas.- me replica él, dándome un beso.
Ellos pagan y salimos a la calle. Vamos a nuestro piso y metemos los vestidos y los zapatos en nuestras maletas. Las bajamos al coche de Liam y volvemos a casa. Nosotras prácticamente no cenamos, tenemos el estómago cerrado por los nervios. Nos vamos a dormir temprano.
-¿A qué hora salimos de aquí?- le pregunto a Liam, cuando ya estamos en la cama.
-A las cinco de la tarde. Tendremos que retrasar ocho horas el reloj.- me responde.
-Dios mío… Así que llegaremos ahí a las 11 de la mañana, ¿otra vez? Qué raro.
Él se echa a reír y me estrecha aún más fuerte.
-Duerme ya, cielo. Mañana será un día extremadamente largo.- me susurra.
Yo le obedezco. Me abandono en su abrazo y me duermo enseguida.

Lo bueno se hace esperar, así que aquí tenéis el 25(: A partir de ahora subiré más a menudo, cada dos o tres días. porque ya he terminado el instituto. Tengo unos pocos *bastantes* deberes porque he suspendido Tecnología, pero aún así sacaré el tiempo posible para subir.
Nada, pues que en el siguiente llegamos a LÁ y yo hago algo muy especial para Liam... ¡Un beso muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy gigante, y gracias por leer! Me tenéis tooodo el día en Twitter para cualquier cosa :) x

Lali.

Free Mustache Black - Pointer Cursors at www.totallyfreecursors.com